Policiales Lunes, 24 de febrero de 2020 | Edición impresa

Denuncias y temor por la seguidilla de robos en dos espacios verdes en Maipú

Los vecinos dicen que los hechos delictivos se han incrementado en zonas aledañas al parque Metropolitano y paseo Canota.

Por Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

La seguridad en la zona del parque Metropolitano, en Maipú, parece pender de un hilo. En la última semana dos personas fueron asaltadas, arma de fuego de por medio, en este pulmón verde y perdieron su moto. Este hecho se suma a algunos que los vecinos vienen denunciando desde hace un tiempo, al igual que quienes viven en paseo Canota, también en este departamento.

En la madrugada del lunes dos personas vivieron momentos de terror en el Metropolitano cuando delincuentes las sorprendieron, les apuntaron con un arma y les sustrajeron pertenencias de valor.

 

Fuentes policiales informaron que el episodio ocurrió alrededor de las 5 cuando Carlos P. (34) y Rita M. (36) estaban sentados en el banco de una calle interna del espacio verde.

En un momento determinado, un grupo de malvivientes se acercó a la pareja y la amenazó; con las víctimas atemorizadas, los sujetos se llevaron una moto Corven 110 cilindradas, un teléfono celular y un bolso que contenía documentación. Con el botín en mano, huyeron automáticamente.

 

Moneda corriente

María Laura G., quien vive en los departamentos Procrear cercanos al parque Metropolitano, comentó que la mayoría de sus vecinos han sufrido robos. “La unión vecinal cedió el predio del polideportivo del barrio, que aún no se construye, a infantería. Sabíamos que no están para patrullar sino para tareas especiales, pero teníamos la esperanza de que por lo menos los amigos de lo ajeno tuviesen cierto respeto. No fue así”, añadió.

Continuando, dijo que la calle Arenales, que los separa de los barrios complicados, es una zona “difícil”. “Tenemos una tela dividiendo la calle. Aun así es complicado, roban en los departamentos por los balcones y los dúplex están en la misma situación”, se lamentó la vecina.

 

Macarena, vecina de la zona, comentó que en los alrededores los tiroteos son moneda corriente. “El problema es la Triple Frontera”, señaló en referencia al sector que limita  los departamentos de Godoy Cruz, Luján y Maipú.

Además, aseguró que la gente no se quiere mudar a las cercanías de la calle Arenales y que muchos departamentos están vacíos por el miedo de la gente. “Ahora hay una reja que separa al barrio de los asentamientos, pero el día que saquen eso no sabemos qué va a pasar”, dijo preocupada.

 

Cristina aseguró que los barrios Canciller y Tejas Rojas, que comparten la calle lateral este del parque, están teniendo problemas. Sobre todo los comercios del lugar. “Dicen que han sufrido muchos hechos de inseguridad. Sobre todo los negocios de comida y los kioscos”.

En tanto, Maria Eugenia, que vive a tres cuadras, comentó que ha visto policías en la zona y que incluso le preguntaron si ella había sufrido un robo. “Estaba caminando y un móvil se paró a preguntarme si había tenido problemas porque tenían denuncias. Pero yo no he sufrido inseguridad”, señaló.

Sofía vive enfrente del parque y comentó que su impresión es que no se ha incrementado la inseguridad, pero tampoco acude pasada la noche. “Para mi es tranquilo, pero igual tengo cuidados en todos lados. A mí nunca me robaron. Es como una zona normal, muy tranquila. Pero yo no voy de noche al parque, imagino que hay zonas oscuras y algo puede pasar”, comentó.

 

Sigue el conflicto

A principios del año pasado, a pocos meses de su inauguración, un grupo de vecinos de Luzuriaga denunció la inseguridad que se vive en el paseo Canota y sus inmediaciones. De hecho autoconvocados realizaron un pedido al, por aquel entonces, intendente Alejandro Bermejo, solicitándole que incrementase la presencia de personal policial además de denunciar música a alto volumen en horas nocturnas.

Una vecina del lugar, que prefirió no dar su nombre por temor a represalias, comentó que su hijo vivió una situación dramática, y que a partir de las 12 de la noche el lugar es tierra de nadie.

“Necesitamos más control policial, porque sabemos que hay un grupo de personas que espera para agarrar a alguien desprevenido. Se drogan y consumen alcohol toda la noche, es muy peligroso”, dijo.

 

Continuando, aseguró que han hecho reclamos a la municipalidad sin obtener respuesta favorable hasta el momento. Incluso, se ha solicitado que se restrinja la venta de alcohol de los comercios aledaños.

 “Pedimos más vigilancia y que pongan un límite para el horario de permanencia. También que cierren el parque porque lejos de mejorar el barrio empeoró la calidad de vida”, finalizó.

 

 La respuesta del municipio 

Según indicaron desde la Municipalidad de Maipú, en ambos espacios públicos se ha dispuesto un servicio brindado por los Preventores y movilidad propia. También señalaron que se incrementó la presencia de dicho servicio en horas de mayor asistencia de público.

“Si bien la seguridad pública está en manos de la Policía de Mendoza, dependiente del Gobierno Provincial, para asegurar su presencia, la Municipalidad de Maipú, a través de su Dirección Tránsito, Prevención Ciudadana y Defensa Civil tiene contratados servicios policiales en horarios de noche y hasta la 4 de la madrugada”, dijeron.

 

Por otra parte, destacaron que la mayor cantidad de afluencia de gente se produce hasta aproximadamente las 2 de la mañana. A partir de ese horario se establece un margen de dos horas más de servicio policial para establecer un espacio de cobertura que contenga a casi la totalidad de los visitantes a los paseos públicos, tanto parque Metropolitano, como paseo Canota.

Por otro lado, aseguraron que los preventores de la municipalidad mantienen recorridos sobre plazas y otros espacios abiertos cercanos al parque Metropolitano, recomendando a aquellos que quieren mantenerse después de la medianoche en lugares públicos, concurran al mismo, ya que allí la cobertura que puede brindar la municipalidad llega hasta las 4 de la madrugada.

 

En tanto, desde el ministerio de Seguridad de la provincia aseguraron que hay operativos constantes en ambos sitios, pero que no se ha desarrollado ninguna acción en particular.

Robo de cubiertas en Chacras

Residentes  en Chacras de Coria, de la zona de la calle Pueyrredón y sus alrededores, denuncian que se han incrementado los robos de cubiertas. Según comentaron, hay vehículos que han llegado a perder sus cuatro ruedas y que el horario habitual de los hechos es en la siesta.

 

“Incluso enfrente a la comisaría ha habido robos. También nos hemos enterado que está ocurriendo mucho en Vistalba. Es impresionante como se ha incrementado poco a poco, ahora hay uno semanal como mínimo”, detallaron.