Fincas Sábado, 28 de diciembre de 2019 | Edición impresa

Consiguen detectar la mosquita de la soja a tiempo

Es una plaga que se encuentra en Asia y reportada en algunos países de América Latina hace algunos años.

Por Redacción LA

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) logró desarrollar una técnica para detectar a tiempo la mosquita de la soja, cuyo nombre científico es “Melanagromyza sojae”. Se trata de una plaga ampliamente distribuida en el continente asiático y reportada en Brasil en 1980 y en Paraguay en 2017. En ambos países causó daños en soja.

Mariela Fogar, investigadora del INTA Sáenz Peña (Chaco) aseguró que “si bien en Chaco no hay reportes de presencia de la mosquita de la soja, sí se detectaron daños similares en plantas de garbanzo en Jesús María y en el norte de Córdoba”.

 

Por este motivo, destacó la importancia de estar informados y realizar monitoreos constantes, atender a aquellas plantas que presenten síntomas de marchitamiento, perforaciones en el tallo y galerías en su interior. “Es clave identificar correctamente a la plaga, aprender acerca de su estilo de vida para, después evaluar las estrategias para controlarla”, señaló Fogar.

 

En esta línea, remarcó la importancia de implementar paños verticales color amarillo impregnados con aceite de comer desde los primeros días de emergida la soja.

Además, aconsejó “realizar un muestreo del lote con transectas que cubra la superficie de siembra de modo representativo”.

 

En el caso de que se detecte la presencia de la plaga, Fogar recomendó colocar las muestras de plantas en bolsas y acercarlas al INTA o a instituciones de investigación para la determinación de esta potencial plaga.