Policiales Viernes, 12 de abril de 2019

Condenaron a padre e hijo por asesinar a un menor de edad en Guaymallén

Nahuel Ramos y su progenitor Ariel recibieron 11 y 10 años respectivamente, por el crimen de Facundo Martínez (17), ocurrido en 2017.

Por Ariel Cubells - Especial para Los Andes

Poco más de un año le llevó a la Justicia esclarecer el crimen de un menor, que tuvo como acusados a un hombre y a su hijo, que ahora fueron condenados en un debate oral. 

El hecho ocurrió el 9 de diciembre del 2017 en Guaymallén y la víctima fue Facundo Nicolás Martínez (17), apuñalado luego de ser perseguido en la calle por los sospechosos. Todo se habría iniciado por una discusión por drogas. 

 

Nahuel Ramos y su padre Ariel recibieron 11 y 10 años respectivamente, como coautores de un homicidio simple. En la sentencia del hijo se incluyó una causa de lesiones leves agravadas por ser la víctima un efectivo policial, ya que en el momento de su detención agredió con un cabezazo a un uniformado, provocándole una herida que requirió 10 puntos de sutura. 

El fallo fue ventilado por el juez Ramiro Salinas este jueves, y como fiscal de cámara actuó Gustavo Pirrelo, quien también llevó adelante la investigación. El defensor de los imputados había pedido absolución, considerando que se trató de un caso de legítima defensa. 

Según se reconstruyó en la instrucción, en la madrugada en la que se cometió el asesinato Martínez y unos amigos le habían comprado drogas a Nauel Ramos. El conflicto se dio posteriormente, cuando los "clientes" fueron a reclamarle por la calidad de los estupefacientes y el precio. Allí hubo una discusión, que horas después siguió ya que todos vivían por la zona de Jesús Nazareno. 

 

El desenlace fatal comenzó en la puerta de la casa de Ramos, cuando otra vez fueron a hostigarlo mientras estaba con su novia. Los gritos por la pelea hicieron que Ariel Ramos, el padre, se despertara y saliera a ver qué pasaba. Una vez en la calle, con su hijo comenzaron a perseguir a Facundo Martínez. 

Lo siguieron desde el barrio 9 de julio hasta el Amanecer de Oro, en donde el menor fue alcanzado. Lo tiraron al piso y lo apuñalaron cerca del corazón y en las costillas, quitándole la vida. 

 

Al día siguiente ya se encontraba detenido el mayor de los Ramos, mientras que el otro joven cayó tres meses después en su casa.

 Los dos fueron imputados como coautores. Testigos aseguraron que el padre corrió a la víctima con un objeto cortopunzante (algo así como una chapa), en tanto que su hijo portaba un destornillador.