Economía Martes, 3 de diciembre de 2019 | Edición impresa

Alimentos, bebidas y artículos de limpieza con subas de 25% desde las PASO

De acuerdo con datos oficiales de la DEIE, los alimentos acumulan un aumento de 44,3% entre enero y octubre.

Por Bárbara Del Pópolo - bdelpopolo@losandes.com.ar

Los precios de alimentos, bebidas y artículos para el hogar, aumentaron en promedio 25%, tras las elecciones primarias nacionales que tuvieron lugar en agosto de este año. La devaluación y la incertidumbre electoral, generaron traspaso directo a precio. Así lo muestra el relevamiento que realiza Los Andes sobre una lista de 74 artículos. 

La canasta de artículos relevada por este medio, que incluye alimentos y bebidas, artículos de tocador y de limpieza para el hogar, mostró un comportamiento de punta a punta en alza pero con algunas retracciones tras las elecciones de octubre. Así las cosas, muchos productos que subieron por encima del promedio en agosto, en octubre mostraron algunas bajas. Cabe recordar que según datos del IPC que releva la DEIE, en Mendoza, la categoría alimentos y bebidas subió  44,3% entre enero y octubre de este año. 

 

Aumentos por rubro

Los 74 artículos que componen la lista de supermercados que este medio releva mes a mes, se encuentran en la lista de “Precios Claros”, una página del Gobierno en la que las cadenas de supermercados publican sus precios, gracias a la que es posible comparar productos de idénticas características con los diferentes valores a los que son exhibidos en góndola. 

De esta manera, es posible ver que el aceite -900 cc. de la marca “Cañuelas- tuvo un incremento del 11%, al pasar de un precio promedio de $ 66,63 en agosto, a uno de $ 73,87 en diciembre. Pero el mismo artículo llegó a costar $ 76,53 en promedio en noviembre, en las diferentes bocas de expendio.

 

No obstante, mientras que artículos como el acondicionador de la marca “Suave” mostró una rebaja en el precio del 15%, otros como el detergente concentrado “Magistral” mostraron un incremento del 51% entre noviembre y diciembre de este año. Otros productos, como el arroz, que aumentó 45% después de las elecciones primarias, se retrajo en  12% entre noviembre y diciembre, una vez pasadas las elecciones generales nacionales del 27 de octubre.

En el mismo período de tiempo, por ejemplo, la leche descremada por litro (fortificada de la marca Milkaut) aumentó 18%, pasando de un precio promedio de $ 50,95 en agosto a $ 57,80 en noviembre, y a $ 59,97 en promedio actualmente. 

 

De igual manera, la leche en polvo en caja por 800 gramos que costaba $ 329 en agosto, pasó a costar $ 385 en octubre, lo que implica un incremento del 17%. 

El mercado estuvo fuertemente influenciado este año por el contexto electoral. Según evaluó anteriormente el economista asesor del Ministerio de Economía, Sebastián Laza, “todavía se nota un cierto impacto de la devaluación posterior a las PASO”. Mientras algunas empresas demoraron en el traspaso del aumento de costos a precios, otras sobre reaccionaron para generar “un colchón”, anticipándose a posibles restricciones que imponga el próximo Gobierno nacional.

 

El análisis fue compartido por José Vargas, de Evaluecon, quien evaluó que el “mayor peso de la devaluación se dio en setiembre, cuando golpeó de lleno”. En octubre el impacto fue menor, pero cabe esperar que el índice de precios al consumidor de noviembre (que se conocerá este mes) refleje números superiores. 

Esto último ya se está viendo en algunos artículos que componen la canasta básica, como los fideos, que marcaron un aumento del 30% en góndolas entre agosto y diciembre, o la leche, que tuvo un incremento del 16% en el mismo período de tiempo. 

 

En qué gastan los mendocinos

Aproximadamente una cuarta parte de los ingresos de los argentinos se destina a alimentos y bebidas no alcohólicas (22,7%). Le sigue en importancia el rubro transporte (14,3%), y luego vivienda y servicios públicos (14,5%). Sin embargo, la proporción del gasto en alimentos va a en disminución, mientras que el resto de los rubros se incrementa.

En la región Cuyo, 23,1% se destina a alimentos y bebidas no alcohólicas; 2,1%, a bebidas alcohólicas y tabaco; alrededor del 7% se destina a prendas de vestir y  13% a vivienda. Equipamiento y mantenimiento del hogar ocupan cerca del 5% del presupuesto familiar, al igual que restaurantes, el rubro comunicaciones o bienes y servicios. El rubro transporte tiene una incidencia del 16,8%, y recreación y cultura, el 8,5%.

 

En Mendoza, al igual que en el resto del país, “alimentos y bebidas” es el rubro en el que más gastan las familias, y en los últimos años el rubro “servicios públicos” ha ganado peso por sobre el primero, aunque sigue teniendo una participación secundaria.

Así, mientras que, a la fecha, el gasto en vivienda y servicios es de alrededor del 13,2% en la región, hace cinco años era del 8,3% (encuesta 2013-2014), y el peso para “alimentos y bebidas no alcohólicas” era del 31,6%.

 

Ya sea en Mendoza o en el resto del país, el gasto en vivienda se incrementa en los llamados “hogares inquilinos”. De acuerdo con los datos a noviembre de la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares 2017-2018, “el régimen de tenencia de la vivienda es determinante en la estructura de gastos de los hogares, ya que aquellos que no son propietarios y alquilan, deben destinar una porción significativa de su presupuesto familiar a los gastos de la vivienda, principalmente el alquiler y servicios asociados a ella”. 

“Para los hogares inquilinos, que representaron el 18,7% del total del país, el elevado peso que adquirió el gasto en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles respecto del total del presupuesto disponible (28,2%) se reflejó en la baja proporción de gasto que pueden destinar estos hogares a otros rubros como salud, recreación y cultura, alimentos y bebidas no alcohólicas o transporte, respecto de los hogares que declararon ser propietarios de la vivienda”, se explica.

 

Cada vez se consumen menos lácteos

Los lácteos ocupan un lugar especial dentro de las compras de los argentinos. Sin embargo en Mendoza en el tercer trimestre de 2019 el consumo tuvo una caída del 18%, de acuerdo con los datos de la consultora Kantar, y tuvieron un mayor impacto los yogures (-30%), y los quesos al peso (-26%). También bajó el consumo de leche en la provincia, que se ubicó en el 16%.