Policiales Sábado, 9 de noviembre de 2019 | Edición impresa

Creen que el homicida liberado por equivocación escapó a Chile

Luis Miguel Robledo se habría marchado del país horas después de salir del penal de Boulogne Sur Mer, donde debería estar durante 6 años.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

El preso Luis Miguel Robledo (31), un homicida que fue dejado en libertad por un error administrativo, ya no estaría en Mendoza ya que habría viajado a Chile. 

Según información a la que accedió Los Andes, el hombre se habría marchado del país horas después de salir del penal de Boulogne Sur Mer, donde debería estar cumpliendo una condena de 6 años por homicidio en riña. 

 

Por otra parte, luego de que el caso tomara estado público por una publicación de este diario, desde la Inspección General de Seguridad se abrió un expediente para conocer quiénes son los funcionarios del Servicio Penitenciario que podrían haber tenido la responsabilidad de concederle la libertad a Robledo, quien asesinó a su cuñado David Hernández Vargas (22) el 1 de enero de 2018 en Las Heras.

El error se produjo en el penal de Boulogne Sur Mer, luego de que ingresara la documentación judicial donde se explicaba que Robledo había sido absuelto en una causa por tentativa de homicidio y, por lo tanto, debía recuperar la libertad. 

 

Pero no se habría reparado en que, si bien debía quedar libre por la tentativa de homicidio a un kiosquero en Las Heras, tenía que permanecer entre rejas por la condena del homicidio en riña.

“Desde la Justicia se envió un oficio ordenando la libertad por la primera causa, sin perjuicio de que debía seguir detenido por la segunda. En principio se trataría de un error, posiblemente de interpretación”, explicó una fuente ligada al caso.

 

Todas las fuentes consultadas descartan que se haya producido algún tipo de “facilitación de libertad” y “culpan” a la anticuada prosa que manejan los magistrados y a esa vieja costumbre de iniciar un texto importante desde lo menos significativo: es decir, empezar por las absoluciones y terminar por las condenas.

Por supuesto que al error lo cometió quien leyó o interpretó mal, o a medias, y abrió las puertas del penal para que saliera Robledo, con su DNI en el bolsillo.

 

El problema es que Robledo es un recluso de alta peligrosidad ya que, si bien fue condenado por asesinar a su cuñado, estuvo a punto de serlo por haber atacado a puñaladas a un kiosquero. Además tiene antecedentes por portación de armas de guerra.