Sociedad Política Viernes, 17 de enero de 2020

De diputada nacional a limpiar en la estación Once: la historia de Mónica Schlotthauer

Es delegada sindical y miembro del FIT. En diciembre dejó su banca en el Congreso y volvió a su trabajo habitual.

Por Redacción LA

Para ella no es nueva la rutina de levantarse temprano y cumplir con una ardua jornada laboral. Lo hace desde hace años. Pero su incansable militancia dentro de su espacio laboral la llevó al Congreso de la Nación, donde ocupó una banca en la Cámara de Diputados hasta diciembre.

 

Mónica Schlotthauer trabaja limpiando en andén de la concurrida estación de trenes Once, en Buenos Aires, en esa espacio ocupa un puesto como delegada de la lista Bordó y fundó la agrupación Mujer Bonita. Su labor sindical la llevó a ocupar un lugar en la lista del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, donde fue electa como diputada.

El mes pasado terminó su mandato y volvió a sus tareas de limpieza habituales. "Nosotros pertenecemos al movimiento de delegados de base, al sindicalismo combativo. Tratamos de pelear contra otros dirigentes que son los de la corrupción. Nosotros somos democráticos y, por supuesto, si hay reclamo gremial dejo mi trabajo y voy a ver qué pasa", remarcó en comunicación con Cadena 3.

Gentileza Cadena 3

Mónica peleo mucho para llegar a la banca de Diputados: empezó militando en el Partido Socialista de los Trabajadores durante la última dictadura militar y fue delegada en el Sanatorio Antártida durante 10 años, detalla ese medio.

 

"Uso mi uniforme siempre. La izquierda hace lo que dice. Peleamos contra el sueldo de los diputados, rotamos, nos cambiamos y, cuando termina el mandato, volvemos a trabajar. Son dos lugares de lucha diferentes", sentenció “Moniquita”, como le dicen sus compañeros de trabajo.

tuit

"El problema de los argentinos es que somos trabajadores que votamos a políticos que defienden el bolsillo de los empresarios”, reflexionó la ex diputada en radio Delta 90.3.