Sociedad Miércoles, 11 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Cómo prestar más atención

El desafío que tenemos en épocas de redes sociales, videos disponibles y fotos en cualquier dispositivo, es el de gestionar nuestro interés.

Por Tim Herrera - New York Times. 2019

Todos lo hemos escuchado en algún momento: la tecnología nos está aislando del mundo que nos rodea. Es un cliché muy gastado para 2019, una idea similar a las reflexiones de “En mis días...” y las diatribas de “La televisión te derrite el cerebro”.

Sin embargo… hay algo de verdad en ello.

Veamos: a inicios de este año, The New York Times publicó que el “tiempo que pasamos en nuestros teléfonos móviles interfiere con nuestro sueño, autoestima, relaciones, memoria, capacidad de retención, creatividad y productividad, así como habilidades para resolver problemas y tomar decisiones”. Pues todo eso suena súper, sí, muy bien.

 

Siempre he sido alguien que elogia las virtudes de la conectividad permanente, pero reconozco que tomarte el tiempo para alejarte de todo con el fin de involucrarte con el mundo que te rodea es una manera invaluable y algo desaprovechada de hacer frente a la vida moderna.

De acuerdo, tal vez ahora estés pensando: sí, pero ¿cómo empieza uno a alejarse de todo de ese modo? Una cosa es creer que todos debemos llevar nuestras vidas con más calma y reflexión, pero otra es tener claro cuáles son los pasos prácticos para lograrlo.

 

Para saberlo, llamé a Rob Walker, autor de The Art of Noticing (el arte de prestar atención). En ese libro, Walker escribe: “Mantener el entusiasmo, conectar, encontrar un interés en el día a día, percatarte de algo que todo el mundo está ignorando: estas son habilidades vitales y objetivos nobles. Se ubican entre observar y ver, entre escuchar y oír, entre aceptar qué es lo que el mundo presenta y darte cuenta de qué es importante para ti”.

De nuevo, es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Entonces, como navegantes sobreestimulados y poco concentrados del mundo moderno, ¿qué podemos hacer para observar mejor?

 

“En un nivel más profundo, simplemente se trata de hacer el intento por desarrollarte y darte permiso de tener ese tiempo en el que te sintonizas con las cosas, le haces caso a tu propia curiosidad y observas hacia dónde te lleva este proceso”, explicó Walker, quien escribe una columna para Lifehacker donde da consejos para manejarse en el lugar de trabajo. “No tenemos mucho espacio para eso en la cultura actual”.

“Si tienes un momento libre, alguien lo quiere”, indicó.

Un factor necesario en todo este asunto es gestionar la atención. Todo lo que nos rodea exige nuestra atención, así que el mecanismo para oponer resistencia es prestar atención a lo que sí te interesa, y que te importe aquello a lo que le estás prestando atención, afirmó Walker. ¿En verdad es valioso usar tu tiempo para estar obsesionado con los pleitos de los creadores de YouTube o la tendencia del momento en Twitter? Tal vez, tal vez no… pero eres tú quien debe saber la respuesta.

 

Que quede claro: ese consejo no es el mismo que defiende un “estilo de vida desconectado”, una idea absurda que es una solución impráctica para un problema práctico. El punto más bien es percibir lo que te rodea, estar consciente del mundo que estás navegando y darte permiso para bajar el ritmo y solo… observar.

Por ejemplo, Walker mencionó que una de sus maneras favoritas para bajar el ritmo y observar el mundo es organizar una búsqueda del tesoro personal. Es algo que puedes llevar a cabo cuando, durante un encargo o una tarea cotidiana, usas tu tiempo para buscar algo que nadie quiere que observes. ¿Vas a la tienda? Camina por todos los rincones del edificio y solo observa lo que hay. ¿Vas al doctor? No le prestes atención a tu teléfono en la sala de espera y -de una forma que no incomode a los demás, por supuesto- fíjate en la gente que está a tu alrededor. Estas actividades sencillas y sin mucho riesgo pueden abrirte al mundo. La idea es que, durante estos momentos de total inactividad intencional, te concentres en lo que tú estás haciendo, en vez de enfocarte en lo que te estás negando. Siempre habrá tiempo para ver Instagram pero, ¿cuántas veces podrás observar y estar consciente del mundo?

 

Otra de mis tácticas favoritas que sugiere Walker: esta semana, registra diez observaciones sobre el mundo que estén libres de metáforas. Parece una tarea sencilla: ¿quién no podría ver diez cosas esta semana y escribirlas? El truco es hacerlo sin la parte de las metáforas. Solo estás viendo: no estás comparando, analizando ni haciendo referencias. Con eso te ves obligado a bajar el ritmo y contemplar de verdad el mundo que te rodea, en vez de pasar sin problemas y con pasividad por este.

Recuerda: se trata de observar, no de ver. Escuchar y no solo oír. Tomar conciencia de qué es importante para ti en vez de aceptar hacia dónde dirige el mundo tu atención.

 

“No hay nada más importante que las cosas que ves que nadie más ve”, comentó Walker. “Es ahí donde empiezan cada una de las innovaciones; es ahí donde comienza la creatividad. Es honrar a aquello de lo que te percataste, con lo cual te sintonizaste y que te interesa”.