Sociedad Sábado, 20 de abril de 2019 | Edición impresa

Culto y tradición: una “Cabalgata Santa” unió a seis capillas de Lavalle

Los Andes participó de la primera jornada de la propuesta del centro tradicionalista Algarrobo Histórico, que recorrió 120 kilómetros.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

El murmullo de los cascos sobre la tierra, acompañado de tonadas que sonaban a capella, marcaron su presencia en el campo lavallino. Entre chañares, algarrobos, jarillas y retortuños los jinetes se abrieron paso y recorrieron los más de 40 kilómetros que unen los distritos de Villa Tulumaya y La Asunción.  

 

Así se vivió la primera jornada (Jueves Santo) de la Cabalgata Santa “Uniendo Capillas” de la que participó Los Andes. Organizada por el centro tradicionalista Algarrobo Histórico, la cuarta edición de la iniciativa contó con la presencia de unas 100 personas entre los que cabalgaron y sus familias, que hicieron el camino en distintos vehículos.

Ignacio Blanco / Los Andes

Con partida programada a las 8.30 desde la capilla Nuestra Señora del Rosario de Villa Tulumaya, el contingente llegó lleno de entusiasmo y emprendió camino luego de recibir la bendición del sacerdote.  

El campo los recibió con un cielo limpio y la brisa ayudó a soportar los rayos del sol. La Virreina Nacional de la Vendimia y representante de Lavalle, Luz Martina Mercol, acompañó este tramo. La soberana, perfectamente ataviada para la ocasión, hizo el trayecto en sulqui y compartió divertidas anécdotas con la comitiva. “Me encantan los caballos, así que apenas me enteré avisé para que me contaran”, compartió Martina. Con la yegua Morena tirando del carro, ella recibió la mayoría de las canciones que se entonaron en el viaje.   

Luz Martina Mercol, Virreina Nacional de la Vendimia, estuvo presente. | Ignacio Blanco / Los Andes

Para calmar la sed

La primera parada, en Gustavo André, fue fundamental para dar agua a los caballos y aflojar cinchas. También, para degustar del asado campero preparado para la ocasión. Allí además visitaron la capilla de San Cayetano, una pequeña iglesia construida gracias al empeño de la familia Barceló.

La siesta acompañó la segunda etapa de la cabalgata que arrancó con los jinetes con la panza llena y ganas de seguir disfrutando las vistas y la compañía mutua. En el horizonte se divisaban los eucaliptos que marcaban el punto de llegada. Por momentos el grupo trotó al costado de la Ruta 142 y en el tramo final se volvió al campo, aprovechando una antigua huella.

 

Antes de la caída del sol los jinetes entraron en La Asunción y se dirigieron a la capilla de la Virgen del Tránsito donde con unas sentidas palabras se dio por finalizada la jornada. Los jinetes y sus familias se acomodaron en carpas y en casas de los pobladores para seguir al día siguiente con el periplo que culminará hoy con la visita a la histórica capilla de la Laguna del Rosario y más de 120 kilómetros recorridos. 

Ignacio Blanco / Los Andes

Juntar a las familias

La Cabalgata Santa surgió como una iniciativa del centro tradicionalista Algarrobo Histórico para compartir con sus familias la pasión gauchesca. Eligieron la Semana Santa para sumarle más días a la experiencia y se pusieron como desafío, en un primero momento, unir tres capillas históricas del departamento, a las que con el paso de los años se le sumaron tres más.  

 

“Quisimos darle un sentido y logramos que sea la primera cabalgata que une esa cantidad de capillas en un sólo circuito a caballo”, destacó Armando Fredes, secretario del centro tradicionalista. Satisfecho por la convocatoria, aseguró que cada año se suma gente y que cuentan con el apoyo de la Municipalidad de Lavalle y de otros centros de la provincia. “En esta oportunidad tenemos gente de La Paz, Las Heras, Tunuyán, entre otros departamentos”, enumeró. El evento se realiza cada año para la misma época y está abierto para todos los que quieran participar sin costo alguno. “Si alguien no tiene caballo puede llamarnos y arreglamos para prestarle alguno y sumarse en alguno de los tramos”, explicó Fredes.

Ignacio Blanco / Los Andes

Carlos Moreira, parte del centro tradicionalista, fue uno de los que atravesaron el campo a caballo. “Lo principal es compartir con amigos y juntarse en una actividad tan sana como esta, no es lo mismo que ver un partido de fútbol donde a veces hay rivalidades”, diferenció entre risas. Él espera con ansias esta cabalgata anual, aunque también participa de las otras propuestas similares que se organizan para cada uno de los festejos patronales del departamento. “Para nosotros es una tradición y se la queremos transmitir a las próximas generaciones”, destacó. Reconoció que si bien el viaje por momentos se hace largo, va amenizando con charlas con amigos y lo reconforta saber que al final del camino los espera una rica comida criolla.

 

Entre los más jóvenes dentro del grupo de jinetes estuvieron Uriel Oviedo (14) y Luciano Vega (12). Los dos montan a caballo desde chicos y les llenó de entusiasmo compartir con los adultos el recorrido. “Es muy divertido porque recorremos muchos kilómetros y vamos charlando todos juntos”, manifestaron. Algo cansados, los dos llegaron a destino y desensillaron los caballos para dejarlos listos para la partida del día siguiente. 

Ignacio Blanco / Los Andes

Itinerario completo  

La Cabalgata Santa “Uniendo Capillas” se desarrolla en Lavalle todos los años durante los cuatro días de Semana Santa.

La primera jornada arranca en la capilla Nuestra Señora del Rosario de Villa Tulumaya, frente a la plaza departamental; pasa por la capilla San Cayetano en Gustavo André y finaliza en la capilla de la Virgen del Tránsito en La Asunción.

 

El segundo día parte desde allí hasta la capilla Patrono Santiago y luego se dirige hasta la Capilla de San José. Allí mismo se realiza el Vía Crucis por el Viernes Santo. Al día siguiente comienza el tramo hasta la capilla de las Lagunas del Rosario.  

Para finalizar, el domingo se realizan actividades tradicionalistas y luego se emprende el regreso hacia la Villa Tulumaya.