Espectáculos Miércoles, 16 de octubre de 2019 | Edición impresa

Perros veganos: ¿es posible adoptar una dieta sin carne para nuestras mascotas?

Este modo de alimentación para animales domésticos suma adeptos, pero también detractores. Los gatos, los menos recomendados.

Por Victoria Navicelli - Especial para Los Andes

La corriente “libre de carne” dejó de ser una propuesta para humanos y alcanzó la vida de las mascotas. Son muchos quienes intentan cambiar el plan nutricional de perros y gatos liberándolos de la ingesta de carne animal alimentándolos a base de frutas, verduras y cereales; cambiando su instinto natural por uno más alienado a la filosofía que ellos profesan. 

“El movimiento vegano crece a pasos agigantados, no solo como una moda, sino más bien, como una toma de conciencia ante el cuidado del cuerpo y el ecosistema”, sostiene Graciela Gálvez, cocinera energética especializada en cocina vegana. Y, como estas agrupaciones condenan el maltrato animal, muchos deciden involucrar a sus mascotas a su estilo de vida. No por nada marcas de suplementos vitamínicos y alimentos balanceados cien por ciento “veggie” suman adeptos convencidos de inclinar el menú de canes y felinos hacia ese lado de la balanza. 

 

¿Perros y gatos vegetarianos? 

Veterinarios y expertos en nutrición tienen serias dudas de que esto sea correcto, mientras que en el mercado crece la venta de productos a base de vegetales para animales domésticos: “Recibimos cientos de consultas sobre características del alimento balanceados para perros cuyos dueños desean sigan una dieta vegetariana”, dice Fernando Espinoza, comerciante dedicado a la venta de The Green Dog, un alimento balanceado proteico 100% vegetal (soja y maíz). 

Según estudios de la Universidad de Guelph (Canadá), en colaboración con un equipo de expertos en nutrición animal de Canadá y Nueva Zelanda, la dieta basada en productos de origen vegetal está estudiada con el fin de garantizar una buena alimentación, pero cada uno tiene características propias, por lo que resulta imprescindible acudir a un profesional antes de tomar la decisión de modificar su menú.  

 

Los resultados, publicados en la revista científica Plos One, muestran un elevado número de personas decididas a  nutrir a sus mascotas con una dieta a base de plantas. Cabe destacar que, un poco menos del 6% de las personas entrevistadas eran veganos practicantes. En total, el 1,6% de los 2.940 perros representados en la encuesta y el 0,7% de los 1.545 gatos están siendo alimentados con esta dieta estricta. Una de las autoras del estudio, Sarah Dodd, plantea que, con el relativo aumento del número de personas que optan por el veganismo, se está incrementando la proporción de mascotas que son alimentadas también con estas condiciones. 

Es posible el equilibrio

La nutrición dependerá de varios factores, tanto de la especie que se desee alimentar, su raza, como del estado fisiológico de la misma, ya sea un recién nacido, un cachorro, un adulto o un geronte.  “Se debe de tener presente que hay diferencias entre especies, ya que los gatos son estrictamente carnívoros y los perros son carnívoros facultativos, donde aceptan un mayor porcentaje de frutas, verduras y cereales.  Lo importante es que la dieta esté perfectamente equilibrada entre proteínas, fibras, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales según sus requerimientos”, sostiene el médico veterinario Juan Pablo Coniglione (MP 650), Especialista en Clínica de caninos y Felinos Domésticos y docente de la Facultad de Veterinaria, Universidad Maza. También es de fundamental importancia la materia prima con la que se elabora esa dieta,  ya que no será lo mismo una proteína proveniente de vísceras o harina de plumas a una proteína de carne, pescado o pollo. Es por todo ello que resulta difícil dar una dieta base para una mascota.

 

Este deseo de restringir el consumo de carne afecta más a los gatos, pues ellos “son estrictamente carnívoros, en el consumo de tejido animal encuentran los nutrientes que necesitan. Esto les permite mantenerse ágiles y tener músculos fuertes”, afirma Javier Laguna, estudiante avanzado de la carrera de Veterinaria de la Universidad Católica de Cuyo. Por su parte Coniglione asegura que los felinos son animales que deben consumir alimentos todos los días, “a los pocos días de no recibir una dieta equilibrada pueden verse afectadas funciones fisiológicas importantes y, en poco tiempo, comienza a notarse la pérdida de masa muscular hasta llegar a afecciones neurológicas”.  

Pero, ¿qué consecuencias tiene, en un perro y gato, no ingerir carne y derivados? Según el especialista y docente “estos animales no pueden obtener todos los nutrientes necesarios exclusivamente a partir de plantas o productos vegetales y, por lo tanto, necesitan consumir tejido animal para satisfacer ciertos requerimientos nutricionales.  

 

El gato tiene altos requerimientos proteicos, junto a necesidades de taurina, ácido araquidónico y vitamina A pre formadas por lo que necesita la inclusión de algún tipo de carne en su dieta ya que sería imposible satisfacer estos requerimientos con una dieta a base de vegetales.  Si quisiéramos dar una dieta vegetariana tendríamos que prestar mucha atención al nivel de nutrientes y suplementación necesaria de los nutrientes mencionados. Pero en este caso está contemplando solo la parte nutricional y ¿qué pasaría con la parte comportamental? No debemos olvidar que también su conducta  evolucionó para ingerir carnes”. 

Ahora bien, quienes apuestan por este movimiento “libre de carne” sostienen que lo hacen por empatía y coherencia a la hora de alimentar a canes y felinos. Por su parte, Gerónimo Scudeletti, propietario de Pet House, una marca dedicada a la venta de alimentos para mascotas a domicilio, “tanto Veguis (una de los alimentos balanceados más conocidos y 100% vegetal) como muchos de mis clientes aseguran que el alimento es de gran calidad y lo han corroborado a través de los años con el buen estado de salud de sus mascotas. Además, al no tener proteína animal y tener la necesidad de llegar a los niveles proteicos que la ley establece para ser considerado alimento balanceado; los ingredientes vegetales que usan para la elaboración son de excelente calidad, cuestión que no sucede con muchas marcas de alimentos balanceados a base de proteína animal”. 

 

Naturaleza animal 

Perros y gatos van a preferir comer carne. De hecho,  ¿quién no le ha dado comida casera a sus mascotas, que suelen separar todos los pedacitos de carne para comerlos primero o, simplemente, no comen las verduras?  Sí puede darse el caso de que algunos acepten las verduras y frutas, “sobre todo si son animales que desde pequeños se familiarizaron con estos alimentos”, dice Coniglione. 

Además, llevan miles de años de evolución natural como carnívoros, donde su  anatomía, fisiología y compartimiento evolucionaron a partir de su alimentación  a base de sus presas, “es por ello que resulta muy difícil, por no decir imposible, alimentarlos a base de vegetales.  No podemos cambiar algo que llevó mucho tiempo de evolución por una tendencia o moda”.

 

Con respecto a las dietas, al igual que las nuestras, deben de estar perfectamente balanceadas, es por ello que los alimentos comerciales “balanceados” nos ayudan con esto y nos ahorran tiempo, ya que dar una dieta casera implica dedicar tiempo a su preparación: “hay alimentos balanceados desarrollados especialmente para ciertas patologías. También nos dan mayor seguridad de que nuestra mascota no se contagie de alguna enfermedad que podría trasmitirse por dietas mal cocinadas”, añade Coniglione.  

Siguiendo con estos productos que el mercado ofrece, el médico veterinario marca un punto en contra, y es que, “a medida que se acerca la fecha de vencimiento, muchos nutrientes van perdiendo su función y, más aún, si no son conservados como se debe”. 

 

Es frecuente ver en tiendas de mascotas las bolsas abiertas expuestas al aire y el sol, produciendo un proceso de oxidación en el que se pierde el poder alimenticio de los mismos, sobre todo de vitaminas.

“También existe en la bibliografía reporte de alimentos balanceados que en su proceso de fabricación sufrieron un mal balance de sus ingredientes y provocaron problemas de intoxicación o de nutrición”. 

Una buena opción para despejar la mente y distraernos “es tomar algún curso de cocina para mascotas y ser nosotros quienes les demos una comida rica y saludable a nuestros amigos peludos”, agrega el experto, quien destaca que “siempre que sea en equilibrio, una dieta rica en vegetales será beneficiosa, aunque debemos respetar los porcentajes mínimos y necesarios de proteína”. 

 

Un movimiento que crece

En muchas partes del mundo, los movimientos “libre de carne” están extrapolando su decisión de no consumir productos derivados de animales a otros escenarios de su vida y tanto es así que, en la actualidad, existe un mercado pensado para mascotas.

 El movimiento vegano o vegetariano para perros es una realidad, pero también lo es la historia evolutiva de los animales. Si bien los perros son omnívoros, su requerimiento de proteína animal es alto. Mientras que, en los felinos la falta de carne podría tener consecuencias un poco más severas, tales como inflamación intestinal, intolerancia alimenticia, problemas dermatológicos y diabetes, entre otras.  

Si bien “la mayoría de las personas que compran este alimento son veganos y por ese motivo optan por este alimento, también algunos veterinarios ante pacientes con alergia a la proteína de la vaca, recomiendan este tipo de alimento“, agrega Scudeletti.

 

En el caso de que quisiéramos balancear el alimento de nuestras mascotas es importante hacer un control médico para adaptar el menú de acuerdo a la etapa de vida del animal y tomar responsabilidad a la hora de realizar los chequeos regulares. Por último, y no menos importante, hay que comprender que los humanos podremos tomar decisiones sobre nuestros estilos de vida, pero no debemos inmiscuir en ella las necesidades de estos seres que tanto amor nos dan y que merecen ser cuidados con compromiso.