+ Deportes Sábado, 8 de junio de 2019 | Edición impresa

De Bob a Cedella: los Marley y su amor por el fútbol

La hija del legandario cantante ha contribuido a que Jamaica pueda estar en el Mundial que arrancó en Francia. 

Por Redacción LA

En Jamaica es imposible escapar a la alargada sombra de Bob Marley, que envuelve la isla con su magia y donde los campos de fútbol incluso la abrazan luego de haberse convertido en la segunda pasión del país solo por detrás del reggae. Después de su muerte, sus hijos continuaron su ejemplo y la selección femenina de fútbol, clasificada para su primera participación en una Copa del Mundo en Francia, le debe mucho a su hija Cedella.

 

“Las dos cosas que amaba eran la música y el fútbol”, recuerda Allan ‘Skill Cole’, un testigo de excepción de las proezas deportivas de la leyenda del reggae, al que describe incluso como un fan absoluto del fútbol al que le gustaba organizar pequeños partidos con sus compañeros de Wailers entre dos conciertos. Ambos se hicieron grandes amigos en la década de los 60 cuando ‘Skill’, hoy un rasta de 68 años, era una estrella del fútbol local aún como adolescente. “Quería hacer todo lo que hacíamos nosotros: entrenábamos juntos, corríamos juntos... Lo único que no le gustaba era el gimnasio”, recuerda en un hotel de Kingston.

A escasos minutos de allí, en el museo Bob Marley, cuelgan en las paredes numerosos retratos del legendario músico. Entre ellos, una foto suya en un campo de fútbol con el cuerpo erguido y los calcetines subidos al más puro estilo años 70. “Si hubiera jugado en un verdadero equipo de fútbol lo hubiera colocado en la defensa. No tenía miedo de nada, le encantaba hacer entradas”, describe Cole, convertido más tarde en el mánager de las giras del cantante y que co-escribió varias partes de algunas de sus canciones como “War”. Aficionado de Pelé, el fútbol acompaña a Marley hasta en las leyendas que rodean su muerte. El icono del reggae falleció en 1981 de un melanoma, un cáncer de piel que se desarrolló en un pie.

 

Durante un partido, Marley recibió una falta y se lesionó un dedo. Es entonces cuando le descubrieron la enfermedad. Para muchas personas, entre ellas Cole, la infección le provocó el melanoma, a pesar de que no hay ningún indicio médico que permita sacar esas conclusiones.

“Fue entonces cuando aparecieron los primeros signos. Pero no nos lo tomamos en serio”, asegura. La manzana nunca cae lejos del árbol: en 1998, su hijo mayor Ziggy Marley registra el himno nacional de los ‘Reggae Boyz’, el equipo nacional masculino, que se clasificó por primera vez en su historia a un Mundial, en Francia.

Cedella Marley, por su parte, salió a socorrer en 2014 a la escuadra femenina, cuyo programa había sido disuelto por la federación de su país.

 

Patrocinadores, apoyo financiero y mediático... gracias a la ayuda de su nueva embajadora, que embarcó incluso a sus hermanos Stephen y Damian para componer su nuevo himno, las ‘Reggae Girlz’ terminan clasificándose para el Mundial-2019... de nuevo en Francia.

“Tuvo una visión de su padre. Tengo la suerte de formar parte de ello, así como las jugadoras. Hablan de ello todo el rato”, explica con un tono reverencial el entrenador del equipo Hue Menzies. “Ella tomó riesgos por nosotros, está aquí desde el principio”, añade.

Y, en su país de origen, eso no pasa desapercibido: el domingo 19 de mayo, durante su último encuentro en casa antes de la competición, el speaker del Estadio Nacional de Kingston agradeció media docena de veces a Cedella.

 

Esa pasión, según relata ella después de la victoria de Jamaica 3-1 contra Panamá, le viene de su padre. El fútbol “ha estado en mi vida desde mi nacimiento por lo que era normal formar parte” de esta aventura, cuenta sobre el césped después de ser abrazada y felicitada por las ‘Reggae Girlz’. “Necesitaban ayuda, eran mujeres y les dijeron que no podían practicar el deporte que aman, así que nos involucramos”.