Policiales Lunes, 9 de diciembre de 2019 | Edición impresa

Crimen del fletero en Malargüe: una dura imputación para los detenidos

Los hermanos Damián y Ayelén Enriz y Edgar Acosta, pareja de la mujer, están alojados en la comisaría 24°. Hoy serían trasladados al penal.

Por Redacción LA

En poco menos de 48 horas la violenta muerte de un hombre que fuera identificado como Carlos Moyano, en un hecho ocurrido en la ciudad de Malargüe, tuvo su resolución judicial y por estas horas tres detenidos (dos hombres y una mujer) ya fueron acusados del crimen y están alojados en la Comisaría 24°, situación que se extenderá hasta este lunes cuando sean llevados a la cárcel de San Rafael.

Los detenidos son: los hermanos Damián (23) y Ayelén Enriz (26) y Edgar Emanuel Acosta (26); pesa sobre ellos la imputación de la fiscal Andrea Lorente, de homicidio criminis causa (matar para ocultar otro delito que sería el robo de una camioneta), delito que sólo tiene la pena de prisión perpetua como única alternativa de condena y que además podría resolverse en un juicio por jurado.

 

Un menor de 14 años, declarado inimputable, también había sido aprehendido un par de horas después de cometido el hecho, en la terminal de ómnibus, al parecer, en un intento de dejar la ciudad.

El hecho

Cerca de la media noche del pasado miércoles, un llamado al 911, alertó a las autoridades de la Comisaría 24°, sobre la existencia de un hombre herido en la vía pública, más concretamente sobre la Ruta Nacional 40, a la altura de El Chacay, del departamento más austral de la provincia.

 

Con la presencia de los uniformados en el lugar se comprobó que Carlos Moyano, de 59 años, estaba muerto.

Según fuentes oficiales se trataría de un robo, en tanto que el hombre conocido en el departamento como “El Negro”, utilizaba su camioneta VW Amarok, como taxi flete o para hacer changas.

 

Y es que, siguiendo la línea investigativa, en esas circunstancias, viajaba hacia la cabecera norte de la ciudad, junto a dos hombres, los que por causas que se analizan, lo habrían atacado con armas blancas, provocándole varias heridas en el abdomen y la espalda.

Después abandonaron el cuerpo de la víctima, aún con vida, y se dieron a la fuga en la camioneta, que horas más tarde fue encontrada cerca del control que Gendarmería tiene en El Sosneado, para continuar la huida a pie.

 

Mientras que médicos del Servicio de Emergencia Coordinado, que llegaron a la escena, certificaron que el hombre había fallecido como consecuencia de las heridas, sin embargo una versión conocida en la zona, hizo referencia a que Moyano, alcanzó a denunciar el hecho a una persona que bien podría ser la que llamó al 911, dando a conocer la novedad.

Un “laburante”

Según el relato que, el mayor de los 9 hijos de Moyano, hizo a medios periodísticos del sur provincial, su padre era chofer de camión y usaba su camioneta VW Amarok, para hacer “changas”.

 

Sobre el hecho, el joven aseguró que: ‘‘esa madrugada nos llamaron para decirnos que mi papá estaba en el hospital, pero cuando llegamos lo encontramos muerto’’. Agregando que el robo de la camioneta (que fue encontrada abandonada en las cercanías de El Sosneado) fue para salir del departamento o tal vez de la provincia.