Mundo Sábado, 6 de abril de 2019

Detuvieron al empresario argentino acusado de torturar y abusar de sus empleados en Chile

Se trata de Hugo Larrosa, dueño de "la fábrica del terror", como lleva el nombre del reportaje de 24 Horas que reveló los acontecimientos.

Por Télam

La Policía de Investigaciones de Chile (PDI) confirmó este sábado que detuvo al empresario argentino Hugo Larrosa, acusado de torturar a sus empleados y de abusar sexualmente de trabajadoras de su fábrica de alimentos. Hay unos 500 videos que registraron lo ocurrido.

El comisario Francisco Ceballos explicó a la prensa que la captura ocurrió ayer en la localidad santiaguina de Chicureo, al materializar una orden emitida por el Juzgado de Colina, gestionada por la Fiscalía, por el delito de abuso sexual.

 

Los delitos cometidos por Larrosa fueron expuestos a través de una investigación periodística presentada esta semana en la Televisión Nacional de Chile, reportaje titulado "La fábrica del terror".

Allí se ve a trabajadores que relataron prácticas de tortura que ejercía contra ellos el dueño de la empresa "Don Hugo", quien se jactaba de haber pertenecido a la Policía Federal Argentina.

@PDI_Chile

Los golpes y otros tipos de abusos quedaron registrados en videos que Larrosa solicitaba grabar a otros empleados de la compañía.

 

Según el testimonio entregado al canal estatal, hay por lo menos 500 registros de dichas torturas, que incluían golpes con correas, sacos y látigos, y en varios de esos episodios las víctimas eran obligadas a sacarse la ropa, e incluso eran manoseadas.

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, anunció una querella contra Larrosa, asegurando que "merece nuestra más profunda condena que una persona, un trabajador, en cualquier lugar o circunstancia sea tratado con esa violencia, con esa actitud deshumanizada, con esa forma de degradarlo en su condición como persona. Resulta realmente inexplicable y totalmente condenable".

 

Asimismo, la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa presentó una querella en contra del empresario argentino, quien llegó a Chile en el año 2000, por lesiones y agresiones, señalando que "en este caso estamos hablando de abusos con el carácter de tortura", consignó EFE.