Fincas Sábado, 29 de febrero de 2020 | Edición impresa

Cómo producir frutillas de calidad todo el año

Desde el INTA destacan la importancia de combinar variedades tempranas, intermedias y tardías para poder lograr una buena cosecha.

Por Redacción LA

Con más de 10 mil toneladas de frutillas, Tucumán cerró una buena campaña productiva a pesar de las inclemencias del clima que demoraron la siembra. Desde el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) destacan la importancia de combinar variedades tempranas, intermedias y tardías para lograr una buena producción con rentabilidad durante toda la campaña.

Para Daniel Kirschbaum -investigador del INTA Famaillá, Tucumán-, “la campaña 2019 de frutillas en la provincia fue buena, a pesar de que las lluvias demoraron la siembra del otoño y posterior cosecha, que se extendió hasta fines de diciembre”.

 

Según explicó el experto, a lo largo del año, las cosechas se fueron acomodando y llegamos a tener una campaña positiva. En este sentido, indicó que en Tucumán hubo 340 hectáreas de frutilla que produjeron 10 mil toneladas, la mayoría comercializadas en el mercado en fresco y el resto para industria y congelados.

“Desde el INTA recomendamos trabajar con variedades tempranas como San Andreas, intermedias como Petaluma y tardías como Frontera y Camino real para lograr tener una buena calidad de fruta a lo largo de todo el año. La combinación de variedades permite que el productor obtenga una rentabilidad positiva durante el año”, comentó.

 

“El polo frutillero por excelencia de la provincia es la localidad de Lules, seguido por los departamentos de Famaillá, Monteros, Chicligasta y Tafí del Valle, siendo esta última la única zona que produce durante el verano, en contraestación”, agregó el especialista del INTA.

 

Con respecto a la incidencia de plagas y enfermedades, el técnico reconoció que “fue un año bastante tranquilo, sin graves daños, a pesar de haber registrado botryitis, antractnosis y macrophomina”.