Por las redes Sábado, 23 de mayo de 2020

Crearon un protector facial inflable que permitiría poder volver a bares y restaurantes

Fue creado por diseñadores italianos con el objetivo de que sea favorable par poder comer y beber mientras la persona lo tiene puesto.

Por Redacción LA

Un grupo de diseñadores italianos crearon un novedoso sistema inflable que permite a las personas comer y beber mientras lo usan pero que al mismo tiempo sirve para prevenir contagios por coronavirus. El objetivo de su invento es que el mismo sirva para ser utilizado en bares y restaurantes, rubros que más complicados se encuentran de volver al ruedo como antes de la pandemia.

 

El nuevo estilo de vida al que debe acostumbrarse la humanidad respecto a las flexibilizaciones de aislamiento obligatorio que muchos países están llevando a cabo, tienen un denominador común: distanciamiento social y el uso de barbijos o tapabocas. Pero estos últimos suelen ser incómodos, ya que mientras la persona los utiliza no puede beber ni comer, en cambio con los protectores faciales de este grupo de italianos, éstas acciones serían más fáciles.

Este sistema inflable tiene una cobertura de 180 grados, con el objetivo de ser usado o distribuido en bares y restaurantes permitiendo a las pesonas poder comer y beber mientras utilizan protección.

La máscara, bautizada Soffio (soplo en italiano) fue creada en conjunto por MARGstudio, Alessio Casciano Design y Angeletti Ruzza. Tiene un estilo parecido a las escafandras plásticas que en muchos países se están utilizando, por sobre el barbijo, pero la protección es de 180°: cubre toda la parte delantera de la cabeza para crear un "espacio personal protegido", explicaron.

 

Además explicaron que otra de las ventajas que presenta el producto es que se puede fabricar por menos de un euro, algo ideal para que cualquiera lo pueda comprar o incluso para que los locales gastronónimos los distribuyan en la entrada para que la gente pueda volver a consumir.

"El Soffio permite continuar realizando las acciones de beber y comer exactamente como lo hicimos antes, pero de manera segura", dijo Annalisa Grasselli, de MARGstudio, subrayando que el protector "no cambia nuestras formas de experimentar la vida social en restaurantes o bares".