Fincas Brand Content Martes, 6 de agosto de 2019

Crean un laboratorio vitivinícola cooperativo en San Martín

No sólo prestará servicios a sus asociados, sino también a externos que lo requieran.

Por Redacción LA

Se trata de un moderno laboratorio ubicado en el departamento de San Martín, Mendoza, cuyo principal objetivo es brindar un servicio de excelencia a las cooperativas vitivinícolas asociadas, pero también a externos que lo requieran.

Tanto en su diseño como en su armado, contó con el asesoramiento del Instituto Cooperativo del Vino (ICV) de Francia, que aportó su experiencia.

Además, uno de los puntos destacables es el sistema de recolección de muestras, el cual tiene una especial incidencia en la época de Vendimia, ya que el laboratorio se encarga de buscarlas por diferentes puntos. A su vez, los resultados son enviados a los clientes de manera electrónica, disminuyendo los plazos y los costos de la información.

Cada muestra es ingresada con un sistema de códigos de barra, que permite un estricto seguimiento de cada muestra, así como una total confidencialidad en el análisis.

 

“Básicamente, es un servicio de asesoría enológica integral para bodegas en su primera etapa, en la que se trabaja con un laboratorio muy moderno, con instrumental de alta tecnología para la parte analítica y se acompaña con un seguimiento y asesoramiento de personal especializado en la elaboración de vinos y conservación de los mismos”, explicó Soledad Riveros, jefa del Laboratorio. “También se puede trabajar en prácticas especiales y otros aspectos enológicos de interés”, añadió.

Al tratarse de un equipamiento muy moderno y costoso, este sistema permite que las cooperativas tengan disponible tecnología de punta con la que no cuentan de manera individual, para contar con datos precisos.

“El asesoramiento es muy importante en función de las decisiones de inversión de las bodegas, habida cuenta de la oferta tan variada que hay en tecnología”, destacó la especialista.

 

A su vez, el laboratorio cuenta con un desarrollo de investigación, con el apoyo del INTA, con el que se realizan protocolos que luego son llevados a escala industrial con en algunas cooperativas que tienen un diseño acorde.

“Una diferencia que podemos destacar con el modelo francés, es que en Mendoza también está involucrada la parte agronómica. Es decir, trabajamos junto a los ingenieros agrónomos para mejorar la calidad del vino desde el trabajo con la uva en el viñedo”, añadió la enóloga.

Este proyecto se realizó gracias a la gestión, formulación y ejecución de COVIAR. En tanto, los aportes fueron del FITAP, mientras que otra parte fue aportada por ACOVI y las cooperativas vitivinícolas asociadas.

Información y contacto: laboratorio@sevicoop.com.ar