Opinión Domingo, 16 de junio de 2019 | Edición impresa

Día del padre - Jorge Sosa

Celebrarlo con amor, con presencia, con caricias, con un toquecito de ternura, que siempre viene bien.

Por Jorge Sosa - Especial para Los Andes

Hoy es el día del padre, que es cuando el jefe de familia se da cuenta que para su familia él vale tanto como un par de pantuflas. 

Somos tan foklóricos nosotros que, a quien celebramos originariamente, es a un padre norteamericano que se quedó viudo y tuvo que hacerse cargo de once hijos. ¡Mirá vos que hazaña! Yo conozco padres argentinos que tienen quince hijos y encima son bígamos.

En Mendoza se da la particularidad que tenemos dos días del padre como para duplicar el homenaje. Este día en el que celebramos el titulado “Día del padre comercial”, y el 24 de agosto que es cuando se celebra la paternidad del General San Martín. Sería el día del padre histórico con ley a propósito y todo. Tenemos repartido el cariño y también debemos repartir el presupuesto ya  que dos pares de pantuflas al año puede arruinar cualquier cálculo. 

Un padre es una institución familiar en vías de retroceso que antes poseía la cuota de autoridad máxima en esa tiranía democrática que es todo hogar. Por eso aquellos versos célebres que dicen: “Un padre que da consejos más que padre es consejero”. 

Tengo un amigo al que le dicen: gatito de Iglesia porque sino le da de comer el padre se muere de hambre. Cuando uno tiene que nombrar a los dos capos de la familia dice “mis padres”, por lo que se deduce que una madre es también padre, que es lo que están intentando con ese asunto de la clonación. 

Bueno, la palabra patria si bien viene de la palabra padre, pertenece al género femenino. Es que estamos haciendo unos líos tan grandes con la cuestión sexual que una novia puede llegar a ser un buen amigo. Por eso hay tantos padres putativos, por eso. 

Dicen que madre hay una sola, padre también, lo que pasa es que en ciertos casos cuesta identificarlo. Para un adolescente un padre es un señor que por ahí tiene razón pero ya se le va a pasar. 

Son numerosas las palabras derivadas de la palabra padre: ya dijimos “patria”, podemos decir “padrino”, que es como un padre sustituto, como un padre vicepresidente, está ahí pero no se sabe bien para qué, como el la Michetti, que encima es madre. “Patrón” también deriva de padre, pero es generalmente el que nos quiere agarrar de hijo. El “patrimonio” es lo que precisamente el padre de uno no tiene. Dice que una pareja se casa por el matrimonio y se separa por el patrimonio. El “patrono” es el santo del lugar por ejemplo el patrono del Japón es San yo. En Mendoza celebramos tradicionalmente al Patrono Santiago, cuando julio se hace feriado el 25. También deriva de padre la palabra “padrón”, con perdón de la palabra. 

La cuestión es que hoy es el día del padre y un buen momento para celebrar a ese que diariamente vuelve del trabajo en calidad de felpudo con ojeras.  Digo celebrarlo con amor, con presencia, con caricias, con un toquecito de ternura que siempre viene bien. Tal vez el momento de dejar que el abrazo vuele libre y se vaya a asentar en aquel que después de mamá, nos abrazó por primera vez. Felicidades a todos los padres menducos y espero que las pantuflas no sean las dos del mismo pie.