Policiales Miércoles, 14 de agosto de 2019 | Edición impresa

Doble crimen de Chacras: confirmaron la detención del RR.PP. imputado

Darián “Porteño” Valdivia seguirá preso, acusado de haber asesinado a tiros a dos hombres en un garaje el mes pasado.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

La Justicia dictó la prisión preventiva para Darián “El Porteño” Valdivia (30), el RR.PP. detenido por el doble crimen en Chacras en el que perdieron la vida Juan Ricardo Carrizo (30), alias “El Bebé”, y Gabriel Ortiz Calderón (38).

El relacionista público -imputado por dos casos de homicidio agravado- seguirá preso, según determinó ayer la nueva integrante del Juzgado Penal Colegiado 1, la jueza Mirna Montaldi. Lo hizo tras un pedido realizado por Flavio D’amore, el también nuevo fiscal de Homicidios, reemplazante de Horacio Cadile, quien ya se estrenó como juez del Tribunal Penal Colegiado 2.

La preventiva fue dictada durante una audiencia de control jurisdiccional que fue solicitada por el defensor público que asiste a “Porteño”. Los pedidos de la defensa fueron inicialmente la libertad del imputado y también la prisión domiciliaria.

El fiscal D’amore no sólo se opuso a los pedidos de la defensa sino que contraatacó, solicitando la prisión preventiva. 

Las partes, a su turno, expusieron las razones de sus pedidos, entre ellas, pruebas testimoniales y científicas que comprometen al sospechoso.

Tras evaluar los pedidos, a las 15 de ayer la jueza Montaldi desechó los pedidos de la defensa y se inclinó por la preventiva solicitada por la Unidad Fiscal de Homicidios.

Dos muertos en el garaje

En la noche del 23 de julio pasado, Carrizo y Ortiz - ambos con un frondoso prontuario policial- fueron acribillados a balazos en la casa 7 de la manzana “A” del barrio Eco de Chacras, ubicado en el piedemonte lujanino.

Según la versión de la dueña de casa, las víctimas eran amigos de su marido, quien no estaba en la vivienda al momento del crimen. Los dos hombres estaban charlando en el garaje cuando la mujer ingresó a la cocina para verificar que sus hijos terminaran de cenar. 

En ese momento ella escuchó “varias detonaciones de arma de fuego”. Al salir se topó con tres hombres armados y con Carrizo malherido y Ortiz ya sin vida. 

La mujer aseguró que reconoció a uno de los tiradores y aportó su apodo -“El Porteño”- e incluso dijo que vivía en el Bajo Luján. También afirmó que su marido tenía negocios con Valdivia, quien fue detenido al día siguiente. 

La Policía, que investigó el caso, se inclinó inicialmente por un crimen que tuvo como móvil la venta de drogas.