Mundo Club House Miércoles, 14 de noviembre de 2018

Cómo renovar tu casa cambiando las aberturas

Pocas cosas modifican tanto la estética de un espacio como las puertas. Aquí encontrarás las opciones más lindas y funcionales.

Por Redacción CH

Carpintería de aluminio en cuadrícula

Tiene una parte fija y otra rebatible para salir al jardín.

Corrediza: cuando falta espacio

Es una solución perfecta si es un gran cerramiento, para evitar que las puertas se descuelguen por el peso.

Ventana fija: una pared de cristal

La recomendación: apostá por un vidrio laminado de seguridad para evitar que se desprenda en caso de rotura.

De techo: luz natural cenital.

Una buena idea para multiplicar la luz porque da dos veces más luz que una ventana de pared el doble de grande.

De madera: ventanas que transpiran 

Regulan la humedad interior pero precisan de mantenimiento continuado.

Doble: para unir grandes espacios 

Optá por ellas si el vano mide más de 120 cm de ancho.

De cristal, para separar sin cerrar 

Si la intimidad no te resulta esencial, quedan perfectas y multiplican la luz y los metros al comunicar visualmente los espacios.

Giratoria: independiza sin perder luz 

Si la eligís, tené en cuenta que los espacios que comunique deben tener el mismo pavimento y cierta unidad decorativa.

Corrediza vista: gana espacio y decora 

No necesita obra y es la más económica.

Clásica y muy ligera: tipo vidriera 

Son muy decorativas y nunca pasan de moda, además de multiplicar la luminosidad.

Opaca: la máxima privacidad 

Mejor que sean anchas y no estrechas. Es la mejor solución si querés intimidad y aislamiento.

Fuente: elmueble.com