Sociedad Miércoles, 22 de mayo de 2019

¿Cómo actúa el alcohol en nuestro cuerpo a la hora de conducir?

Es una droga que actúa sobre el sistema nervioso central.

Por Redacción LA

¿Cuándo a una persona se la puede considerar borracha?. Sergio Saracco, jefe de toxicología del  Ministerio de Salud de la provincia de Mendoza, director del Observatorio de Salud Pública y Problemática de consumo de la UNCuyo, en Radio Elevediez, explicó varios aspectos.

 

“Un estado de embriaguez, con concentración de 2 gramos de alcohol en sangre, el estado de recuerdo y de conciencia está presente. Generalmente esto se ve alterado cuando estamos con un estado de embriaguez profunda, donde sí se pierde la conciencia”, destacó Saracco.

Además, indicó: “También vemos que existe una tolerancia, adaptación que va teniendo el cuerpo a hacer ciertas actividades. Esto va permitiendo que toleremos mayores niveles de alcohol sin que nos demos cuenta que nos está afectando notoriamente el aspecto motriz y que es tan importante a la hora de conducir un vehículo”.

“El alcohol es una droga que actúa sobre el sistema nervioso central, en el cerebro y el cerebelo produciendo una disminución de las actividades cerebrales. Esto lo hace muy crítico a la hora de conducir”, agregó.

Por otro lado, aclaró: “Este estado de embriaguez produce una alteración de los reflejos. La reacción a los estímulos es mucho más lenta e imprecisa. Esto se agrava más cuando tenemos velocidad, ya que necesitamos más distancia para que tengamos tiempo de frenado del vehículo”.

 

Además, hay que tener en cuenta el efecto que se produce en la concentración visual. “Se produce una visión túnel, pierdo toda la noción de lo que está pasando en periferia, entonces ves lo que tenés únicamente por delante y la atención también se ve alterada”, acotó.

Finalmente, analizó: “También se asocia a un fenómeno propio del estado de embriaguez a la desinhibición, alteración de la autocrítica, un cuadro de euforia o excitación que hace que uno pueda conducir a más velocidad, porque se siente sumamente seguro, muy contento, muy alegre, pero la torpeza está presente”.