Sociedad Viernes, 14 de junio de 2019 | Edición impresa

Comunidades: Eslovenia es el país más joven con mayor presencia en Mendoza

Refundaron su Estado en 1991, tras separarse de la ex Yugoslavia. Hoy, los eslovenos locales van a homenajear a su máximo escritor.

Por Pedro Straniero - pstraniero@losandes.com.ar

Patria de músicos, filósofos y deportistas talentosos, la orgullosa tierra eslovena comenzó a escribir su historia en el siglo II antes de Cristo, cuando los pobladores del antiguo Reino de Noricum, hábiles en la extracción y comercio del hierro, lograron mantener su independencia del Imperio Romano gracias a que supieron convertirse en los principales proveedores de la materia prima para las armas legionarias en su guerra contra los celtas.

Hoy, luego de una larga historia en la cual el romántico país mediterráneo más chiquito que Tucumán fue escenario de tránsitos, ocupaciones, éxodos y revoluciones, los eslovenos afincados en Mendoza demuestran vitalidad con una fuerte presencia en la cultura local. En días, el 25 de junio, celebrarán su 28 aniversario como nación independiente tras haberse separado de la ex Yugoeslavia en esa fecha de 1991. Y hoy se nuclearán en torno a su mayor escritor contemporáneo, Drago Jancar, quien para la ocasión visita la provincia por iniciativa conjunta de la Sociedad Eslovena de Mendoza, la Embajada de la República de Eslovenia y la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo. Jancar (71) presentará su libro “Aquella noche la vi” -novela histórica situada en 1944- a las 18 horas en el aula C-11 de la Facultad de Filosofía y Letras de la Ciudad Universitaria. El acto tendrá entrada libre y gratuita para la comunidad académica y el público en general.

 

En el evento literario en la UNCuyo estarán presentes la Embajadora de la República de Eslovenia en Argentina, Jadranka Sturm Kocjan, y por supuesto destacados miembros de la comunidad eslovena mendocina, como el Cónsul Honorario José Smon, el arquitecto y escritor Bozidar Bajuk y su esposa la psicóloga y docente Teresa Grintal y el presidente de la Sociedad Eslovena Lucas Valentín “Tine” Smon. 

José Smon, quien oficia de representante diplomático en la capital mendocina desde hace 14 años, cuenta que su comunidad local está compuesta por unos 800 ciudadanos eslovenos, más los descendientes y familias integradas. El principal centro de encuentro de sus connacionales es la Sociedad Eslovena, fundada en 1949 y con sede en Urquiza 335 de esta capital. Pero también hay otros puntos de encuentro, como el grupo de Facebook de San Rafael, impulsado por Alejandro Habijan. O el local de ropa “Mosky” (hombre, en esloveno) de la ciudad de San Martín.

"El éxodo esloveno a traves de los Alpes". Llegaron a Italia y Austria y muchos emigraron a Argentina”.

Por otro lado, según detalla Smon, hay en nuestra ciudad dos bastiones representativos de la cultura eslovena que merecen destacarse: la Plazoleta República de Eslovenia, inaugurada por el ex intendente Víctor Fayad el 30 de noviembre de 1991 en Paso de Los Andes y Arístides Villanueva, que fue la primera plaza pública creada en el mundo con ese nombre, apenas 5 meses después de la creación del Estado esloveno; y el Colegio Esloveno Anton Martín Slomsek, que funciona en la Parroquia de Fátima, en Joaquín V. González 163 de Godoy Cruz. Ese colegio público de gestión privada, comenta orgulloso Smon, “empezó a funcionar hace 10 años con las salitas de 4 y 5 años y ahora tiene su primera promoción de séptimo grado”. “Y es el único colegio esloveno de su tipo en América Latina”, agrega.

 

A su turno, Bozidar Bajuk -nacido en Eslovenia y establecido en Mendoza después de atravesar medio mundo y riesgosas persecuciones junto a su familia (ver aparte)- remarca que la Sociedad Eslovena de Mendoza es una organización activa que nuclea a unos 150 socios y promueve actividades como educación en jardín de infantes y cursos de idioma esloveno para adultos. En lo artístico, han conformado un coro mixto, el octeto esloveno masculino y grupos de teatro, folclore y danzas típicas eslovenas y argentinas.

Un cruce hacia la libertad

Bozidar Bajuk y Teresa Grintal llevan 54 años de casados, tienen 6 hijos y una historia en común: ambos cruzaron los Alpes huyendo del yugo soviético en 1945, para luego pasar 3 años en campos de refugiados en Austria y finalmente cruzar medio mundo para establecerse en Mendoza. Así lo contaban en una entrevista de Carla Romanello publicada en este diario el 2 de junio de 2015:

“El primer domingo soleado de mayo de 1945 -relataba Bozidar-, desbordados por la inseguridad, comenzamos el camino hacia Karavanke, límite norte con Austria. La terrible y larga Segunda Guerra Mundial llegaba a su fin. Eslovenia comenzaba un triste capítulo de su historia: se acercaba el período del comunismo. Nuestros padres decidieron abandonar el territorio de Eslovenia, abandonar su querida patria. Deseaban, a cualquier costo, asegurarnos un futuro de paz y libertad”.

 

Por su parte, Teresa recordaba emocionada: “Como mi papá era parte del ejército esloveno tuvo que irse antes y partimos las mujeres solas con mi mamá, mi abuela y mis hermanas. Salimos con un trozo de pan encima y con lo que teníamos puesto, hasta las zapatillas mojadas porque llovía”. 

El gran escritor esloveno, en Filosofía y Letras

Hoy se presenta el libro “Aquella noche la vi” en un acto que reunirá a la comunidad eslovena, con la presencia del famoso escritor. 
 
Autor: Drago Jancar (71).

Título de la obra: “Aquella noche la vi”, novela histórica.

Lugar: Aula C-11 de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo.

Hora: 18 horas.

Acceso: libre y gratuito.

Organizan: Embajada de Eslovenia en Argentina, Consulado de Eslovenia en Mendoza, FFyL y Sociedad Eslovena de Mendoza.