Sociedad Domingo, 20 de octubre de 2019 | Edición impresa

Color y diversión en el Picnic por la Inclusión

Se desarrolló en el Parque Cívico con participación de más de 10 organizaciones que se dedican a difundir la temática.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Una multitudinaria ronda de baile que compartieron payamédicos, boy scouts, personas con discapacidad, adultos mayores y familias enteras llenó de alegría el Parque Cívico durante la primera edición del Picnic por la Inclusión. Así y con la idea de visibilizar la temática, la propuesta reunió a más de 10 instituciones, escuelas, organizaciones sociales y ONG que trabajan a diario por la inclusión, en un evento que incluyó juegos, música y stands con información, charlas en simultáneo y venta de productos.

Picnic Inclusivo

En el medio de la gran ronda los integrantes del Centro de Día Grinby marcaban el paso de las danzas seguidos con entusiasmo por el público. Allí Emanuel Zalazar (26), un joven con síndrome de down, se deslizaba con soltura demostrando las largas horas de práctica. Su orgullosa mamá Silvia aplaudía y sacaba fotos. “Nos encantó la propuesta y realmente lo veo feliz”, aseguró la mujer.

 

“Para nosotros son muy importantes este tipo de propuestas en las que invitan a nuestros hijos ya que ayudan a visibilizar que todos somos diferentes”, manifestó. A su lado, el papá Alejandro se mostró orgulloso de su hijo y contó que fue uno de los seleccionados para participar de la quinta edición de las Olimpiadas Down que se realizarán en Chile. “Junto a otros va a representar a Mendoza”.

Ignacio Blanco / Los Andes

En el otro extremo del círculo acompañaba el movimiento desde su silla de ruedas Martina Torres (23). Ella padece parálisis cerebral progresiva y es parte del grupo de Scouts de Carrodilla Luján, en el que asegura sentirse feliz. “Soy muy aventurera por eso decidí unirme al grupo el año pasado”, dijo la chica y contó que se juntan todos los sábados y que realizan distinta actividades. “Vamos de campamento y hacemos talleres, la verdad que la pasamos bien”, manifestó. 

 

Ella aseguró que le parece fundamental este tipo de eventos en los que se pone el foco en la discapacidad. “Siempre hay que hacer lo que uno tiene ganas, yo me uní a ellos y me sentí aceptada desde el principio”, remarcó.

Ignacio Blanco / Los Andes

Historias de vida

Cecilia Flores es ciega de nacimiento y cuando pudo “sentir” su foto por primera vez quedó maravillada. Participó de la “La fábrica invisible” un proyecto de accesibilidad que realizó una muestra con retratos de personas ciegas impresos en 3D y ayer estuvo acompañando a sus impulsores a difundir sus actividades. 

 

Tocando el busto que se creó con su imagen, Cecilia contó que apenas la tuvo en sus manos se reconoció por los rulos de su cabeza. “Decidí posar para este proyecto usando unas pesas porque me gusta mucho el deporte”, narró. 

Ignacio Blanco / Los Andes

Para ella ser ciega no es un impedimento para hacer lo que le gusta. “Hago pesas y natación que me apasionan por lo que siempre le digo a la gente que no se queden con las ganas de nada, que en el intento de hacer nuevas cosas se pueden sorprender”, dijo con optimismo.

 

En un stand cercano Mario Gutiérrez lucía la silla de ruedas adaptada con la que hace más de 30 años corre maratones. El mendocino es famoso por haber alcanzado el récord Guinness de mayor distancia recorrida en una silla de ruedas en 24 horas. “Siempre trato de promocionar el deporte adaptado para que más gente se sume”, expuso el hombre que padece las secuelas de la poliomielitis que tuvo de niño. “Si bien puedo caminar con bastones canadienses para el deporte necesito la silla”, comentó. Él es creador de la organización “Corre conmigo” que además de difundir realiza acciones solidarias para personas con discapacidad. “Arreglos sillas de ruedas y las dono a los que lo necesitan”, relató el hombre.

Ignacio Blanco / Los Andes
Ignacio Blanco / Los Andes
Ignacio Blanco / Los Andes

Parte del calendario 

Fabián Albarracín de la Red Inclusión Mendoza, institución organizadora del Primer Picnic por la Inclusión, contó que se pensó este evento como parte de las celebraciones por el Mes de la Inclusión. “Durante octubre todas las instituciones realizan actividades conmemorativas para este día pero siempre por separado, así que nos pareció una excelente idea juntarlas a todas para que compartan y que tengan una visibilización más masiva”, explicó. Asimismo destacó que su propuesta es que el evento comience a formar parte de la agenda anual de la provincia. “Nuestro objetivo es visibilizar la inclusión social que abarca discapacidad, adultos mayores y diversidad”, subrayó.