Sociedad Miércoles, 11 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Con apoyo, el 80% de personas con Down pueden ser incluidas

Es la estimación que hace la neurosicóloga Soledad Saravia, especialista en el tema, que dará este viernes una charla en la UMaza.

Por Javier Hernández - jhernandez@losandes.com.ar

“La noticia de un hijo con síndrome de Down (SD) es un balde agua fría que uno no espera. Es así y es normal entonces que al comienzo, uno como papá se sienta mal, llore en soledad y haga un duelo que, insisto, es normal”, dice Soledad Saravia, neuroscicóloga y mamá de Simona una adolescente de 14 años con SD.

“Pero luego de eso es necesario recordar que un bebé es totalmente dependiente de sus papás, más allá de si tiene o no una discapacidad. Y en el caso de los niños con Down, la estimulación temprana es fundamental y los primeros tres años de vida son decisivos para el desarrollo”, explica la especialista: “Por eso siempre digo que lo que más ayuda a los padres es ver y hablar con otros papás que ya han recorrido el camino. Eso ayuda mucho, brinda apoyo y orienta”.

 

Soledad Saravia es doctora y especialista en neurociencia, vive en Buenos Aires, donde da clases desde hace más de una década y el año pasado estuvo de visita en Mendoza y dio una charla que giró en torno al funcionamiento del cerebro de las personas con SD, bajo un enfoque llamativo: “¿Qué tienen en la cabeza las personas con síndrome Down?”.

Este viernes vuelve a la provincia, invitada por la Asociación Down de Mendoza (Adom) para dar una conferencia en la Universidad Maza, que se dictará en el aula magna a las 15.30 y con entrada gratuita (la inscripción hay que hacerla a través de eventbrite.com.ar).

 

“El síndrome de Down ha sido siempre el mismo, no ha cambiado porque es un problema genético; sin embargo y a diferencia de lo que ocurría hace 100 años, hoy y con el apoyo adecuado, el 80% de las personas con Down son incluidas: leen y escriben, se manejan solas, viajan en colectivos, terminan la escolaridad, algunos siguen incluso el terciario y mucho otros trabajan”, enumera Saravia y completa: “Claro que para eso hay que entender que las terapias para un niño con SD son obligatorias, que las necesita tanto como un niño con bronquitis precisa de los antibióticos”.

Soledad Saravia viene a Mendoza invitada por Adom, que nuclea a familiares de personas con síndrome de Down: “Desde Adom trabajamos para la vida adulta independiente de las personas con SD y como hito principal buscamos que más allá de que estén cubiertos los temas de salud y legales, puedan desarrollarse en una sociedad inclusiva y no en una paralela”, dice Juan Chirca, su presidente: “Esa posibilidad comienza en la escuela, que luego de la familia es el  segundo lugar de inclusión genuino. La sociedad ha cambiado mucho, hoy la inclusión no es solo una palabra de moda, la gente apuesta a la diversidad y yo me entusiasmo con que mi hija (Sara de 8 años) cuando sea grande viva en una sociedad más abierta y experimentada”. 

 

La neurosicóloga es mamá de Simona, una joven de 14 años que cursa el secundario junto a tres hermanos: “Ella me ayuda a tener una mirada diferente, es una riqueza enorme tenerla en mi casa, un regalo de la vida”, cuenta la mujer: “Todos nacemos con un cerebro de 500 gramos que a los 6 años ha duplicado su peso y su desarrollo; entonces la estimulación temprana es fundamental, lo que no hacemos por nuestro hijos con Down en los primeros años de vida, luego será muy difícil recuperar.”.

Asociación Down de Mendoza

Adom es una asociación de padres de personas con síndrome de Down cuyos objetivos son brindar información y asesoramiento, pero también contención a familiares.  

La asociación aborda distintas áreas como son educación, salud, vida adulta, padres nuevos, recreación y trabajo. Además brinda charlas y conferencias habitualmente. El correo para entrar en contacto con la Asociación Down de Mendoza es consultasadom@gmail.com.