Espectáculos Jueves, 6 de junio de 2019 | Edición impresa

Dark Phoenix: el final del universo X-Men tras 20 años de películas

La última entrega tiene como protagonista a Sophie Turner. Pasado, presente y futuro de los mutantes que definieron el cine de superhéroes.

Por Nicolás Nicolli - nnicolli@losandes.com.ar

Muchos años antes que el escudo del Capitán América ilustrara cada remera, los X-Men saltaron las viñetas e iniciaron la era dorada de los superhéroes en el cine. Aquella sobria pero efectiva aventura lanzada en 2000 no habrá envejecido del todo bien, pero fue clave, junto al Spider-Man de Sam Raimi, para definir a los referentes indiscutidos de la cultura pop. Tras 11 películas, con altibajos y reinicios de por medio, llega a las salas locales “Dark Phoenix”, que retoma la clásica historia de Chris Claremont y John Byrne con el desafío de validar el legado de la franquicia.

En esta ocasión, los X-Men viajan por primera vez al espacio, donde Jean Grey (Sophie Turner) absorbe una fuerza cósmica que altera drásticamente sus poderes y la convierte en una amenaza para el universo. Una siniestra entidad alienígena (Jessica Chastain) quiere que la joven mutante abrace su nueva identidad pese al daño que provoca a su paso y las fricciones desatadas en el equipo liderado por Charles Xavier (James McAvoy). “¿Eres una niña asustada que obedece a un lisiado o eres la criatura más poderosa del planeta?”, cuestiona su enigmático personaje en uno de los tráilers.

 

X-Men: Dark Phoenix” cuenta con el debut como director de Simon Kinberg, productor y escritor de varias entregas de la franquicia. Sí, incluso de “X-Men: la batalla final” (2006), en la que ya había sido adaptada la historia de Jean Grey pero con resultados que disgustaron a los fanáticos. El director confesó que ha tenido que “vivir con la culpa durante muchos años”, por lo que prometió una película con Jean como absoluta protagonista, con los elementos cósmicos característicos.

“El estilo de ‘X3’ no fue de mi agrado. Jean era el objeto de esa historia, no el sujeto. Y era un argumento secundario, sin lo cósmico. Creo que fue una época en que las películas de superhéroes hacían otras cosas y ahora tenemos a ‘Guardianes de la galaxia’ y ‘Thor: Ragnarok’. Es la oportunidad perfecta”, reflexionó Kinberg.

 

La séptima entrega de los X-Men -y doceava en general- acontece en 1992 y realiza un salto de una década respecto a los eventos de “X-Men: Apocalipsis” (2016). No sorprende entonces cierto hartazgo y cansancio de fans respecto a la caótica línea temporal. Para entender “Dark Phoenix” hay que recordar que nada de lo que pasó en la trilogía original y derivados (2000-2009) es canon, luego del pseudo reinicio de “X-Men: días del futuro pasado” (2014). 

“Dark Phoenix” afrontó varias postergaciones de estreno por reshoots en el tercer acto. En el camino, Disney compró 20th Century Fox -que gozaba de los derechos cinematográficos de los mutantes de Marvel-, lo que viró el entusiasmo hacia la inminente inclusión de los X-Men en el Marvel Cinematic Universe comandado por los Avengers.

Gentileza

Todavía es un misterio cómo será introducido el gen X. En “Avengers: Endgame” (2019) se habló de multiversos y energía dispersa tras el chasquido de Thanos, pero Kevin Feige, cabeza de Marvel Studios y productor de la primera película de “X-Men”, anticipó que no será hasta 2025 mínimo, lapso suficiente para dar descanso a una franquicia de dos décadas de antigüedad. Por el momento, Deadpool es la única figura asegurada en el MCU por su reciente éxito y la adaptabilidad de su personaje.

Quedará por atestiguar si el retrato mutante de la discriminación y la lucha de las minorías subsistirá en el universo ATP de Feige, donde los héroes son adorados por multitudes. Y si aquel dilema entre Martin Luther King y Malcolm X, reencarnado en la eterna batalla entre Charles Xavier y Magneto, puede ser otra vez aprovechado para retratar la confusa y divisiva sociedad del siglo XXI.

 

Nace una estrella

Como en “X-Men: Apocalipsis”, Jean Grey es nuevamente interpretada por Sophie Turner, la actriz recién graduada de “Game of Thrones”. “Es como si ‘Game of Thrones’ fuera la secundaria y ahora X-Men fuera la universidad”, destacó la joven de 23 años, cuyo personaje, Sansa Stark, tuvo uno de los caminos más interesantes de la serie y culminó como la reina del norte.

Turner quiso enfocar los conflictos de la dualidad de Jean como si fuera esquizofrenia: “En cuanto me dijeron cuál iba a ser la premisa, empezamos a compartir diferentes ideas y material sobre en qué basarme. El director me dio un libro inmenso acerca de la esquizofrenia. Solía caminar por la ciudad con los auriculares escuchando varias voces para absorber todo y ver qué se sentía”.

La campaña de marketing hizo énfasis en las dos décadas de la franquicia.

Por su parte, el resto del elenco asegura que Turner tiene un prometedor futuro a partir de lo visto en la película. “Para mí es muy emocionante ver que Sophie entiende que todo lo que le está pasando es gracias a ella misma. Ella creó todo esto”, destacó Jessica Chastain, quien estableció un estrecho vínculo con la británica.

 

Para Sophie, la mutante no es muy distinta a la mayor de las chicas Stark: “Siempre me atrajeron las mujeres fuertes e independientes, y Sansa y Jean lo son. Eventualmente, luchan contra las terribles cosas que sufrieron y se convierten en mujeres increíblemente fuertes”. Sin embargo, no descarta que Jean pueda ser una Targaryen: “Si el mundo se acabara, creo que Jean sería una Targaryen. Ella se levanta de las cenizas al igual que Daenerys en la primera temporada”.  

A tener en cuenta

Buena vibra: Hans Zimmer es el compositor de la banda de sonido de la película, lo que promete darle un sello distintivo. 
 
El que todos esperan: Quicksilver (Evan Peters) se convirtió en uno de los mutantes favoritos por sus hilarantes irrupciones, que dan lugar a secuencias que aprovechan su mutación al ritmo de la música. No 
será la excepción en “Dark Phoenix”. 

 


 
Hay equipo: Cíclope (Tye Sheridan) asumirá el liderazgo de los X-Men. Su relación con Jean es uno de los tópicos vitales para que funcione la historia. 
 
Sin Wolverine: Hugh Jackman abandonó las garras tras su última aparición en la visceral “Logan” (2017).

También en las multisalas

Cuando dejes de quererme

Laura vive en Buenos Aires con su padrastro Fredo, años después de llegar con su madre de España tras ser abandonada por su marido y padre de la niña. Un día, recibe una llamada que le informa que aquel hombre fue encontrado enterrado, asesinado, por lo que regresará, en busca de conocer la verdad. Primer largometraje del vasco Igor Legarreta. Además, con las actuaciones de Florencia Torrente, Eduardo Blanco, Miki Esparbé, Joaquín Climent y Eneko Sagardoy.

Dolor y gloria

Salvador es un director de cine con una importante trayectoria pero que padece no solo dolores físicos sino de esos otros que tienen que ver con el mismo sentido de la vida, cuando la memoria trae esos recuerdos que solo pueden culminar en melancolía y trata de explicarse a sí mismo antes de que sea tarde. Filme de inspiración autobiográfica de Pedro Almodóvar, quien compitió en Cannes con este filme. Actuaciones de Antonio Banderas, Penélope Cruz y Leonardo Sbaraglia.

Mi mascota es un león

Mia, de diez años de edad, desarrolla un vínculo especial con un hermoso león blanco llamado Charlie. Cuando Mia descubre un secreto que pone a Charlie en peligro, empieza un viaje a través de las llanuras de África para encontrarle un refugio. La dirigió Gilles de Maistre, con guión de Prune de Maistre, William Davies, según la historia de Jean-Paul Husson. Con Daniah de Villiers, Melanie Laurent, Langley Kirkwood y Ryan Mac Lennan.

La lección de anatomía

En 1972, Carlos Mathus presentó en Buenos Aires su provocadora obra de teatro “La Lección de Anatomía”, que lo consagró como autor y director. Su prestigio trascendió internacionalmente y fue representada por más de tres décadas ininterrumpidas de éxito. Fallecido en 2017, a los 77 años, Mathus se transformó en un ícono del teatro independiente. Esta película reflexiona sobre esta pieza. Dirección de Pablo Arévalo y Agustín Kazah. Con Carlos Mathus y Antonio Leiva.