+ Deportes Sábado, 10 de noviembre de 2018

Cuenta regresiva para el superclásico del siglo: Boca y River van por la gloria absoluta

El Xeneize y el Millonario se enfrentan a partir de las 17 por la final de ida de la Copa Libertadores en La Bombonera.

Por Agencias

Boca Juniors y River Plate protagonizarán a partir de las 17 de este sábado el superclásico más importante de la historia: los dos clubes más icónicos del país se enfrentarán a doble partido en la final de la Copa Libertadores, una definición que tiene paralizados a los argentinos y en la que hay en juego mucho más que un título. 

El Xeneize, actual bicampeón argentino, recibirá al Millonario con La Bombonera colmada de hinchas para intentar hacerse fuerte de local y luego definir dos semanas después, el 24 de noviembre, en el Monumental.

River apuesta a desplegar su reciente mística copera, pese a que llega a la final golpeado por la suspensión de su técnico, Marcelo Gallardo, a quien la Conmebol le prohibió además concurrir a la cancha de Boca. El entrenador, que ya conquistó en 2015 la Libertadores, deberá seguir el partido a la distancia y por televisión, sin ningún tipo de contacto con el cuerpo técnico y sus jugadores.

 

"El que salga vencedor tendrá la gloria absolutamente y el que no, seguirá peleándola. No es de vida o muerte", anticipó Gallardo. River estará condicionado por las ausencias del entrenador y el capitán, Leonardo Ponzio, y las tarjetas amarillas que acumulan seis jugadores, entre ellos la dupla central de Jonatan Maidana y Javier Pinola y el goleador Gonzalo "Pity" Martínez.

El técnico de Boca, Guillermo Barros Schelotto, auguró una final "trabada, muy estudiada, discutida desde lo futbolístico y muy pareja".

 

"Tanto River como Boca tuvimos que recorrer caminos difíciles para llegar a la final, en los que hubo que mostrar personalidad y juego para imponerse al rival. Pero no es una cuestión de personalidad, sino de juego y claridad lo que va a determinar quién gane", dijo el "Mellizo". 

Boca eliminó a Libertad de Paraguay, Cruzeiro y Palmeiras de Brasil para llegar a la final, mientras que River hizo lo propio ante a Racing e Independiente de Argentina y Gremio.
La Copa Libertadores es el máximo objetivo de la temporada tanto para Boca, que de forma paralela aspira a conquistar el tricampeonato de la Superliga argentina, como para River, que pelea en un frente triple porque además sigue en carrera en la Copa Argentina.

 

La "séptima" se convirtió en una obsesión para Boca, que ganó seis títulos (1977, 1978, 2000, 2001, 2003 y 2007), pero el último hace once años, demasiado tiempo para uno de los grandes. River, en tanto, conquistó tres (1986, 1996 y 2015).

El historial muestra que Boca nunca perdió de local con River en copas internacionales. Se cruzaron en 14 oportunidades, de las cuales Boca ganó 7, hubo seis empates y en 2015, por los octavos de final de la Libertadores, River ganó los puntos tras el escándalo por el gas pimienta que hinchas de Boca lanzaron a jugadores "millonarios".

Daniel Angelici y Rodolfo D'Onofrio, presidentes de Boca y River, respectivamente. | AFP

Los clubes se midieron sólo en dos finales, la primera en el campeonato nacional 1976, que ganó Boca, y la última en marzo pasado, en la Supercopa argentina, con el triunfo de River. 

 

Para esta tarde no se espera un partido con derroche de gestos técnicos, pero sí con gran temperamento. El poder de River se basa en su juego asociado y el de Boca en fuertes individualidades de ataque.

Pero el lance tendrá, como siempre, ásperos perfiles que pondrán a prueba el temple de los jugadores. Boca despliega el temperamento del volante Pablo Pérez, la calidad técnica del colombiano Wilmar Barrios y los goles de Ramón 'Wanchope' Ábila, Darío Benedetto o Cristian Pavón.

River se asienta en la fortaleza defensiva de Jonathan Maidana y Javier Pinola, los talentos de Gonzalo 'Pity' Martínez o Exequiel Palacios, y los goles del colombiano Rafael Santos Borré o de Lucas Pratto.

 

Pero los millonarios extrañarán a su emblema y capitán, el temperamental Leonardo Ponzio, lesionado, un jugador hecho para esta clase de partidos.

Sería inocente no esperar que se juegue con pierna fuerte y ánimos caldeados. Habrá también un duelo de los DT, entre Marcelo Gallardo de River y Guillermo Barros Schelotto de Boca. Los dos son ídolos por fidelidad a sus colores y campeonatos ganados como jugadores y como entrenadores.

Probables formaciones

  • Boca: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Carlos Izquierdoz, Lisandro Magallán, Lucas Olaza; Nahitan Nández, Wilmar Barrios, Pablo Pérez; Sebastián Villa, Ramón Ábila y Cristian Pavón. DT: Guillermo Barros Schelotto.
  • River: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Jonathan Maidana, Javier Pinola, Milton Casco; Exequiel Palacios, Enzo Pérez, Bruno Zuculini, Gonzalo Martínez; Rafael Santos Borré y Lucas Pratto. DT: Matías Biscay.
AFP
  • Estadio: Alberto J. Armando (La Bombonera)
  • Árbitro: Roberto Tobar (Chile)
  • Televisación: Fox Sports.