Sociedad Viernes, 15 de noviembre de 2019

Vivir en estado vegetativo: el duro relato de la familia de una joven atropellada

A Macarena Mendizábal la embistió un conductor ebrio en 2015. Está paralizada desde entonces y sus cuidados requieren mucho esfuerzo.

Por Redacción LA

Macarena Mendizábal fue atropellada por un conductor ebrio el 5 de abril de 2015. Su familia lleva el día a día de la joven de Ramos Mejía con un gran pesar debido a la cantidad de cuidados que requiere la joven en estado vegetativo.

Según publica diario Clarín, la hermana de la joven, Iara Mendizábal, cuenta cómo es el día a día de la muchacha. Ella quedó en postrada en una cama luego del accidente que protagonizó Santiago Silvoso, quien conducía el vehículo hace cuatro años.

 

Desde ese domingo, la vida de nuestra familia cambió para siempre”, se lamentó Iara. Actualmente, Macarena está conectada a un sistema de monitoreo las 24 horas y requiere de la atención de 15 personas. Sus padres adaptaron una casa para que la adolescente pudiera recibir las 17 sesiones semanales de kinesiología.

“Hoy Maca vive desconectada del mundo aunque abre sus ojos cuando está despierta, los cierra para dormir y algunas veces se le escapan lágrimas”, relató la hermana de Macarena. Sin embargo, la joven admitió que el corazón de su hermana late cada día con fuerza para continuar viviendo.

El caso

El hecho tuvo lugar hace cuatro años. Fue resonante debido a que el conductor del vehículo que la atropelló es un ex piloto de carreras, Santiago Silvoso. Estaba alcoholizado al momento del accidente, según las pericias tenía 1,46 de alcohol en sangre. El vehículo iba a alta velocidad, según testigos a más de 100 kilómetros/hora y embistió de lleno al auto en el que iba Macarena Mendizábal (21) con unos amigos.

La Justicia lo imputó por lesiones culposas leves en concurso ideal con lesiones culposas gravísimas. Por tal carátula fue sentenciado a tres años de prisión efectiva. La familia pedía que se incorporara el “dolo eventual”, por lo que la condena que arriesgaría podría llegar a los 12 años, pero no se le dio lugar.

 

La Justicia no funcionó, esperábamos algo proporcional a las dalos que le causó a Maca”, reprochó Adriana Aruj, madre de la joven. Es que luego de la lectura de la sentencia todo terminó en insultos y sobresaltos en tribunales. De hecho la desconformidad del accionar de la Justicia llevó a la familia a apelar la condena.

Antes del accidente, Macarena cursaba 4º año de la carrera de Psicología y realizaba patín artístico. También era voluntaria en un hogar de niños, allí había logrado hacer los trámites para llevar a su casa y pasear a un bebé, Javier. Ahora, vive gracias a las terapias y los cuidados que recibe de los profesionales.

Al principio estaba enojada  con la vida, con todos… pero con el tiempo tuve que aprender a convivir con todo esto”, señaló su hermana quien le muestra fotos, le hace escuchar música y conversa a diario con Macarena.