Sociedad Domingo, 28 de agosto de 2016 | Edición impresa

Donaron el histórico mantón de Merceditas

Las Damas Pro Gloria recibieron y depositaron en su museo la pieza que fue utilizada durante el bautismo de la hija de San Martín, hace 200 años.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Aunque a veces sus ojos se llenaban de lágrimas de emoción, la profesora de Historia, Silvia Estela Delgado, fue explicando durante su charla la procedencia del mantón de Manila posado frente a ella.

El mismo perteneció a su antepasado Josefa Álvarez de Delgado, nada menos que la madrina de Merceditas de San Martín, y fue utilizado durante el bautismo de la pequeña.

Por dos siglos, la pieza fue guardada con cariño por sus descendientes hasta que ayer Silvia lo donó al Museo Histórico General San Martín custodiado por las Damas Pro Gloria de Mendoza. La entrega se realizó en un simple pero emotivo acto que contó con la presencia de familiares y amigos.

“Yo heredé el mantón de Manila de mi madrina Ilda Raquel Delgado, a quien le decían Porota, y lo conservé en una caja con una bolsa de papel vegetal”, recordó la docente. Únicamente lo sacó en tres oportunidades: para llevarlo a una escuela, para bendecirlo en la iglesia de San Francisco y para una conferencia en ese mismo museo tiempo atrás. “El deseo de mi madrina era donarlo pero no pudo hacerlo por su enfermedad y posterior fallecimiento, por lo que yo quería cumplir con este mandato”, aseguró Silvia. Si bien pensó hacerlo en otras oportunidades, el momento de entregarlo llegó justo en el año del Bicentenario de la patria y del nacimiento de Merceditas. “En la vida no son causas sino causalidades y la entrega se dio en el momento justo”, remarcó emocionada. 

El mantón, de grandes dimensiones, está realizado en seda natural bordada en hilos del mismo origen y desde ayer puede observarse en una de las vitrinas del museo ubicado al lado de la Biblioteca San Martín, en la Alameda. “Yo quería traerlo acá porque soy una dama Pro Gloria y sé que es una pieza muy valiosa que va a estar bien custodiada”, señaló la profesora. 

Sobre el uso del mantón hay dos versiones, de acuerdo a la tradición oral. “San Martín quería bautizar rápido a Merceditas porque Remedios estaba débil de salud. Cuando San Martín se lo comunica a Josefa -que iba a ser la madrina- ella sale y se saca el delantal, toma el mantón y se va derecho a la iglesia matriz. Hay una versión que dice que únicamente lo usó para el bautismo, pero hay otra que asegura que con el mismo envolvió a Merceditas”, explicó Silvia.

Por su parte, Milka Vicchi de Reboredo Correas, presidenta de las Damas Pro Gloria, se mostró muy satisfecha por la donación.

“A nosotros esta acción nos llega al corazón porque doña Josefa Álvarez de Delgado fue realmente amiga de la familia de San Martín”, manifestó a la vez que subrayó que la mujer era una persona sencilla, noble y auténtica. “La donación cobra especial valor además porque hacía mucho tiempo que no teníamos un nuevo objeto en nuestro museo”, añadió Milka. 

Relatos de San Martín

Durante el acto, Silvia mencionó momentos de la vida del general y su esposa Remedios de Escalada, quienes se instalaron en la casa de la calle Corrientes al 343. “Remedios llevó el espíritu hospitalario de su casa paterna. Alternó con las mejores damas mendocinas, con quienes organizó una sociedad. Fueron sus amigas Doña Josefa Morales Ruiz de Huidobro y doña Josefa Álvarez de Delgado, cuya casa contigua se comunicaba con la de San Martín”, leyó basada en textos de Ricardo Rojas. 

También recuperó un fragmento del libro “El secreto de San Martín”, de Estela Arroyo de Sáenz, que se basa en información que le fue transmitida por su abuela Sara Villanueva Delgado de Arroyo, nieta de la madrina de Merceditas: “Con cierta impaciencia caminaba por la galería aquel hombre, cuya esposa de apenas 19 años en inminente parto era asistida por Doña Pepa (como le decían a Josefa Álvarez de Delgado) vecina del matrimonio (...). La mujer fue llamada de urgencia cuando estaba amasando el pan, abandonó su trabajo acudiendo con la premura del caso e ingresó por una pequeña puerta que comunicaba por los fondos a ambas casas. Con las manos blancas de harina, tal como cuenta la tradición, recibió a una hermosa niña en un parto normal y sin el menor contratiempo”.

Cuándo fue el bautismo

Si bien se ha difundido que el bautismo de Merceditas fue el 27 de agosto de 1816 -a 3 días de su nacimiento-, la historiadora Ana Castro (presente en el acto) aclaró que en realidad fue el 31 de agosto. Ella leyó el acta del sacramento que quedó asentada en los libros de la iglesia matriz de aquella época y que corrobora la fecha.

“Desde 2000, en que la sección histórica del Archivo Diocesano quedó clasificada, ordenada y catalogada, se puede recurrir a ella para poder dilucidar hechos históricos que están por ahí en nebulosas o que contienen información inexacta”, manifestó la experta.

El Árbol genealógico

En el acto de donación del mantón de Manila, Silvia Estela Delgado detalló el árbol genealógico de su antecesora y madrina de Merceditas, Josefa Álvarez de Delgado.

La mujer tuvo cinco hijos con su marido Juan Francisco Delgado Basualdo. Uno de ellos fue José Antonio Delgado Álvarez, que se casó con Rosaura Corvalán Rosas.

Ellos a su vez tuvieron ocho hijos y uno de ellos fue José Antonio Delgado Corvalán, casado con Ercilia Molina Toro, quienes tuvieron tres hijos: Julio (soltero), Ercilia (casada con Isaac Chavarría) y Francisco Delgado (casado con María Cleofé Fernández Moreno). Estos últimos fueron los abuelos de Silvia.