Sociedad Viernes, 7 de junio de 2019 | Edición impresa

Día del Padre: para quedar "bien" hay que pensar en $1000

Comerciantes del Centro ofrecen gran variedad de productos que se encuentran en torno a ese monto. Esperan atraer clientes con promociones.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Además de ser una oportunidad de reunión y agradecimiento por el amor recibido, el Día del Padre suele estar asociado a la entrega de regalos. Hijos y parejas suelen encargarse de pensar cómo sorprender al agasajado. En épocas de crisis no sólo juega el gusto del padre o sus necesidades, sino que se elige en gran medida en relación al bolsillo de los compradores.

A 10 días del festejo en los comercios todavía no han notado demasiado movimiento, pero estiman que el gasto promedio para ese día rondará en los $1.000, teniendo en cuenta que el año pasado el ticket promedio para la fecha, según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), fue de $680. Por esa razón tienen preparados una serie de productos que se encuentran en ese rango para tentar al público, además de varias promociones y el regreso de las cuotas sin interés. Negocios de distintos rubros consultados contaron cómo viene el panorama.

 

La indumentaria es sin duda una de las opciones más elegidas para obsequiar en la celebración paterna por lo que en varios locales del rubro ya pueden verse los carteles alegóricos. En Fabrizzi, por ejemplo, exhiben sus descuentos y están a la espera de la llegada de compradores. “La gente anda buscando lo más económico por eso tratamos de ofrecerles con varias posibilidades”, comentó Sergio, desde el negocio ubicado sobre San Martín. Tienen camisas por $900 y 3 por $2.000. Sweaters desde $900 y abrigos desde $2.990. “Hay que salir a pelearle a la crisis con ofertas que la gente pueda comprar”, comentó el vendedor quien remarcó que junio suele tratarse de un mes en el que se amortiguan la caída de las ventas. 

En la puerta del Ozio también podían observarse varias promociones de prendas en efectivo por debajo de los $1.000. “Tenemos remeras desde $390 a $990 y cinturones de cuero de $800”, comentó Matías. Aseguró que lo que más sale para el festejo son jeans que rondan los $1.700. “Todavía la venta no ha explotado, la cosa ha cambiado”, deslizó.

 

Otros productos muy buscados para la celebración son los electrodomésticos, pero ya no suelen comercializarse tanto televisores como otros productos de gran porte, sino que ahora lo que más sale son afeitadoras y máquinas para cortarse el pelo. “Tenemos este tipo de electrodomésticos de pequeño porte desde $600 con promociones el 50%”, relató Mauricio desde una cadena del rubro ubicada sobre av. San Martín. Exhibió un gran escaparate donde se ubicaron especialmente este tipo de productos pensando en el Día del Padre. “Son los menos los que se llevan televisores porque son para bolsillos más abultados”, reconoció.

En las casas de marroquinería y accesorios también esperan la llegada de aquellos dispuestos a agasajar a papá en su día sin gastar demasiado. En Umbral contaron que lo que más suele salir son las billeteras de cuero que rondan los $400. “También tenemos cinturones de $300 y portafolios desde $1.300”, detalló Carla desde el local ubicado sobre Peatonal Sarmiento.

 

En Centro Moda Accesorios presentaban un panorama similar. “Todavía no ha venido gente preguntando específicamente por el día del padre”, reconoció Franco desde la caja del negocio. “Tenemos llaveros desde $90 para los que quieren hacer un regalo chiquito hasta $1.500 una mochila para notebook, pasando por gemelos, billeteras, entre otros productos de precios de intermedios”, enumeró.

Ignacio Blanco / Los Andes

Vinos y libros

Para aquellos que tienen que hacer más de un regalo, los vinos suelen ser los más elegidos. Justamente pensando en este aspecto, en el Go Bar de la Peatonal están preparando varias promociones como 2x1 y 3x2. “Con las promos te quedan vinos muy buenos entre $400 y $600, excelente para los que tienen que regalarle al abuelo, tío, padre o suegro”, comentó Milagros, vendedora del local. Ella ha observado que para un regalo más especial suelen llevar whisky que pueden conseguir desde $800. 

 

Además de vinos, en Terraviva de la Galería Piazza tienen accesorio para la bebida desde $300 y packs de productos gourmets desde $350. 

Para los más intelectuales, los libros son siempre bienvenidos, además de una gran oportunidad para buscar ofertas. En la librería Iván Miszei tienen ejemplares promocionales desde $100 y libros a precios convencionales desde $600. “Suelen regalar novelas, libros de política y autoayuda, va variando, dependiendo del gusto de la persona”, relató el empleado Diego Corradi. 

 

Los que más gastan 

Más allá de la tendencia de mantener el gasto controlado para el regalo del día del Padre, todavía hay quienes disponen de una mayor cantidad de dinero para entregar presentes más onerosos. Entre ellos una gran cantidad opta por comprar celulares. “Muchos vienen preguntando por el 2x1 que ya no tenemos”, comentó Romina, desde un local de venta de telefonía móvil. De todas formas aseguró que igualmente salen este tipo de equipos que parten desde los $7.000. Otras opciones más costosas son los televisores desde $10.000 y las tablets desde $3.000. También aparecen los “mimos” especiales, que son servicios como tardes de spa o cenas en restaurantes de alta gama. Un reconocido hotel ofrece un circuito de spa de dos horas con masaje capilar incluido a $2.200 y una página web vende vouchers de cenas para dos personas desde $2.000.

Las cuotas ilusionan

Un factor común entre los comerciantes es la satisfacción por el regreso de las cuotas sin interés ya que muchos negocios se sumaron al Ahora 12 para financiar con tarjeta de crédito en 3,6, 12 y 18 pagos. Sergio, de Fabrizzi comentó que se nota la diferencia cuando los clientes tienen la posibilidad de ofrecer pago diferido. “Tenemos el programa de jueves a domingo y la verdad que es muy pedido por la gente”, aseguró. Para Romina, de una casa de ventas celulares, es una excelente forma de concretar ventas. “Permite dividir el gasto en varias veces y en un contexto de inflación siempre conviene”.