Policiales Miércoles, 14 de agosto de 2019 | Edición impresa

Caso Próvolo: con la atención en Corradi y Gómez, se reanuda el juicio

Tras la postergación ordenada la semana pasada, vuelven al Tribunal Penal Colegiado los involucrados en la megacausa por abusos sexuales.

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

El juicio que hace posar los ojos del mundo entero en Mendoza se reanudará hoy, luego de estar pausado durante una semana. Se trata del debate por la primera causa que investiga los abusos sexuales cometidos contra chicos sordos en el instituto religioso Antonio Próvolo (Luján), y que tiene a dos curas y a un exjardinero imputados por 28 episodios de abuso sexual y corrupción de menores.

 

Durante las primeras dos jornadas previas a la interrupción -lunes y martes de la semana pasada-, el debate se desarrolló intermitentemente y con el foco puesto en situaciones que involucran a dos de los tres imputados. Por un lado, el cura Nicola Corradi (83) -y por medio de su abogada, Alicia Arlotta- alegó que no podía escuchar nada de lo que estaba aconteciendo en la Sala 4 del Tribunal Penal Colegiado; situación que vinculó a su avanzada edad. Incluso, Arlotta se paró por momentos al lado del religioso y le habló a los gritos, aunque Corradi no mostró reacción alguna.

 

Luego de algunos cuartos intermedios que transcurrieron sin necesidad de suspender la audiencia, el miércoles último se dispuso que se reanudara siete días después. Además, el Tribunal dispuso que se le entregara diariamente al octogenario sacerdote -con seis imputaciones en Mendoza y más denuncias en las sedes del instituto de La Plata y de Verona- una copia audiovisual de las audiencias. También solicitó que se articulara con la Legislatura la participación de taquígrafos para transcribir todas las audiencias.

 

Sobre esto se espera que haya novedades hoy, más teniendo en cuenta que ya se probó dándole al cura italiano unos auriculares con volumen elevado para que pudiera escuchar lo que iban diciendo los testigos que declararían. Sin embargo, Corradi manifestó que sólo escuchaba “ruidos”.

Pericias al exjardinero

Durante la tarde de ayer se realizaron unas nuevas pericias psicológicas y psiquiátricas a Armando Gómez (49), el exjardinero del Próvolo y quien tiene seis imputaciones por abuso sexual y hechos de corrupción de chicos. Estuvieron a  cargo de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo, y contaron con peritos de control de las distintas partes (de las víctimas y de la defensa de los imputados).

 

Estas pruebas serán claves para determinar si Gómez -quien también es sordo y manifestó no entender Lengua de Señas, aunque lo hizo por este medio- comprende lo que está aconteciendo durante el debate. Y si está en condiciones de enfrentar el juicio por los abusos que cometió.

 

El tercer imputado es el también cura Horacio Corbacho, quien acumula 26 imputaciones por abuso sexual (con violaciones incluidas) y episodios de corrupción contra los exalumnos del Próvolo. Sobre él no existe ningún pedido en especial. A los tres imputados los defiende Arlotta, quien es defensora oficial del Ministerio Público de la Defensa.
 

Custodia a las víctimas 

Durante la segunda jornada del juicio, el tribunal (presidido por Carlos Díaz) determinó que las víctimas que integran la primera causa -en total 11 adolescentes y jóvenes- no volvieran a declarar en el juicio.

 

 Esto era algo que habían solicitado tanto los abogados de las víctimas como el Ministerio Público Fiscal; quienes habían propuesto que se reproduzcan las cámaras Gesell donde los jóvenes ya han relatado sus tormentos. De esta manera, se evita la revictimización.

Ante el pedido de la abogada de los imputados para que las víctimas reiteraran las declaraciones, finalmente los jueces dispusieron que se recurra al material ya filmado.

 

Durante los últimos días, el Gobierno de Mendoza dispuso custodia policial en las escuelas a las que asisten los denunciantes para preservar su integridad.