Sup. Economía Domingo, 18 de febrero de 2018 | Edición impresa

Compras en el exterior: ¿qué factores contribuyen a que sigan?

El autor asegura que algunos factores impositivos y macroeconómicos seguirán impactando en las decisiones de los consumidores durante 2018.

Por Pablo Salvador - Doctor en Economía

Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas minoristas a nivel nacional se recuperaron durante el último trimestre de 2017.

Concretamente, aumentaron en términos interanuales, 1,6% en octubre, 0,4% en noviembre y 1,1% en diciembre, luego de haber acumulado 21 meses de caídas.

Sin embargo, esta recuperación no alcanzó para cerrar el año con números positivos y 2017 terminó con una caída de 1,5%. En enero de este año, las ventas minoristas volvieron a caer, 1%. 

Esta situación se ve agravada en provincias de frontera como Mendoza. Según la Federación Económica de Mendoza (FEM), en nuestra provincia las ventas minoristas cayeron 2,5% en el último año, y 1,5% en enero de 2018. 

Según la CAME, la caída es mayor en estas provincias porque se ven afectadas por el continuo cruce de compradores locales a las localidades fronterizas.

En muchos casos, la cercanía reduce los costos de comprar en los países vecinos y esto explica, en parte, la mayor caída en el comercio local que enfrentan muchas de estas provincias. 

En esta línea, un informe del Departamento de Estudios de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile (CNC) señala que los argentinos concentran el 38,7%  de las compras con tarjeta bancaria extranjera en el país vecino y que entre enero y noviembre de 2017 los argentinos aumentaron su gasto con tarjeta 17% con respecto al mismo período del año anterior (aunque reconocen que las compras de argentinos en Chile fueron de más a menos durante 2017). 

Es cierto que las ventas minoristas mejoraron en el cuarto trimestre del año pasado y mejoraron también con respecto al año 2016 -en el cual habían caído 7% a nivel nacional y 8% en Mendoza-, en parte por la mejora del poder adquisitivo de los salarios en los últimos meses.

Datos del Indec muestran que no sólo los salarios del sector privado mejoraron en noviembre (y en el acumulado a noviembre) en términos reales, sino también los salarios del sector público y los del sector informal.

Otro de los factores que contribuyeron a recuperar este indicador fueron las promociones exclusivas lanzadas en fechas especiales y el plan “12 cuotas todos los rubros, todos los días” impulsado por CAME y la Cámara de Tarjetas (ATACyC) en ciudades de frontera, que se sumaron a los ya existentes planes “Ahora 12” y “Ahora 18”. 

Sin embargo, al menos tres factores continuarán fomentando el éxodo de argentinos para comprar en el exterior. Uno de estos factores es el tema impositivo. La presión tributaria en Argentina es de 34% en relación al PBI, mientras que en Chile alcanza al 20% y el promedio de América Latina es de 25%. 

En nuestro país, 40% del precio final de los alimentos son impuestos, 50% del precio de la nafta son impuestos, 54% del precio de un auto son impuestos. Un segundo factor está asociado al grado de apertura comercial. 

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, reconoció hace pocas semanas, durante la presentación de un informe del Banco Mundial, que Argentina es una de las economías más cerradas, mientras que Chile es la economía más abierta de la región. Muchos productos están protegidos en Argentina con altos aranceles y trabas a la importación, mientras que en Chile ingresan a tasa cero provenientes de los mercados más competitivos del mundo. 

Finalmente, influye la dinámica del tipo de cambio, que todavía no logra disociarse de los precios. La volatilidad mostrada por el dólar en las últimas semanas terminará impactando en algunos precios, generando más presión sobre una inflación todavía muy elevada. Es que según datos del

Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central de la República Argentina de enero, se espera que para este año se ubique en 19,4%, dos puntos porcentuales por encima de los 17,4% esperados antes de la conferencia de prensa del equipo económico en la que se comunicó el diferimiento de las metas de inflación para los próximos años.