+ Deportes Viernes, 29 de diciembre de 2017 | Edición impresa

Cuatro cartas para la baraja de Los Leones

Los mendocinos Emiliano Bosso, Lautaro Córdoba, Matías Bustos y Mauro Coria fueron convocados al proceso del plantel mayor.

Por Mauricio Videla - mvidela@losandes.com.ar

El entrenador de la Selección argentina de hockey sobre césped, Carlos Retegui dio a conocer la lista de los 24 jugadores que iniciarán el proceso 2018. Nómina masculina en la que fueron convocados los arqueros mendocinos: Emiliano Bosso (surgido en el equipo de la UNCuyo) y Lautaro Córdoba (Club Alemán).

Además, Retegui incluyó un plantel de Proyección Olímpica. Grupo formado por 19 hockistas que se sumarán a los trabajos durante el año sembrando las bases para el recambio en los Juegos 2020 y 2024. Lista que sumó a los mendocinos Mauro Coria (Alemán) y Matías Bustos (Andino).

Más Deportes dialogó con los cuatro jugadores sobre esta convocatoria nacional y sobre lo que esperan del 2018.   
Emiliano Bosso, que vistió la casaca nacional en el Mundial junior, evalúa propuestas para jugar en un equipo de Buenos Aires la próxima temporada y piensa en comenzar sus estudios superiores.   

“La verdad es que tengo una sensación de felicidad absoluta. Es lindo ver como el sacrificio y el entrenamiento tiene su recompensa”.

“El 2018 lo veo como un año intenso donde seguramente se entrene muy duro para llegar de la mejor manera -tanto individual como grupal- a un torneo tan importante como lo es un Mundial. Hay que entrenar mucho para poder mantenerse dentro del grupo en primera medida y luego para poder meterse en la lista final”.

“La idea es tratar de armar un plan de entrenamiento para darle el 100% a la Selección, sin dejar de lado el club. Pienso en vivir a Buenos Aires y estoy terminando de resolver algunos detalles. Sería bueno poder estas allá para poder tener una vida más organizada y empezar a estudiar”.

Sobre su experiencia en el plantel Junior, Bosso destacó: “El proceso junior terminó el año pasado con el Mundial. Empezar a buscar un lugar es algo súper difícil porque los chicos llevan mucho tiempo entrenándose y muy bien, pero por otro lado nunca baje los brazos y también entrene muy bien.

Hay que ir escalón por escalón, viviendo el día a día; lograr un lugar en la Selección mayor sería algo increíble, es lo que siempre he soñado”. 

Por su parte, Matías Bustos también tiene un paso por la selección nacional. El jugador surgido en Andino, junto a Bosso, compitió en el Panamericano en Canadá, en 2016. El volante, explicó: “Estoy un poco sorprendido con la convocatoria a la selección, aún no caigo del todo pero estoy  muy feliz. No me imagino como puede ser el año que viene, tengo contrato en España, por medio año más, así que no se como será, pero me entrenaré y dejaré todo para poder estar”. 

“El año pasado jugué en GEBA y en setiembre me fui a España. La experiencia anterior en la selección junior marco mi vida, es algo inolvidable. Creo que muy pocas personas viven algo así y es fenomenal poder defender a tu país en el deporte que te apasiona”. 

“Mi sueño deportivo... creo que no hay sueños en el deporte sino metas acompañadas de una gran ilusión, tengo muchas metas como volver a vestir la albiceleste y más en una selección mayor y el otro es volver a ser campeón con Andino, con mis amigos”. 

“Cuando entrenaba con la selección fue muy duro; para estar en gran nivel se necesita de mucho sacrificio, y yo creo que preparándole para cualquier torneo con Argentina hay que dejarlo todo en cada entrenamiento, en cada bocha, es la única manera”.

Lautaro Córdoba, arquero de Alemán participó en el proceso Sub-21 para el Panamericano en Canadá y quedó muy cerca de integrar la selección. Lejos de bajar los brazos, asimiló la experiencia, jugó en el toreo Metropolitano, y volvió a abrigar esperanzas. “Estoy muy contento con la convocatoria, es un proceso que vengo haciendo desde hace 4 años. Viviendo el minuto a minuto. Pero es un proceso largo y soy el más chico del plantel. Jugué en Buenos Aires donde el nivel es más parejo y más profesional”. 

“Por la selección no podés parar ni un segundo, entrenás de lunes a jueves en doble turno (gimnasio, pileta y hockey) y yo que soy arquero tenía también un entrenamiento aparte. Este ritmo se intensifica a medida que se acercan los torneos, pasas de dos a cuatro turnos y los domingos jugamos con el club”.

Algo más reservado, el delantero de Alemán y de la Selección mendocina mayor, Mauro Coria destacó: “La verdad es que estoy muy bien, muy contento y con muchas ganas, entrenando y metiéndole para dar lo mejor de mi”.

El mejor jugador de la temporada local contó “Me fui a Buenos Aires, porque quería jugar el Mundial U-21. Me quedé afuera en la penúltima lista, me puse triste pero me sirvió para aprender cosas nuevas”.