Sociedad Martes, 18 de junio de 2019

Costa Atlántica: clases fueron suspendidas por fuerte temporal

Mar del Plata, Mar Chiquita, General Alvarado, Villa Gesell y Pinamar, las ciudades afectadas.

Por Redacción LA

Ocurrió en la Ciudad de Mar del Plata, Buenos Aires. Con unos 30 evacuados, algunos barrios sin energía eléctrica y unas 60 escuelas con accesos o instalaciones afectados por la acumulación de agua, el gobierno municipal resolvió extender también al turno tarde la suspensión de clases que se había dispuesto para el inicio de esta jornada a raíz de un intenso temporal que afecta a esta ciudad y toda la zona.

Algo similar ocurrió en los distritos vecinos de Mar Chiquita, General Alvarado, Villa Gesell y Pinamar dado que las condiciones climáticas eran muy adversas, con lluvias fuertes y continuas desde la mañana de anteayer. Y para esta tarde se esperan complicaciones con fuertes vientos, según informó diario La Nación.

 

"El viento es más peligroso que el agua por la posibilidad de que caigan árboles", aseguró el intendente Carlos Arroyo, que se encargó de confirmar esta suspensión de clases de jornada completa ante partes que anuncian para la tarde ráfagas de hasta 60 kilómetros por hora. Y anticipó que durante la tarde se evaluará la situación para determinar si mañana se puede normalizar la actividad educativa en el distrito.

Cinco familias de la zona norte de la ciudad debieron abandonar sus hogares por el avance del agua y permanecen por estas horas en uno de los centros de evacuación dispuestos por el municipio. Rodrigo Goncalves, titular de Defensa Civil de General Pueyrredón, no descartó que puedan darse más casos. "Se está evaluando y se intervendrá en la medida que sea necesario", dijo.

La cantidad de familias que debieron dejar sus casas es mucho mayor, aunque la mayoría lo hizo por decisión y medios propios. Sin requerir asistencia oficial, permanecen en domicilios de familiares, amigos o vecinos hasta que las condiciones meteorológicas mejoren y baje el agua que en varios sectores de la ciudad cubre las calles de vereda a vereda.

 

En la medida que la lluvia de un respiro se realizará una revisión del estado de las escuelas para determinar si están aptas para recibir a los alumnos.

Si bien se estima que 60 tienen inundadas las calles de acceso, al menos la cuarta parte de ellas también tienen acumulación de agua en patios, filtraciones en espacios interiores y con ello riesgo de instalaciones eléctricas humedecidas.