Sup. Economía Domingo, 5 de enero de 2020 | Edición impresa

Congelamientos: frenos a las subas de productos y servicios

El nuevo Gobierno Nacional apunta a recuperar el poder adquisitivo de los salarios postergando aumentos por 180 días.

Por Mariano Zalazar - mzalazar@losandes.com.ar

Uno de los objetivos prioritarios del gobierno de Alberto Fernández es reactivar el consumo y para lograrlo, deberá compensar rápidamente el poder adquisitivo perdido por los salarios en los últimos cuatro años. Cabe recordar, que en el promedio nacional los sueldos quedaron 20 puntos por debajo de la inflación durante la era Macri.

El Estado está atacando el problema por dos frentes. Por un lado, mejorará los salarios mediante paritarias y decretos (los privados recibirían un bono de $ 4.000 en cuotas); por el otro, está congelando los valores de productos y servicios que tienen alta incidencia en el bolsillo de las familias. La mayor parte de los “frenos” de precios son implementados por la Nación, pero Mendoza también hará lo propio con algunas medidas provinciales, tal como lo anunció el gobernador Suárez la semana pasada. 

 

A simple vista, los economistas entienden que las medidas serán efectivas para reactivar el consumo en el corto plazo, pero hay dudas respecto al impacto económico que puedan traer a futuro.

Servicios públicos

A nivel país, una de las intervenciones más significativas realizadas por parte del Gobierno Nacional es la que se concretó sobre las tarifas de luz y gas, que estarán congeladas por 180 días. La medida fue oficializada en el marco de la “Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva”.

 

Mientras dure dicho congelamiento, se renegociará el esquema tarifario con las empresas del sector energético, que estaban trabajando con el sistema implementado por la administración de Macri. Cabe aclarar, que el Gobierno de Mendoza acompañará esta disposición, congelando por seis meses el ítem de la luz que es de incumbencia provincial, el Valor Agregado de Distribución (VAD). 

En lo que respecta al agua, el esquema tarifario depende solo de la Provincia, por lo que habrá que esperar la decisión del gobernador Rodolfo Suárez para conocer con precisión que ocurre con las boletas. En la audiencia pública realizada en diciembre, Agua y Saneamiento Mendoza (Aysam) pidió un incremento de 162% en la tarifa. 

 

La omisión del agua en el anuncio del gobernador sobre los congelamientos, hace pensar que sí habrá una suba, aunque podría ser un porcentaje menor al solicitado por la empresa en diciembre.

Combustibles

Tan importante como las tarifas, es el freno de las subas de precios de los combustibles. Según la Dirección Nacional de Registros de la Propiedad del Automotor (Dnrpa), en todo el país hay 16.379.997 vehículos en circulación, un número que pone en evidencia el alcance que tendrá la medida de forma directa. 

 

Sin embargo, lo más importante en este caso es el efecto indirecto, que recae sobre casi todos los precios de la economía. Es que el valor de los combustibles repercute sobre el costo de distribución de alimentos, bebidas y toda clase de productos. De hecho, cada vez que los destilados suben, se espera un aumento pronunciado del Índice del Precios al Consumidor (IPC). 

Créditos hipotecarios

Una de las herramientas preferidas por los últimos gobiernos para generar movimiento económico, han sido los créditos hipotecarios. No obstante, los préstamos atados a la inflación (las cuotas varían de acuerdo a las Unidades de Valor Adquisitivo), se volvieron un problema para los beneficiarios. Tal es así, que el gobierno de Macri se vio obligado a congelar las cuotas al valor de agosto del año pasado y Alberto Fernández decidió prorrogar el beneficio al menos durante enero. 

 

Mientras tanto, se evalúa la implementación de un nuevo sistema de actualización de cuotas, que le permita a los beneficiarios no retrasarse con el préstamo y a su vez, le garantice al Estado el ingreso necesario para poner en marcha nuevos créditos en el futuro. 

Alimentos y bebidas

La semana pasada venció el período de exención del IVA para algunos productos del rubro alimenticio, lo que derivó en subas de hasta 10% en los valores de dichos artículos en las góndolas de los supermercados. Sin embargo, el Gobierno Nacional confirmó la renovación del programa Precios Cuidados para 500 productos, lo que garantizará el congelamiento de algunos precios por al menos tres meses.

 
Alimentos. Se confirmó la continuidad del programa Precios Cuidados.
 

Boleto de micro

En noviembre se realizó la audiencia pública para determinar el incremento sobre el boleto de micro. Todo indicaba que la tarifa mínima de $ 18, pasaría a $ 25, pero Suárez anunció en conferencia de prensa que el pasaje sería valiendo lo mismo por los próximos seis meses. 

Salarios de funcionarios

Aunque no repercute directamente en los ingresos de los hogares, generó mucho impacto mediático el anuncio del congelamiento de los sueldos de los funcionarios públicos por seis meses. Esto incluye también a los legisladores, jueves, fiscales y demás integrantes del Poder Judicial. 

 

Además, varios municipios se sumaron a la medida. Al cierre de esta edición, habían confirmado que no subirían los sueldos los departamentos de Las Heras, Capital, Luján, Tupungato, Godoy Cruz, La Paz, Guaymallén y Santa Rosa, General Alvear y San Rafael.  

De acuerdo a lo informado por el Gobierno, el congelamiento del boleto y la luz, tendrá un costo fiscal de $ 3.500 millones, que en parte será compensado por el dinero que se “ahorrará” por mantener los salarios sin cambios. 

 

En lo que respecta a las medidas nacionales, la principal preocupación por parte de los economistas no es costo fiscal en sí, sino el impacto económico que habrá cuando terminen los congelamientos y la falta de un esquema estructural que permita el sostenimiento de estas políticas y garanticen la continuidad de una eventual reactivación económica.

Preocupan las consecuencias de intervenir en los precios

Economistas consultados por Los Andes coinciden en que las medidas tomadas tanto a nivel Nacional como Provincial ayudarán a reactivar el consumo en el corto plazo, pero hay temor por lo que ocurra dentro de seis meses. 

 

Sebastián Laza, asesor del Ministerio de Economía, explicó que “habrá un efecto positivo en el bolsillo de los asalariados” y opinó que, si bien habrá saltos grandes de precios al finalizar los seis meses de congelamientos, “los incrementos serán inferiores a la inflación del período”.

Fue diferente la opinión del economista Daniel Garro, quien  se mostró preocupado por lo que pase el día 181. “Si en el camino no se corrigen problemas estructurales de gasto público y déficit,  tendremos un problema grande. No habrá posibilidad de financiamiento y seguirá creciendo la emisión monetaria, lo que traerá más inflación”, advirtió.

 

Otros economistas privados señalaron además, que “los atrasos tarifarios pueden provocar desinversiones por parte de las empresas de luz, gas y agua en el largo plazo".