Espectáculos Sup. Cultura Sábado, 19 de enero de 2019 | Edición impresa

Criaturas en el Parque: bióticos, mecánicos y fantásticos

Seres reales e imaginarios habitan desde esta semana, y hasta el 2 de marzo, el Anexo del MMAMM en el Parque Central.

Por Andrea Calderón - Especial para Cultura

Las preguntas son muchas veces la flecha que dispara el viaje. En ese mar de interrogantes sobrevuelan las posibilidades infinitas que no tienen como destino respuestas únicas sino más bien territorios de incertidumbre, misterio y duda. La punta de lanza fue esta vez el ensamble que máquinas, naturaleza y fantasía constituyen a la hora de pensar lo humano, a través de las artes visuales, en un estado animal, biológico, cultural, múltiple y complejo.

Susana Dragotta. Instalación de tela de la destacada artista mendocina, quien ganó recientemente el Premio Trabucco.

Estudio Blirp junto a Damián Sosa y Pablo Vydra, Claudia Camplone, José De Diego, Susana Dragotta, Miguel y Juan Gandolfo, Juan Gavras Quinteros, Mariano Fiore, Valentina Giovannini, Constanza Giuliani, Sol Gorosterrazú, Hada Rosa, Francisco Heredia, Sabrina Kadiajh, Mariela Leal, Érica Leiva, Jimena Losada Lacerna, Daniela Lúquez, Sara Nietto, Luciana Orozco, Emiliano Pierro, Luis Quesada, Gonzalo Varas y Agostina Zingaretti son los autores de las obras que hasta el 2 de marzo exhibe en la muestra “Bióticos, mecánicos y fantásticos” el Anexo MMAMM, la flamante sala cultural ubicada en el Parque Central. 

 

Con la curaduría de Mariana Mattar y Rodrigo Etem, este ecosistema visual configura un hábitat extraño con puntos de contacto que dialogan con el público en una exposición interactiva y dinámica, que integra pintura, bordado, videodanza, escultura, videojuego, fotografía, instalación y arte sonoro. “El concepto de convivencia entre especies se extiende también en la combinación de los distintos formatos expositivos que integran la muestra a modo de variables de lenguajes y gestualidades”, explican los curadores sobre la cuarta propuesta de arte visual que se realiza en el lugar.

Abierto al público. Las piezas se montan desde una concepción amplia del espacio: desde las paredes hasta en soportes colgantes.

En una de sus primeras apariciones como artista, la obra de Juan Gandolfo Valdivieso y su papá Miguel fue una de las más llamativas la tarde de la inauguración.

“Maderatrónica” está compuesta de piezas ensambladas que con un sistema de rulemanes y elásticos puede desplazarse por el espacio, y replica el aura de las criaturas del ingeniero, científico y artista Theo Jansen. “La obra surgió como un proyecto para la facultad en el que debía darle movimiento a una máquina con energía alternativa. Yo inicié el trabajo y mi papá se prendió ahí nomás; cuando nos invitaron a participar de la exposición la modificamos un poco para que el público pudiera hacerla funcionar”, comparte el estudiante de ingeniería industrial.

 

 

“Bubblegum Doug” es el videojuego de plataforma 2D que crearon Estudio Blirp, Damián Sosa y Pablo Vydra, y al que se puede jugar. Y en el caso de Luciana Orozco, el día de la apertura tatuó en vivo con la técnica hand poke que la caracteriza. Por su parte, “el paisaje” del artista sonoro José De Diego es el que se descubre en la caja negra que habita la sala. En “Música de donde ojalá nunca vayamos”, realizó una pieza tomando como disparador el tema de la exposición. Con sonidos de animales de archivo -pumas y pájaros-, su posterior procesamiento digital y un sintetizador de voz, construyó un clima sensorial que integra lo humano, lo maquinal y lo imaginario. 

Sorpresa. La diversidad de seres asombran al público que se anima a recorrer las poéticas que los engendraron.

Mariela Leal fue otra de las artistas invitadas a participar del encuentro y seleccionó para la ocasión una de las esculturas blandas que integra la serie “Las vaquitas son ajenas”, realizada en brocato y relleno sintético: “Siempre trabajo con muñecos de gran formato e intento que esos peluches representen algo fuerte. En este caso es una vaca colgada que va al matadero. En mis obras se enfrentan, la ternura y lo opuesto”. 

 

Desde su inauguración, en setiembre del 2018, es la primera vez que la sala comparte con el público una muestra colectiva tan numerosa. La cercanía con quienes asisten al Parque Central es fuente permanente de visita y de contacto directo con los artistas de Mendoza y otras latitudes. “El anexo MMAMM busca acercarse al público desde la didáctico, lo lúdico y la curiosidad, sin necesidad de que asista un público especializado. La idea es acercar el arte a las personas para que vivan una experiencia”, afirma el director del espacio y también artista, Enrique Testasecca. 

Próximas charlas

El pasado 16 de enero se realizó la primera de las actividades vinculadas a la muestra con el Laboratorio de Curaduría que coordinaron los ecuatorianos Hernán Pacurucu Cárdenas, curador, y Carlos Humberto Vaca Díaz, artista y gestor cultural, quienes compartieron estrategias, ideas y lineamientos para quienes buscan sistematizar prácticas curatoriales.

Hada Rosa. Trabaja sus piezas con mostacillas y canutillos de diferentes colores, tamaños y formas.

Hoy, a las 19, habrá una visita guiada y un conversatorio con los artistas expositores. La entrada es libre y gratuita.

 

Además, el 2 de febrero, a las 18, tendrá lugar el encuentro “Flexión y Reflexión”, pensado como un cruce entre artistas visuales y escritores invitados, que reflexionarán sobre la figura del bestiario en la Literatura y en las Artes Visuales.

“Bióticos, mecánicos y fantásticos” se puede visitar en la Sala Anexo MMAMM, Parque Central, hasta el sábado 2 de marzo, de lunes a viernes de 9 a 20, sábados, domingos y feriados de 17 a 21. La entrada es libre y gratuita.