Política Jueves, 11 de abril de 2019 | Edición impresa

Definirán si Stornelli sigue en la causa de los cuadernos

La sala I del Tribunal de Apelaciones se hará cargo de la revisión pertinente para sentenciar la suerte del fiscal en el caso.

Por Corresponsalía Buenos Aires

La Cámara Federal porteña será la encargada de definir en dos semanas si el fiscal Carlos Stornelli continúa en la causa de los cuadernos de las coimas, debido a que el abogado del exfuncionario detenido Roberto Baratta apeló el rechazo a la recusación que había resuelto el juez Claudio Bonadio.

Alejandro Rúa –abogado defensor del ex número dos del ministerio de Planificación, Roberto Baratta- solicitó apartar a Stornelli, ya que el fiscal está acusado y declarado “en rebeldía” por la causa que investiga el juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla, por una supuesta red de espionaje ilegal.  

 

Rúa es también abogado de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y de su hija, Florencia. Asimismo, junto a Graciana Peñafort son los defensores de Amado Boudou, ya condenado por corrupción.    

Baratta es querellante en la causa conocida como “Caso D’Alessio” desde el 21 de marzo cuando Ramos Padilla aceptó su pedido para tomar ese rol. El ex funcionario tiene como principal objetivo que la Justcia avance contra Stornelli y este sea sacado de la causa de los cuadernos, en la que Baratta está acusado de asociación ilícita para el cobro de coimas.  

 

El ex número dos de Planificación Federal había recusado a Stornelli a principios de marzo ante el juez Bonadio, quien abrió el incidente. El fiscal acusado contestó ese pedido de apartamiento, negó las acusaciones en su contra y defendió su continuidad en el caso. Pero Baratta amplió el pedido de recursación el 27 de marzo.  

Bonadio rechazó esa recusación y confirmó al fiscal en el caso; pero, la decisión fue apelada por la defensa de Baratta y será la sala Primera del Tribunal de Apelaciones la que se encargue de la revisión pertinente y defina la suerte de Stornelli en el caso de los cuadernos. El fiscal Stornelli quedó imputado por su presunta relación con el falso abogado Marcelo D’Alessio en el marco de la causa que investiga una supuesta red de espionaje ilegal y extorsiones contra empresarios.  

 

D’Alessio está acusado de sobornar -en nombre de Stornelli- al empresario agropecuario Pedro Etchebest para no figurar justamente en la causa de los cuadernos de las coimas. Además, se presentaba como un agente de la DEA y presumía de sus contactos políticos y judiciales. Hoy pasa sus días en prisión preventiva.  

Los camaristas de la Sala Primera Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi tienen también que decidir planteos referidos a la ley del arrepentido, vinculados a imputados que pidieron ser aceptados en ese rol mediante acuerdos con la fiscalía, pero que no fueron homologados por Bonadio.

 

Ante esto, Stornelli y el fiscal Carlos Rivolo apelaron, y ahora la Cámara tendrá que decidir si corresponde al juez o a los fiscales avalar esos acuerdos.

Bonadio liberó al ex secretario de De Vido

El juez federal Claudio Bonadio ordenó liberar a José María Olazagasti, el exsecretario de Julio De Vido, que había sido detenido en agosto pasado en el marco de la causa de los cuadernos, que investiga presuntos pagos de coimas en la obra pública durante el kirchnerismo.

 

La orden de liberar a Olazagasti se conoció 24 horas después de que el mismo magistrado dejara en libertad Rafael Llorens, uno de los primeros detenidos en la causa de los cuadernos, el 1 de agosto pasado. Llorens había sido el responsable jurídico del Ministerio de Planificación que encabezó Julio De Vido.  

Olazagasti se había entregado en agosto, luego de que el juez Bonadio librase una orden de detención en contra de él y otros involucrados en la causa: el exdirector ejecutivo del Órgano de Control de Concesiones Viales (Occovi), Claudio Uberti; el extitular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Juan Carlos Lascurain; y el empresario rionegrino Raúl Vertúa.

 

De todos ellos, únicamente Olazagasti continuaba detenido. El exsecretario de De Vido había sido nombrado por el arrepentido Luis Betnaza, un ejecutivo de Techint,  como participante del sistema de cobro de coimas.