+ Deportes Martes, 23 de abril de 2019

Conocé al equipo de chicos que arrasó en el surf argentino

El Team Quiksilver-Roxy logró seis títulos de los nueve en juego en el circuito junior que terminó este finde en MdP. Estos son los talentos

Por Julian Mozo, especial para Más Deportes

“Dicen que no hay dos sin tres… Es que uno siempre vuelve donde se sintió bien, lo trataron bien y donde quedaron cosas por hacer juntos”.

Martín Passeri, ícono del surf argentino, está lejos de ser un filósofo aunque a veces su discurso lo asemeje. Lo que sí tiene es algo que lo diferencia del resto: un entusiasmo desbordante, un espíritu inquebrantable, una pasión contagiosa y una sabiduría cautivante. Por eso el quíntuple campeón nacional (1999, 2001, 2006, 2008 y 2012) no lo pensó dos veces cuando le propusieron regresar por tercera vez al Team Quiksilver, con el que empezó su carrera en 1995 y luego regresó entre 1998 y 2004. Este nuevo retorno fue pensando en el presente y el futuro porque si bien Tincho sigue compitiendo y peleando títulos a dos meses de cumplir 44 años, su rol se ha diversificado hasta convertirse en el entrenador del momento y en la persona indicada para gestionar un emprendimiento como el CEEIS, el Centro de Enseñanza y Entrenamiento Integral de Surf ubicado en el balneario Honu Beach.

“Fue emocionante saber que la marca líder del surf se fijó en el trabajo que hago actualmente en distintas facetas. Y volver a Quik como Team Manager, Coach y rider fue muy especial. Creo que principalmente estaban buscando una palabra autorizada para liderar y reorganizar la parte deportiva de los grandes surfistas que tienen, sobre todo con una gran apuesta a los jóvenes, al semillero del surf nacional”, explica Passeri. Los resultados no tardaron en llegar y de forma abrumadora. El Team Quik y Roxy arrasó en los torneos juniors que terminaron este finde en Mardel, quedándose con seis títulos de los nueve en juego.

Cocó Cianciarulo, la ascendente figura de Roxy, fue campeona en las categorías M18 y M16 con apenas 15 años, el marplatense Juan Cruz Ruggiero (17 años) se consagró en M18, el miramarense Nazareno Pereyra (15 años) ganó en M16 y Thiago Passeri, el hijo de Martín, se llevó con holgura (ganó cinco fechas) el primer campeonato de la historia en M12 con sólo 10 años. Y para completar un panorama increíble, en M10, una división experimental, se impuso Simón Siri, con apenas ¡siete añitos! Es el hijo del experimentado Maxi Siri, también rider del team Quik. Además, por si falta algo, Abril Solís fue tercera en M18 y Pereyra, el subcampeón en M18. “Notable realmente porque en las categorías que no ganamos es porque no tenemos atletas”, completa Passeri.

Passeri sigue siendo un competidor nato que ama los nuevos desafíos. Con la lycra y la tabla, está 2° en el campeonato nacional Open cuando quedan dos fechas para el final, pero sin ellas también se destaca como encargado de transmitir conocimientos a las nuevas camadas. “Enseñar es algo que siempre me gustó y creo que la transición se fue dando de forma natural gracias a la confianza que Gustavo Mondo y todo el equipo de Honu me dieron para armar el CEEIS. Formarlos, perfeccionando métodos, me apasiona realmente”, admite. Los éxitos llegaron demasiado rápido, aunque eso no lo sorprende. “Es un equipo que merece estos resultados por el gran compromiso que cada uno muestra en los entrenamientos y por cada acción que tienen como deportistas. Siento, además, que ha sido clave este programa que la marca ha puesto en marcha para darles apoyo y estructura. Es lo que potencia sus habilidades y cualidades”, resalta quien, en los 90, sentó las bases más sólidas del profesionalismo que hoy disfruta el surf argentino. 

Cuando habla de Cocó, la hija del prestigioso músico Sr Flavio, Passeri nombra tres veces la palabra talento. “No tiene techo”, remata sobre esta surfista de 15 años que explotó en los últimos dos. Sobre Abril Solís cree que “es un diamante que se ha sabido ir puliendo”. Pasando a los chicos, opina que Nazareno “tiene talento y rebeldía en su cuota justa”, que Ruggiero “es el surfista juvenil más maduro que tiene todo para ser más que un campeón nacional” y cierra con Andrés Mondo, que ya se mezcla con los grandes, diciendo que “tiene talento y estilo, una personalidad relajada con buenas bases”.

Para lo último deja a su hijo, Thiago, sin profundizar ni meterle presión. “¿Qué tiene del padre? Que te da vuelta la serie en la última”, describe con una carcajada. Pero luego se pone serio. “Yo lo acompaño como padre y lo guío como coach, como al resto, sabiendo que edad tiene y lo importante es que disfrute en este momento de su vida”, concluye quien volvió, ahora más como mentor, para seguir dejando una huella en el surf argentino.