Economía Martes, 23 de abril de 2019 | Edición impresa

Confusión y pocos carteles en el debut de precios esenciales

Faltaron productos, se mantienen los valores existentes y sólo un supermercado tenía instalada cartelería.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

En las primeras 24 horas de “Precios Esenciales”, la mayoría de los 62 productos que forman parte del programa no estuvieron disponibles en las góndolas de los hipermercados de Mendoza. Los que sí se encontraban, porque ya integraban la lista de Precios Cuidados, no habían sido identificados como “Esenciales”. De todos modos, las empresas que adhirieron a la iniciativa tienen tiempo hasta el próximo lunes, 29 de abril, para disponer de todos esos alimentos.

De cuatro puntos de ventas que recorrió Los Andes en la mañana de ayer, solo uno tenía un par de productos con una fotocopia que indicaba que se trataba de un “precio esencial”. El resto mantenía la cartelería de Precios Cuidados, con los faltantes que se venían registrando desde hace un tiempo.

 

Un repositor de uno de los hipermercados, comentó que habían recibido mucha mercadería -en general- a primera hora, pero no habían alcanzado a sacarla de las cajas. En otro punto de venta, un empleado explicó que están esperando que les llegue stock de estos productos, ya que hubo poco tiempo para la implementación.

Es que el programa fue anunciado el miércoles pasado por funcionarios nacionales, en el marco de una serie de medidas económicas y sociales que tienen como objetivo paliar el efecto de la inflación y alentar el consumo. En cuanto a los productos que fueron considerados esenciales a la región Cuyo llegan 62-, mantendrán su precio durante seis meses.

 

Precios congelados

El listado de Precios Esenciales incluye aceite, yerba mate, infusiones, harina, pan rallado, rebozador, conservas, fideos, arroz, polenta, galletitas, azúcar, yogures, postres, mermeladas, leche y bebidas. Algunos ya integraban Precios Cuidados y otros solo forman parte de este nuevo acuerdo. Del total de productos, hay dos tipos de arroz y tres variedades de fideos se encuentran en producción. En tanto, de las cuatro presentaciones de leche, las dos de la marca La Martona (de Mastellone) sólo se podrán comprar en Buenos Aires y Ciudad Autónoma, mientras que las dos que llegarán a la región Cuyo -entera y descremada UAT Los Apóstoles, de Adecoagro- se encontrarán a partir del 7 de mayo, a $ 47,48. De hecho, en uno de los híper estaba el cartel y el precio, pero el estante vacío.

 

Precios más bajos

Previo al “congelamiento”, algunos alimentos que ya estaban en Precios Cuidados y ahora pasaron a Precios Esenciales, tuvieron un incremento de un 20% en promedio. Esto generó confusión y dio lugar a distintas situaciones. En algunos súpers e hipermercados siguen habiendo artículos señalizados como “Cuidados”, pese a tener el precio actualizado de los “Esenciales”. En otros casos, se pueden adquirir los productos que forman parte del plan pero a montos inferiores (mantienen el valor anterior a la suba del 20%).

Así, los fideos Regio, que tendrán un precio de $ 22,45 cuando pasen a ser Esenciales, por ahora cuestan $ 21,58 en las góndolas de los comercios locales. El tomate perita Arcor costará $ 25,53, pero por el momento se consigue hasta a $ 24,31; al azúcar Dominó se le fijó un valor de $ 36,13, pero todavía se puede pagar $ 34,25 y la harina Morixe tiene un precio congelado de $ 25,70 para la 000 y de $ 36,19 para la 0000, pero podía conseguirse ayer por $ 24,02 y $ 33,82 respectivamente.

 

La situación se repite también con la yerba mate, el mate cocido, el cacao en polvo, el aceite, el arroz y el yogur. Se debe destacar que esta situación no se extenderá en el tiempo, ya que los súper e hipermercados tienen hasta el próximo lunes, como plazo máximo, para señalizar debidamente los Precios Esenciales y ajustarse a los montos establecidos desde Nación.

Sin embargo, pese a que los productos de este programa suelen ser los más baratos, en algunos rubros, como galletitas y bebidas, se pueden encontrar marcas más económicas. Además, las ofertas que cada comercio fija también pueden llegar a valores competitivos, por lo que sigue vigente la recomendación al consumidor de prestar atención a las diversas opciones.

 

Así, en uno de los locales, la marca Acuenta ofrece precios inferiores al programa oficial en fideos ($ 20,90), en harina 000 ($ 22) y arroz ($ 30,20 el kilo). El puré de tomate Vigente a $ 18,88 es una alternativa al “esencial” Arcor, que cuesta $ 28,49. La misma situación se da con otras marcas y productos.

Dudas por el impacto del programa en la inflación

Desde Fundación Mediterránea manifestaron que los anuncios del miércoles 17, que tienden a generar algún alivio en el bolsillo de distintos segmentos de consumidores, tendrán verdadero impacto sobre las expectativas en la medida en que la inflación comience a ceder.

 

La ampliación del esquema de “Precios Cuidados” y el despliegue del resto de los incentivos (Ahora 12, descuentos focalizados, créditos Anses) no tienen entidad para bajar la inflación, un fenómeno que tiene que ver con otras variables. Los especialistas plantearon que habrá que ver si la desaceleración de precios de este mes se profundiza, o si ocurre un nuevo sacudón en las expectativas, con un tiempo cada vez más escaso de cara al proceso electoral.

Un índice con variación superior a 4 % era esperado para marzo, ya que en febrero hubo una baja apresurada de tasas y el consiguiente rebote del dólar, pero el guarismo finalmente anunciado puede afectar la credibilidad y las expectativas, en un momento inoportuno por la cercanía de las elecciones.

 

En el plano técnico, el freno a la inflación observado en la segunda semana de abril muestra que los instrumentos de corto plazo de la política económica habían comenzado a recuperar efectividad. La base monetaria apunta a contraerse 1,7% en abril en relación a febrero, con una variación interanual que convalida poco más de la mitad de la inflación de doce meses (30% vs 55%).

Sin embargo, hay que observar la reacción del mercado cambiario a los datos de inflación, para determinar si el cambio de tendencia se extiende o vuelve a frustrarse.