Espectáculos Sup. Cultura Sábado, 30 de marzo de 2019 | Edición impresa

De “Cuentos chiquitos”

Por Osjar Navarro Correa

Cuando Lolo mostró la palma de su mano todos los ojos se abrieron muy grandes. Rolando dijo ¡Oh! Los demás, nada. Adentro tiene tres pescaditos, explicó Lolo. Uno amarillo, unoanaranjado y ese medio verde que se retuerce como una víbora entre los otros dos, ¿ven? Ahá, dijo Rolando. Todos los ojos brillaron.

Y así se pasaron la siesta mirando la bolita japonesa en ronda bajo los rayos del crocante sol.

* * *

El gorila corrió por el grueso follaje hasta que atrapó a esa presumida mariposa azul que se posó en lo alto de un árbol flaco y se quedó allí, como una estatua.

Él tuvo que trepar, con gestos torpes, cayendo una y otra vez en cada intento. Y así toda la mañana.

Pero cuando la atrapó se la comió, se sentó apoyado contra una piedra grandota, hizo un largo silencio y entonces se puso a llorar.