Policiales Jueves, 11 de abril de 2019 | Edición impresa

Crimen del RRPP: “Tarzán” arriesga hasta 8 años de pena

El adolescente de 16 años acusado de matar a Nahuel Vitali en Godoy Cruz está a disposición de la Justicia Penal de Menores.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

El único menor “retenido” por la muerte del joven RRPP Roberto Nahuel Vitali (18) podría recibir una pena que va de los 3 años y 4 meses a los 8 años y 4 meses de “internación” en el ex COSE.

“Tarzán”(16), el adolescente “retenido” por el homicidio ocurrido en la madrugada del sábado en la zona de los boliches de San Martín Sur, en las próximas horas pasará a la órbita de la Dirección de Responsabilidad Penal Juvenil (ex COSE) en calidad de “internado” y sería imputado por homicidio en ocasión de robo, delito que tiene penas que van de los 10 a los 25 años.

 

Esta es la calificación que le dio al caso el fiscal de Homicidios Horacio Cadile y se estima que será mantenida por la fiscal de Menores, Leticia Martí, quien se ha hecho cargo del caso tras conocerse que “Tarzán” es menor de edad. El fiscal entendió que no se trató de un homicidio criminis causa (matar para ocultar el robo de las zapatillas), delito que tiene pena de prisión perpetua.

Por otra parte, un menor que se presentó en la tarde del martes en una oficina fiscal de Las Heras acompañado por su madre y dio detalles del crimen, señalando al presunto autor, ha quedado en calidad de testigo y no como presunto coautor, como se deslizó en un primer momento.

Este adolescente fue la clave para cerrar el caso que, hasta antes de su aparición, se consideraba como de difícil resolución. 

 

El futuro del “internado”

De ahora en más, “Tarzán” quedará en la órbita de la Justicia Penal de Menores y luego de que sea “internado” en el ex COSE iniciará un proceso que tendrá como eje principal “el interés superior del niño”, según explicó a Los Andes un jurista especializado en el tema.

En este sentido una corriente “garantista” entiende que este interés es “desjudicializarlo”; en tanto que otra, más “mesurada”, sostiene que lo mejor es buscar lo más adecuado para el menor.

Así las cosas, el juez que tome el caso puede decidir dos cosas: devolverlo a la familia o internarlo en el ex COSE.

 

Luego de terminada la investigación, el chico será sometido a un juicio en un Tribunal Penal de Menores que deberá determinar tres cosas: 1) si existe responsabilidad penal (es decir, si el chico fue el culpable); 2) ordenar un tratamiento tutelar; y 3) esperar a que el adolescente cumpla 18 años para dictar una sentencia que puede ser el encierro en el ex COSE o bien la absolución.

El “tratamiento tutelar” dura un año puede resultar positivo si el chico estudia, trabaja, tiene familia, su comportamiento es bueno, sus condiciones psicológicas son normales, etcétera. Teniendo en cuenta esto, el tribunal -luego de que cumpla este tratamiento- puede poner una pena o bien absolverlo.

 

En este caso concreto, la pena podría ser de entre 3 años y 4 meses a 8 años y 4 meses ya que para los menores se considera el delito como una tentativa y, por lo tanto, se bajan las penas a un tercio.  

En general por ser menor y sin antecedentes, la pena final siempre será más cercana al mínimo que al máximo. 

 

Polémicos mensajes de apoyo

La indignación generalizada por el homicidio del adolescente y por la impunidad con la que actuó el asesino se incrementó con los mensajes de apoyo de los amigos del principal sospechoso.

Usuarios comenzaron a “escrachar” primero al sospechoso con su intento de vender las zapatillas de Nahuel y luego a sus amigos, quienes salieron a defenderlo y a desearle “pronta libertad”.

“Y pensar que esta tarde estabas ranchándola con nosotros, hermano. Todavía no caigo. Wachón (sic) se te va a extrañar una banda hermano. Ya vas a ver que va a salir todo bien hermanito”, publicó un usuario identificado como LH.

“Mi negro yo sé que vas a salir solo hay que tener fe indio cldo. Te quiero & siempre voy a estar con vos (sic)”, le dedicó al detenido una adolescente. “No lo creo todavía. Tan buena persona que eras, ahora mirá dónde vas a estar. La pronta (liberación) acá afuera te esperamos, hermano”, escribió otro de sus amigos.

 

Vendía las zapatillas de Nahuel en las redes sociales

El presunto asesino de Nahuel Vitali ofrecía en distintos perfiles de Facebook las zapatillas robadas a la víctima en Godoy Cruz.  También las ofreció en un grupo cerrado de intercambio de mercadería, a cambio de alguna otra cosa.

Las zapatillas eran las mismas con las que Nahuel posaba en varias fotos en sus redes. Un conocido se dio cuenta de lo que ocurría y comenzó a “escrachar” al delincuente. Una de las cuentas que más motorizó y viralizó la situación fue la de un boliche en el que supo trabajar la víctima como relacionista público.