Mundo Viernes, 15 de noviembre de 2019 | Edición impresa

Crece la incertidumbre económica en Chile

El peso chileno continúa desplomándose en la cuarta semana de protestas. Temor a que se produzcan más incidentes y saqueos.

Por Redacción LA

La oposición y el gobierno del presidente Sebastián Piñera negocian a contrarreloj y buscan un acuerdo sobre la forma de renovar la constitución chilena, mientras la moneda local continúa desplomándose y el país entra en su cuarta semana de protestas.

Frente a la opción oficialista que pretende una reforma a través de un Congreso Constituyente -con los actuales legisladores- y la demanda de la oposición de que se establezca una Asamblea Constituyente formada por ciudadanos electos, parece abrirse paso un mecanismo alternativo que mezcla legisladores y ciudadanos.

En tanto, el peso chileno de depreció hasta tocar un nuevo mínimo histórico y el dólar cotizó a 820 pesos chilenos, una cifra inimaginable hace menos de un mes. Antes del estallido de la crisis, la divisa se cambiaba por entre 710 y 720 pesos chilenos.

La caída del peso invoca entre los distintos sectores el temor de la recesión en la que puede caer Chile si no soluciona pronto su revuelta social, para la que parece no haber una salida fácil ni clara.

La Cámara Nacional de Comercio advirtió que se podrían perder 100.000 empleos en las próximas semanas de pequeños y medianos comercios que no pueden abrir sus puertas, han sido saqueados u operan con horarios reducidos. En tanto, dirigentes del sector advirtieron que ya se perdieron unos 50.000 puestos de trabajo.

Origen

El 18 de octubre un alza en la tarifa del metro detonó incendios y ataques en la mayoría de sus estaciones que dieron paso a multitudinarias protestas y saqueos en todo el país en demanda de mejoras en la educación, la salud, la reforma del sistema de pensiones y una nueva constitución que reemplace la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Al comienzo de la crisis Piñera anunció un paquete de leves mejoras sociales a las pensiones básicas, cuyo monto es de 146 dólares mensuales, y propuso rebajar los sueldos de los congresistas y subir los impuestos de quienes ganan más de 11.000 dólares al mes, pero no logró atenuar las protestas.

 

Posteriormente realizó una reforma tributaria para gravar a los que más tienen, condonar los intereses de las deudas que contraen los estudiantes universitarios e incrementar el ingreso mínimo al equivalente a 470 dólares mensuales.

Los chilenos tienen un sueldo promedio que oscila entre los 500 y 700 dólares. Según Leonardo Moreno, de la Fundación para la Superación de la Pobreza, en Chile el 10% de la población gana un 7,8% más que el 90% restante y el 65% de los 18 millones de chilenos gasta más que sus ingresos y está sobre endeudado.

La Justicia investiga

La fiscalía investiga la muerte de 23 personas en el contexto de las manifestaciones, a las que habría que sumar una persona calcinada en el incendio de un supermercado y otra atropellada durante una protesta esta semana. Hasta el momento las protestas han dejado unos 15.000 detenidos, según la policía.

La Fiscalía Nacional informó que abrió 1.089 investigaciones penales “por denuncias de violencia institucional’’ durante las dos primeras semanas del conflicto social, por igual número de víctimas. De ellas el 70% corresponden a policías.

La policía, en tanto ha informado de unos 1.200 policías heridos en los últimos 26 días.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y la Cruz Roja local informaron que los heridos civiles superan los 2.000.

 

Preocupados por la situación de violaciones a los derechos humanos en Chile, llegaron al país representantes de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, y el lunes arribó a Santiago José Miguel Vivanco, de la ONG activista de los derechos básicos

En tanto, ayer se cumplió el primer aniversario de la muerte del joven mapuche Camilo Catrillanca, asesinado a manos de la policía, un caso que dañó fuertemente la imagen institucional y al entonces ministro del Interior. Catrillanca se convirtió en el símbolo de la represión policial, que enfrenta críticas por su cuestionada actuación para dispersar las protestas.

Según la policía, entre la madrugada y las primeras horas de la mañana de ayer se produjeron 18 saqueos en supermercados de todo el país.

Varios centenares de personas se reunieron en Temuco, unos 700 kilómetros al sur de Santiago en la región de la Araucanía, donde vivía el joven mapuche.
 

 

Polémica por  audio policial que alienta impunidad 

Un audio difundido en las redes sociales, en el que se escucha al director de los Carabineros de Chile prometerles impunidad a los agentes frente a las denuncias de abusos policiales, en el marco del estallido social que vive el país despertó todo tipo de reacciones tanto en el Gobierno, como en la oposición y en las organizaciones sociales.

“Hay algunas cosas que les quiero decir: tienen todo el apoyo y respaldo de este general director. ¿Cómo lo demuestro? A nadie voy a dar de baja por procedimiento policial. Aunque me obliguen, no lo voy a hacer”, dijo el alto mando, Mario Rozas.

El cuerpo de seguridad reconoció la veracidad del audio, pero dijo que las declaraciones están descontextualizadas y que la institución “no ampara la comisión de delitos ni la impunidad”.

En la misma línea se manifestó el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, que le mostró su apoyo al alto mando y explicó que este se refería a que los carabineros tienen todo su apoyo “dentro del ámbito legal, dentro del ámbito reglamentario”.

Los carabineros están siendo muy cuestionados por la forma con la que están conteniendo las multitudinarias manifestaciones, las más grandes desde el retorno a la democracia y en las que a menudo usan gases lacrimógenos, camiones lanza-agua, perdigones y balines.

La Fiscalía procesó a 14 carabineros por presuntas torturas, mientras que el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), interpuso más de 300 acciones judiciales por abusos.