Política Jueves, 22 de febrero de 2018 | Edición impresa

Diputados, dispuesto a debatir la despenalización del aborto

El martes 6/3, legisladores de varios partidos, ONGs feministas y agrupaciones sociales presentarán al Congreso el proyecto de legalización.

Por Juan José Domínguez - Corresponsalía Buenos Aires

El accidentado debate de la reforma previsional le causó un perjuicio directo al gobierno de Mauricio Macri: hizo que cayera su imagen positiva. Por eso, el Poder Ejecutivo decidió que este año no se entrometerá en la agenda parlamentaria y les dará libertad a los diputados y senadores para promover leyes. Ese escenario favorece a un nuevo intento de debate de la legalización del aborto.

El jueves de la semana que viene el Presidente irá al Congreso para inaugurar el período número 136 de sesiones ordinarias. Un diputado del PRO con línea directa con la Casa Rosada anticipó que no se espera que el mandatario anuncie el envío de proyectos, como lo hizo a fines del año pasado con el paquete de reformas.

“Será un año movido pero más interno del Congreso”, dijo el legislador del PRO. Y sostuvo que en ese contexto, y en función de un nuevo intento multipartidario de impulsar el debate de este asunto, la legalización del aborto tiene importantes chances de llegar al recinto este año.

Sería histórico, porque nunca la legalización del aborto logró superar en el Congreso la instancia de comisiones. En 1937 se presentó por primera vez una iniciativa en ese sentido. La última vez fue en 2016.

Sin presiones partidarias

El martes 6 de marzo se presentará nuevamente, por séptima vez. Implica, a grandes rasgos, la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación. Y tendrá las firmas de distintos espacios políticos, incluido Cambiemos.

Al igual que con el matrimonio igualitario, la legalización del aborto atraviesa el ideario y las tradiciones de los distintos espacios políticos, de modo que no habrá mandatos partidarios ni de bloque a la hora de votar.

En el oficialismo realizaron un “poroteo” interno para saber qué chances tiene la legalización del aborto de llegar al recinto de la Cámara baja: “En el radicalismo la mayoría está a favor y en el PRO hay mitad y mitad”, dijo el diputado macrista.

Calculó que alrededor de 105 de los 257 integrantes de la Cámara baja están en contra del aborto. “Es una situación bastante diferente a la de anteriores intentos, en que el rechazo era mucho mayor”, resaltó.

En ese contexto, diputadas de diferente extracción política anticiparon que pedirán una sesión especial para el 8 de marzo -Día Internacional de la Mujer, en que se realizará un paro femenino y la movilización Ni Una Menos-, con el objetivo de debatir el proyecto para legalizar el aborto hasta los tres meses de embarazo.

La sesión especial, sin embargo, no cuenta con el apoyo de Cambiemos, que prefiere que la discusión sobre la legalización del aborto se desarrolle por los canales institucionales ordinarios: presentación de la iniciativa por mesa de entradas, giro a comisiones, dictamen y debate en el recinto.

El primer gran filtro para el proyecto es el debate en comisiones: el proyecto será girado a la comisión de Salud, que encabezará la macrista Carmen Polledo, a quien se atribuye un rechazo al aborto, y a la de Legislación General, que conducirá el macrista Daniel Lipovetzky, quien está abiertamente a favor de la despenalización.

También sería girado a las comisiones de Legislación General, Familia y Presupuesto. Para llegar al recinto, deberá haber dictamen de todas.

Pero la prueba de fuego para la legalización del aborto es el Senado: por el perfil mayormente conservador de sus integrantes tiene pocas chances de avanzar.

De todas maneras, una media sanción de Diputados podría alterar el escenario político en la Cámara alta, con final incierto.

Este nuevo intento por discutir la legalización del aborto en el Congreso se produce tras una semana en la que se realizó una movilización denominada Pañuelazo, con la consigna Aborto Legal Ya, promovida por la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, un grupo de organizaciones sociales al que se sumaron diputados de todos los bloques.

Entre los diputados oficialistas que están a favor de la interrupción voluntaria del embarazo figuran los radicales Brenda Austin, Soledad Carrizo, Lorena Matzen, Josefina Mendoza, Karina Banfi, Alejandro Echegaray, Olga Rista, Miguel Bazze y Alejandra Martínez; y los macristas Samanta Acerenza, Juan Carlos “Cali” Villalonga, Marcelo Wechsler y Sergio Wisky.

En la oposición se cuentan a Araceli Ferreyra (Movimiento Evita); Nathalia González (PTS); Cristina Brítez, Máximo Kirchner, Luana Volnovich, Gabriela Cerruti y Horacio Pietragalla (Frente para la Victoria), y Victoria Donda (Libres del Sur).

En agenda, las leyes que sustituyen al megadecreto

Además del aborto, en el Congreso se debatirán este año otros proyectos de corte social y algunos que impulsó el Gobierno, que han quedado pendientes.

Entre ellos, los tres proyectos de ley que sustituyen el texto del polémico megadecreto de Macri de desburocratización del Estado, que diputados de Cambiemos presentaron el martes por la noche.

Las tres iniciativas llevan la firma del presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri, el jefe de la bancada del PRO, Nicolás Massot, y el diputado de la Coalición Cívica Juan Manuel López. Las propuestas se debatirán en la primera semana de marzo, cuando se inicie el período de sesiones ordinarias.

El DNU que será sustituido por estas leyes fue rechazado por toda la oposición, incluidos los diputados y senadores de Argentina Federal, el espacio que responde a los gobernadores del PJ, que son los que les prestan los votos a Cambiemos para sacar leyes.