Da La Nota Martes, 23 de abril de 2019

Después de dos décadas, se acabó el amor entre Dolores Barreiro y Matías Camisani

La pareja se separó tras 21 años juntos y cinco hijos en común. Según trascendió, la decisión se tomó de mutuo acuerdo.

Por Redacción LA

Una de las parejas más longevas de la farándula argentina llegó a su fin: Dolores Barreiro y Matías Camisani se separaron. La pareja se formó hace 21 años y tienen cinco hijos.

La noticia se conoció a través de la revista Hola, que publicó la información con la confirmación adicional de que la separación fue de mutuo acuerdo.

 

Dolores Barreiro (43) y Matías Camisani (48) se conocieron trabajando en México en 1996 y se pusieron en pareja en 1997. A lo largo de su matrimonio tuvieron cinco hijos: Valentino (18), Salvador (15), Milo (12), Suria (8) e Indra (3).

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

??feliz día papito?? @matiascamisani

Una publicación compartida por Dolores Barreiro (@dolibar) el

La familia completa en el Manzano Histórico, en Valle de Uco

La mayor parte de su vida está reflejada en redes sociales y allí es que quedó en evidencia que la última foto juntos como pareja fue en noviembre del año pasado.

 

La modelo y el músico decidieron hace años llevar una vida fuera de la ciudad y se instalaron en una casa en la localidad de Ingeniero Maschwitz, en la provincia de Buenos Aires. Llevan una rutina de bajo perfil y relajada en un entorno natural. Su vida cotidiana gira  en torno a la alimentación vegetariana y orgánica, vida bajo la filosofía budista y yoga.

"A nosotros nunca nos costó alimentar la pareja con tantos chicos. No creo que haga falta ser tan creativo. Hay que quererse, nada más. Y elegirse día a día. Para eso no hay fórmulas, sólo tiene que haber amor", le había dicho la modelo a la revista Luz tiempo atrás acerca del secreto de su larga relación.

 

También ambos visitaban Mendoza con frecuencia por su estrecha relación con los enólogos y músicos de la provincia. En cada edición del festival Wine Rock, que se realiza en el Valle de Uco, la pareja eran una presencia fija.