Sociedad Policiales Domingo, 26 de mayo de 2019 | Edición impresa

Conductores ebrios: causaron ocho muertes en menos de cinco meses

La alta siniestralidad registrada en lo que va del año en la provincia, hizo resurgir la discusión por la tolerancia cero.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Mujeres, hombres, grandes y chicos, personas que tenían sueños y toda una vida por delante que quedó trunca por la imprudencia de conductores que tomaron alcohol en exceso, salieron a manejar a altas velocidades y provocaron graves accidentes. En total son 8 los fallecidos en estas circunstancias en lo que va del 2019, 6 de ellos murieron en el acto y 2, días más tarde en el hospital. De un total de 61 víctimas fatales de accidentes viales -que perdieron la vida en el lugar del hecho- en este mismo periodo, según registra el Ministerio de Seguridad. Son 8 personas que sin quererlo dejaron familias incompletas y un dolor muy grande en toda la sociedad.

Imagen ilustrativa

Justamente en este contexto resurge una vez más el proyecto de tolerancia cero al consumo de alcohol para conducir, que tiene varios antecedentes en la provincia y que se ha implementado en otras latitudes como Córdoba, Salta, Tucumán, La Rioja, Neuquén y Entre Ríos. De aprobarse, el proyecto que fue presentado recientemente por la diputada Hebe Casado, se pasaría de los 0,5 gramos alcohol por litro en sangre permitidos a 0 para toda persona que se encuentre al frente de cualquier tipo de vehículo. La iniciativa legislativa reabrió el debate y mostró posturas tanto a favor como en contra.

“Favorece la salud pública”

Sergio Saracco, director de Toxicología de la provincia, se mostró a favor de la medida ya que la que considera como un aporte a la salud pública. “Tenemos que plantear la tolerancia 0 al alcohol al volante porque es una situación que genera un riesgo muy importante en la sociedad y tenemos que empezar a tomar acción”, manifestó convencido. El médico y director del Observatorio de Salud Pública y Problemáticas de Consumo de la UNCuyo, trazó un paralelismo entre esta posible modificación y la promoción de ambientes libres de humo de tabaco. “Al tener muchos espacios restringidos se logra que las personas fumen menos, de la misma forma, poner estas políticas de tolerancia promueve que se reduzca el consumo”, señaló.

 

Por otra parte, explicó que a la tolerancia del 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre se llega por consenso, pero que no garantiza que no estén alterados los reflejos de las personas. “Sabemos que no hay una dosis segura de alcohol y que va a depender de cada persona la tolerancia o susceptibilidad” , subrayó Saracco. En tanto aclaró que con su postura no está en contra de la industria: “Pero hay situaciones que no son negociables: embarazo, lactancia, sub 18 y cuando estás manejando un vehículo, después queda en la responsabilidad de cada uno”, sentenció.

Tanto Darío Tagua como Fernando Giunta, coordinador y miembro -respectivamente- de la Unidad Fiscal de Tránsito del Ministerio Público Fiscal, también ven con buenos ojos la tolerancia cero. “Va a ser una herramienta más que va a ayudar a prevenir delitos de tránsito, habría que ver cómo se implementa”, manifestaron. Por otra parte apuntaron a un cambio cultural de la conducta para poder lograrlo. 

“No cuesta nada que en un grupo uno sea el que va a manejar y no tome absolutamente nada, es una cuestión de costumbre”, deslizaron.

“No soluciona el problema”

Para Héctor “Budy” Roitman, perito en accidentología vial y tránsito, la tolerancia cero al alcohol no soluciona el problema de fondo. “No es verdad que esta medida ayude a reducir siniestros, ya que cuando se producen la persona está totalmente fuera de la ley”, expuso. Para él, lo fundamental está dado por el control. “Si vos ponés en 0 y no controlás no sirve para nada. Parece una medida para evitar enseñarle a la gente cuánto puede tomar para llegar a 0,5”, deslizó el experto. En ese mismo sentido remarcó que ataca donde no corresponde. “Una mejor opción sería que todos los restaurantes tengan alcoholímetro o comprar alcoholímetros para todos los patrulleros”, propuso a la vez que apuntó a la educación. 

Juan Carlos Pina, gerente de Bodegas de Argentina, también se postuló en contra de la medida. “Nosotros remarcamos que hay una ley nacional que regula la tolerancia 0,5, como en la mayoría de los países del mundo, lo que permite compatibilizar el manejo con la ingesta”, señaló a la vez que aseguró que no le encuentra sentido a bajar este límite de velocidad. 

“Es muy simpático proponer este tipo de medidas, sobre todo cuando se lo asocia a accidentes, pero la gente que conduce en malas condiciones ya infringió la ley”, sentenció. 

Asimismo aseveró que no se están proponiendo sanciones más duras para aquel que conduce con 0.5 de alcohol en sangre. 

 

“No tiene sentido si vamos a seguir con un control muy bajo y sanciones que no coindicen”, añadió. Por otra parte, destacó que desde la organización que dirige han hecho un esfuerzo muy grande para fomentar el enoturismo y que con diferentes iniciativas fomentan el consumo responsable de bebidas alcohólicas.

Los casos fatales de 2019

El 2019 comenzó con uno de los casos más resonantes de exceso de alcohol al volante.

El 14 de enero Roberto Aucachi atropelló y mató a dos personas con su auto (Aymara Tejada y Gabriela Riquelme) mientras caminaban en la lateral del Acceso Este, además dejó personas heridas. El 27 de enero Javier Colaiacovo le provocó la muerte a Mariela Pulitti, quien viajaba de acompañante en su vehículo. Quince días después Claudio Villalba mató a Jorge Quiroga que esperaba el micro en Las Heras. El 20 de febrero Esteban Martín hirió a Camila Pérez quien falleció en el hospital.

 

En mayo se registraron tres muertes: un hombre de apellido Tellez falleció luego de que fuera embestido por Pedro Tormo el 1 de mayo, mientras que Luciana Montaruli falleció cuando iba en un taxi y fue embestida por José Paulos el sábado 18. El domingo 19 Ian Agüero colisionó a un Peugeot que circulaba con 5 ocupantes y provocó la muerte a una de ellas.

Más alcoholemias positivas

En lo que va del año, el Ministerio de Seguridad ha realizado 10.784 controles de alcoholemia, de los cuales 1.547 (14,3%) dieron positivos, se trata de 440 resultados positivos más en comparación con el mismo periodo del año pasado. El director de Seguridad Vial, Oscar Hómola aseguró que los números son elocuentes y que permiten comprobar el aumento en el consumo de alcohol. “Lo que hemos notado es que el alcohol ya no se da sólo a la salida de los boliches, sino en cualquier momento y lugar”, comentó el funcionario. “Se toma en canchas de pádel, de fútbol y hasta en festejos familiares. Los chicos cuando van a fiestas de 15 y 18 llevan mochilas en sus bebidas, son tendencias sociales que hacen que haya aun mayor incremento en los tests”, remarcó. 

 

Equivalentes de alcohol 

La cantidad de alcohol en la sangre de una persona después de tomar bebidas alcohólicas depende, además del tipo y la cantidad, de consideraciones genéticas, biológicas y de medición, por lo que no es igual para todos. De todas formas se suelen tomar ciertas medidas estimativas que varían entre hombres y mujeres. En hombres se llega por debajo de los 0,5 gr/l con: -100 cc de vino -300 cc de cerveza -30 cc de fernet -25 cc de otros destinados Mientras que en las mujeres se estima que es la mitad.

Seis imputados por dolo  eventual en lo que va del año

Por las 8 muertes ocurridas en la provincia por el alcohol al volante, hay 6 detenidos imputados por homicidio simple con dolo eventual y 1 una persona en libertad imputada por homicidio culposo agravado. Los hechos que protagonizaron estos sujetos fueron tomados por la Unidad Fiscal de Tránsito donde desde diciembre pasado apuntan a calificar los hechos, siempre teniendo en cuenta sus circunstancias y particularidades, con la figura de dolo eventual. 

“Es un tema discutido en la doctrina, pero nosotros hemos optado por esos criterios”, explica Darío Tagua, coordinador de la Unidad Fiscal de Tránsito. “Conducir un auto con una grave alcoholización y a una velocidad no precaucional, son dos condiciones que hacen que exista gran probabilidad de causar muertes o lesiones y uno lo acepta porque sigue conduciendo. Eso hace que se entienda tácitamente la posibilidad de que ocurra por lo que aparece el dolo eventual, que es distinto al dolo directo que es cuando uno daña porque quiere hacerlo”, precisó. A su vez, lo diferenció del homicidio culposo que se da cuando no existen estas condiciones objetivas de gran probabilidad de que ocurra el hecho. “Puede haber habido una imprudencia, como no respetar un semáforo en rojo o ir en 50 km/h cuando lo permitido es 40 km/h, pero la persona no puede haber previsto lo que ocurrió”, explicó. 

 

Por estas mismas características ambas figuras tienen penas muy distintas: el homicidio simple con dolo eventual de 8 a 25 años de prisión mientras que el homicidio culposo agravado, que solía utilizarse antes con mayor frecuencia, de 3 a 6 años. “Desde el accidente de la Costanera, el pasado 14 de diciembre, empezamos a aplicar este criterio”, comentó Fernando Giunta, miembro de esta unidad fiscal, quien aclaró que en el caso del único detenido por este caso no medió el consumo de alcohol, sino otros elementos. El letrado recordó que en el caso Turbus, que si bien no perteneció a esa unidad fiscal, se logró la sentencia por homicidio simple con dolo eventual sobre el acusado.

“Como arrancamos hace alrededor de un año todavía no se han elevado a juicio nuestros casos, pero se vienen teniendo resultados positivos en este aspecto ya que los jueces están aceptando esta calificación”, subrayó Tagua a la vez que señaló que con estas medidas también apuntan a la prevención.