Sup. Economía Domingo, 21 de abril de 2019 | Edición impresa

Consumo: AFIP pierde ante la inflación en el cobro del IVA

Para los especialistas, los malos resultados en el ingreso de recursos fiscales confirman la recesión.

Por Mariano Zalazar - mzalazar@losandes.com.ar

La contribución de Mendoza en la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) cayó 9,2% en 2018, según datos relevados por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Este resultado encendió la alarma en la provincia, ya que confirmó una fuerte caída de la actividad económica durante el año pasado. 

AFIP informó a Los Andes que en 2018 percibió un total de $ 8.187 millones en concepto de IVA dentro de Mendoza, tomando como referencia únicamente el dinero percibido por “pagos directos y retenciones” en el plano impositivo (lo que se recauda por ventas). Ese valor superó por un 21,6% nominal a lo recaudado por el organismo nacional en todo el 2017 ($ 6.731 millones), pero quedó muy lejos de compensar el efecto de la inflación.

De acuerdo a los informes del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), el Índice de Precios al Consumidor (IPC) tuvo una variación acumulada del 34,3% en el total de Argentina entre el 2017 y 2018. Eso significa que cada peso que recaudó AFIP el año pasado, tuvo un poder de compra 34,3% menor al que tenía en 2017. 

 

Teniendo en cuenta esa variable, se deduce que el monto percibido por AFIP en Mendoza en concepto de IVA, sufrió una caída real del 9,2% durante el año pasado. 

Detrás de los números

Hay dos impuestos que sirven como “termómetro” del nivel de actividad económica. Uno es percibido por la administración Provincial (Ingresos Brutos) y el otro es de índole nacional (IVA).

Los resultados recaudatorios publicados por Administración Tributaria Mendoza (ATM) demuestran que el monto percibido por Ingresos Brutos refleja una caída real del 5% en relación al 2017.

En principio, se puede atribuir la baja en la recaudación a una disminución de la actividad económica, pero la ministra de Hacienda y Finanzas de la provincia, Paula Allasino, explicó que parte del balance negativo se debe a la aplicación del Programa Plurianual de Reducción de Alícuotas, que bajó la presión impositiva para cientos de actividades. 

La reducción de aranceles es real e impide reconocer con exactitud cuánto de la caída del 5% de Ingresos Brutos se debe a la recesión económica y cuánto a la reducción de tasas.

La disminución de las ventas de los supermercados y la baja del consumo minorista son ejemplos de la baja de la actividad económica. | Gentileza

En el caso del IVA la situación es diferente. El contador Carlos Schestakow explicó que “la reforma impositiva del 2018 no aplicó cambios que expliquen una reducción tan significativa en la recaudación por IVA”. De hecho, remarcó que ocurrió justamente lo contrario. “Se hicieron modificaciones que apuntan a aumentar el monto percibido por el Impuesto al Valor Agregado. Por eso, la retracción se debe indudablemente a una caída en el nivel de actividad económica de Mendoza”, comentó el contador.

Se mostró de acuerdo el economista Carlos Rodríguez, quien señaló que “a la hora de analizar una baja en la recaudación de IVA, es inevitable hablar de un menor nivel de consumo”. Sin embargo, advirtió que hay otro factor a tener en cuenta. Si bien no se puede atribuir la baja a un aumento de la morosidad, debido a que el IVA va incluido dentro del precio de bienes y servicios, sí puede haber crecimiento de la informalidad.

“En escenarios económicos delicados, con caída en el nivel de consumo e inflación en aumento, es usual que se venda más sin emisión de comprobante. Así se evita tributar por el IVA y si el Estado pierde eficiencia en los controles fiscales, la recaudación puede bajar”, indicó.

 

Fue diferente el análisis del economista Sebastián Laza, asesor del Ministerio de Economía del Gobierno de Mendoza, quien consideró que los resultados de recaudación del IVA no reflejan lo que efectivamente ocurrió con el nivel de actividad económica de la provincia en 2018.

“El estudio que hacemos desde el Ministerio demuestra que la economía provincial creció levemente el año pasado. Tuvimos un primer semestre muy bueno y una segunda parte del año complicada, pero el balance general fue positivo”, aseguró.

“Si bien es cierto que el informe estadístico se elabora a partir de la producción y no de las ventas, de ninguna forma se puede haber registrado una caída del nivel de actividad del 9,2% en 2018”, apuntó Laza.

“De hecho, algunos organismos privados han medido una retracción económica de Mendoza durante el año pasado, pero en porcentajes que no superan el 2% de caída”, agregó el representante del Gobierno Provincial. 

Daniel Garro, economista y director de Value International Group, se mostró en desacuerdo con ese análisis y explicó por qué, desde su punto de vista, una caída tan pronunciada en lo percibido por IVA es factible. “El resultado no sorprende. Al analizar la caída hay que tener en cuenta que AFIP está presentando el dato de lo que recaudó por IVA a través del consumo en general. Cuando se habla de actividad económica, en cambio, hay muchos otros factores que intervienen, como el comercio exterior y el gasto público”, comentó el economista. 

“Estos resultados demuestran que la economía está sumergida en una recesión muy profunda. Mendoza no está ajena a la crisis nacional y sufre las consecuencias de forma directa, aunque podría atenuar los efectos negativos profundizando la baja del gas y reduciendo más impuestos”, agregó el economista. 

Rubros en baja

El nivel de actividad de algunos sectores económicos de Mendoza explican por qué la recaudación por IVA estuvo tan lejos de ganarle a la inflación en Mendoza durante el 2018. Sirve de ejemplo el resultado de las ventas de los supermercados de la provincia, que el año pasado sufrieron una caída del 6,3% en relación al 2017.

 

De acuerdo a los informes publicados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), solo tres de once rubros de productos relevados en los “súpers” locales tuvieron un balance positivo en 2018. Uno fue el de “electrónicos y artículos para el hogar”, que cerró el año con un repunte del 11,7%, gracias al impulso logrado en los primeros meses del año pasado, antes de la devaluación. Los otros rubros que crecieron en ventas fueron bebidas (7,6%) e indumentaria (0,2%).

El resto de los rubros cayeron y algunos se desplomaron, como los “alimentos preparados y de rotisería” que sufrieron una retracción del 36,1% en 2018. Los supermercados de Mendoza tampoco pudieron sostener su nivel de ventas en “frutas y verduras” (-15,5%) y en artículos de almacén (-9,2%), entre otros rubros. 

Otro ejemplo de caída del consumo que explica la menor recaudación por IVA en Mendoza es el de las ventas minoristas. Los datos más recientes publicados por la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza (DEIE), demuestran que el volumen de ventas del sector comercial de la provincia se contrajo 7,3% entre enero y noviembre del 2018, en comparación con igual período de 2017 (aún no está disponible el dato de diciembre).

 

Tomando como referencia los primeros once meses del año pasado, se comprueba caída de ventas en los rubros de esparcimiento (-15,5%), productos de librería (-15,4%), amoblamientos (-12%), perfumería (-6,3%) e indumentaria (-8,2%), entre otros.

Únicamente creció la venta de ropa deportiva (4,2%) y de juguetes (9,7%).

Fue significativa también la caída del sector automotor. Los datos relevados por la Dirección Nacional de Registros de la Propiedad del Automotor (Dnrpa) demuestran que las ventas de vehículos 0 km se contrajeron 7,3% en Mendoza durante el 2018, pese a que el primer cuatrimestre del año había cerrado con récord histórico de patentamientos. La diferencia en relación al 2017 fue de 2.471 unidades, lo que claramente impactó negativamente en la recaudación de AFIP.

Los tres sectores mencionados (comercio minorista, supermercados y autos) son solo algunos de ejemplos de caída de consumo en la provincia. También pueden encontrarse sectores con balance favorable, pero el resultado general es negativo, como lo demuestran las estadísticas del IVA.

Balance ambiguo a nivel país

Los datos de recaudación de IVA en el total país muestran una situación muy diferente a la de Mendoza. Según las estadísticas publicadas por AFIP, en 2017 el ente recaudador percibió $ 542.115 millones por el Impuesto al Valor Agregado en todo el territorio nacional. En 2018, el valor recaudado por ese tributo ascendió a $ 767.719 millones, monto que fue suficiente para superar la variación acumulada entre un año y otro. 

Caída. En el total de Argentina, la recaudación general se contrajo 2,7%. | Gentileza

Recordando que el IPC avanzó 34,3% en el período analizado, se deduce que la recaudación por IVA tuvo un incremento del 5,4% en términos reales. Cabe recordar, que ese dato corresponde a lo que AFIP define en sus informes estadísticos como "pagos directos y retenciones - impositivo", es decir lo que percibe únicamente por consumo. 

No obstante, cuando se toma en consideración el total de recursos percibidos por AFIP en 2018, se encuentra un resultado adverso en el total de Argentina. Sumando todo lo recaudado por impuestos, más lo captado por seguridad social y por derechos aduaneros, AFIP recaudó $ 2.842.216.743 en 2017 y alcanzó los $ 3.713.409.148. La variación nominal de un año a otro fue de 31%, lo que no fue suficiente para contrarrestar el efecto negativo de la inflación. En términos reales, se registró una caída del 2,7%.