Economía Viernes, 20 de marzo de 2020 | Edición impresa

Crece el temor por la pérdida de puestos de trabajo en Mendoza

Los trabajadores informales corren riesgo de despido por la baja actividad. Además, no se están renovando contratos.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

La prohibición de reuniones masivas obligó a cerrar temporalmente los salones de fiestas. Días después ocurrió lo mismo con los hoteles y ahora se están sumando los restaurantes y comercios, por la poca afluencia de clientes. Todo esto llevó a que muchos trabajadores eventuales se quedaran sin su fuente de ingreso. A futuro, podría ocurrir lo mismo con quienes trabajan por contrato y con los empleados del sector privado, fundamentalmente de las pymes.

Orlando Pelichotti / Los Andes

Aún más compleja es la situación de los trabajadores en negro, ya que no están amparados, entre otras cosas, por la doble indemnización establecida por el presidente Alberto Fernández, a días de asumir, dentro del paquete de medidas por la crisis económica. No es un dato menor, ya que de acuerdo al Indec, en diciembre de 2019 cuatro de cada diez mendocinos tenían una relación laboral informal.

 

Fernando Barbera, presidente de la Asociación Empresaria, Hotelero, Gastronómica y Afines de Mendoza (Aegha), planteó que los hoteles no pueden trabajar y la mayoría de los restaurantes está cerrando ya que, si bien está previsto que puedan funcionar con un 50% de ocupación, no tienen clientes y les resulta “más caro encender las luces”.

El gastronómico indicó que los contratos eventuales no se renuevan y que la gente que se hubiera tomado a modo de refuerzo para este fin de semana largo o el de Semana Santa no va a tener trabajo. Un hotel, por ejemplo, puede emplear a seis mucamas más para estas ocasiones especiales. Lo mismo pasa con los mozos, que pueden ser dados de alta y de baja en el mismo día, para eventos particulares.  

Orlando Pelichotti / Los Andes

Para el turismo y la gastronomía estas semanas son claves, ya que son consideradas de “temporada alta”, hasta después de Semana Santa. Es por eso que son comunes los contratos de tiempo determinado por estos meses. En el caso del personal que se contrata por día, durante el verano, Vendimia y hasta Pascuas, pueden llegar a trabajar, indicó Barbera, 17 días para una empresa y 17 más para otra.

El titular de Aegha opinó que el gobierno debería  ayudar a las empresas a que paguen a quienes están en la nómina fija, pero también debería ofrecer un subsidio directo a los trabajadores eventuales. “Hay que poner foco en los empleos. Dar dinero para que puedan comer”, lanzó. 

 

Fabián Manzur, presidente de la Asociación de Salones de Fiestas de Mendoza, reconoció que la situación es crítica para los 500 empresarios asociados y sus empleados. Detalló que todos tienen una planta permanente pequeña que se encarga de las tareas de mantenimiento, pero a la mayoría se le ha dado licencia porque han tenido que cerrar sus puertas; medida que entiende necesaria ante la amenaza del coronavirus. En un fin de semana normal, contratan un número importante de trabajadores, que puede llegar a las 100 personas, entre mozos, ayudantes de cocina y encargados de limpieza. “La mayoría son jóvenes que no pueden tener otro empleo, porque estudian, y ahora se han quedado sin ingresos. A ellos hay que sumar a las empresas de catering que trabajan con los salones”, comentó. 

Manzur indicó que el gobierno debería ofrecer medidas diferenciadas, ya que los supermercados, almacenes, carnicerías y farmacias no están en la misma situación. Por otro lado, advirtió que si no se toman medidas adecuadas, solo se logrará “patear” el problema  hacia adelante. Este sería el caso, indicó, de una postergación del pago de impuestos, ya que igualmente deberían pagarse a futuro.

La preocupación es compartida por Daniel Ariosto, presidente de la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM), quien comentó que diversas entidades asociadas a la Cámara Argentina de Comercio han planteado al Gobierno Nacional que, si no se apoya a ciertas actividades del comercio y servicios, cuando esta crisis sanitaria desaparezca la situación será muy crítica. 

Ariosto resaltó que el rubro de comercio y servicios genera el 65% del PBI nacional y el 68% de los empleos registrados. “Las más afectadas por las restricciones son las pymes, que ahora no podrán pagar sueldos y tal vez lleguen a cerrar; sobre todo si se llega a una cuarentena extendida”, lamentó. 

Orlando Pelichotti / Los Andes

La voz del Gobierno

Desde el Ministerio de Gobierno, Trabajo y Justicia de la provincia indicaron que “es muy pronto para evaluar el efecto de las restricciones por el coronavirus en el empleo” y aclararon que los índices oficiales son medidos por Nación, junto al Indec y  AFIP. 

En tanto, desde la cartera de Economía provincial, detallaron que en la mañana de ayer tuvieron reuniones con representantes de diversas cámaras, de distintas partes de Mendoza, para conocer cuáles son los sectores más afectados y escuchar propuestas.

Adelantaron que hoy se darán a conocer medidas que tendrán concordancia con las que se adopten a nivel nacional. 

 

Crisis profunda

Daniel Garro señaló que la economía argentina era endeble antes del coronavirus y que el mundo ya estaba por ingresar en una recesión entre 2020 y 2022, por lo que el virus sólo aceleró esos procesos. “S hay cierre total,  quienes trabajan por cuenta propia irán a la quiebra y los comercios seguirán ese camino”, comentó. 

“Suspender el pago de servicios y alquileres no es una respuesta adecuada, porque eso corresponde al sector privado, que es el que genera valor y consumo. Tampoco los subsidios resolverán el problema. Se tendrían que dejar de cobrar los impuestos durante tres meses y los legisladores deberían dejar de percibir su salario por 90 días. El Estado debe ser el que haga el esfuerzo”, indicó.