Espectáculos Domingo, 16 de junio de 2019 | Edición impresa

Cumbre: la reunión entre Illia y Frei

Mendoza fue en 1965 escenario de una reunión entre los presidentes de Argentina y Chile. Aquí transcribimos la crónica de ese momento.

Por Carlos Campana - las2campanas@yahoo.com.ar

Corría el año 1965 y por el mes de octubre las cancillerías de Chile y Argentina acordaron una cumbre extraordinaria, con el objetivo de fortalecer las relaciones de ambos países.

Se eligió a la provincia de Mendoza como lugar en donde se reunirían los mandatarios de Chile y Argentina. Los dos presidentes llegaron al aeropuerto local y con un ambiente de buena predisposición se celebraron las reuniones entre el doctor Eduardo Frei y su par argentino el doctor Arturo Illia.

 

El sábado 30 de octubre, diario Los Andes, accedió a una breve entrevista con el presidente del país trasandino Eduardo Frei. Aquí reproducimos la nota publicada al día siguiente con el título: “Un Saludo de Frei por Medio de Los Andes”.

Documento histórico. La página de Los Andes que dejó el registro de este encuentro.

“Desde que el jueves llegaron a Mendoza los presidentes de la Argentina y Chile, la inquietud periodística se volcó decididamente en procura de declaraciones de ambos mandatarios, y tanto los representantes provinciales como nacionales y trasandinos desarrollaron una intensa actividad con el fin de lograr las palabras cuya importancia se acrecentaba por la magnitud de los temas a tratar en las reuniones.

Hubo empero situaciones que no facilitaron precisamente el quehacer periodístico, dado que el ritmo de trabajo de lllia y Frei los absorbió por completo, tanto en lo atinente a conversaciones como a las distintas ceremonias preparadas en su honor. A ello debe aditarse la rigurosidad de las custodias presidenciales, que impidieron en la práctica un contacto directo con los primeros magistrados.

 

La expectativa se mantuvo no obstante los inconvenientes y cada nueva jornada traía consigo la esperanza de concretar ‘la nota’, aquélla que reflejara las opiniones personales de los presidentes. Las consignas eran más severas en el caso de Frei, por su condición de visitante, y a su paso se redoblaban los esfuerzos tendientes a frustrar todo intento de acercamiento.

Las perspectivas tomaron un feliz giro cuando el presidente de Chile accedió a conceder una entrevista a un representante de Los Andes, que se concretaría ayer a mediodía, previa al almuerzo ofrecido por el gobernador de la provincia, ingeniero Gabrielli. El cronista de este diario se hizo presente en la residencia contigua a la bodega y solicitó del mandatario provincial lo pusiera en contacto con el doctor Frei. En forma deferente, el ingeniero Gabrielli lo acompañó hasta la habitación en que se hallaban los dos presidentes, el canciller chileno y embajador de ese país en la Argentina. Era la sala en la que luego sería servido el almuerzo a las damas de la comitiva y Frei e Illia, sentados en un sillón daban los últimos toques a la declaración conjunta que se entregaría en la tarde.

Una vez avisado Frei, y tras un momento de espera, salieron los dos presidentes.
El cronista de Los Andes interrogó Frei.

- Sí, Excelencia. De acuerdo a lo conversado desearía mantener una breve entrevista con Ud.

-Ya, cómo no. Pero ocurre que en este momento vamos al almuerzo. Véame por favor cuando estemos comiendo.

Illia y Frei se trasladaron entonces hasta el jardín de la residencia, donde fue servida típica comida mendocina. Elementales normas de cortesía impedían acercarse a los mandatarios en esos minutos y hubo que esperar hasta que el gobernador entregara las medallas. De inmediato Illia y Frei iniciaron el regreso a la casa, oportunidad que aprovechó el cronista para tratar de concretar la entrevista.

- Señor presidente...

- Ah, sí, cómo no. Estoy a su disposición, dijo Frei mientras caminaba rápidamente sobre el jardín.

- Desearía una impresión personal sobre las conferencias que ha mantenido con el doctor Illia.

- Estoy profundamente satisfecho y  contento por las reuniones que hemos celebrado con el presidente y funcionarios argentinos. Creo que esta conferencia será una etapa decisiva en la integración de ambos pueblos y que sus resultados se proyectarán sin duda en múltiples aspectos de las relaciones entre países de América Latina,
Miembros de la custodia de Frei, que lo habían dejado un instante solo con el cronista, se acercaron en forma decidida, al igual que otras personas. La pregunta siguiente apremió al mandatario chileno.

 

- Excelencia, ¿podría dirigir unas palabras al pueblo argentino y a los connacionales de usted?

- Agradezco sinceramente esta ocasión de dirigirme al pueblo argentino y a mis compatriotas que aquí residen y por intermedio del prestigioso diario Los Andes les hago llegar mi más efusivo saludo, como así también el sincero y emocionado reconocimiento por las atenciones que han tenido para nosotros, que nos han llenado de satisfacción”.