+ Deportes Lunes, 21 de octubre de 2019 | Edición impresa

Ciclotímico: la Lepra, un equipo bipolar

En el empate con Agropecuario, el Azul pasó de la risa al espanto en cuestión de minutos. Lleva cuatro sin ganar. 

Por Diego Bautista - dbautista@losandes.com.ar

Ver a este Independiente Rivadavia genera una rara mezcla de sensaciones. Para darse una idea, el sentimiento es similar al que producían las actuaciones del inolvidable actor y humorista Luis Sandrini, que hacía reír y llorar con la misma facilidad a los que observaban detrás de la pantalla.

 

Porque en cuestión de minutos, el hincha de la Lepra pasa de la sonrisa y la esperanza al murmullo, el insulto y la decepción. No existen términos medios porque es lo que brinda el equipo adentro de la cancha. 

Orlando Pelichotti / Los Andes

Entonces, en lugar de presionar con intensidad sobre la salida de Agropecuario, sale dormido en los primeros minutos y si no empieza perdiendo (como en San Juan) es por obra y gracia de un rival timorato que falla en el primer golpe

 

Le cuestan diez o quince minutos salir del letargo. Y cuando lo hace, parece otro equipo. Arrincona a su rival, lo defiende bien atrás y, ante el primer centro de esos que duelen,  Colombo entra como una tromba y el adversario tiene que sacar del medio. 

Orlando Pelichotti / Los Andes

Pero cuando tiene todo servido en bandeja para dar el golpe de nocaut, Pampu González se demora, Vesco lo traba y el grito queda atragantado en esa lógica ansiedad de hacer el tercero antes que el segundo.

 

Sin embargo, ninguna de las dos cosas suceden. No llega el segundo ni tampoco el tercero. Lo que sí llega es el empate de Agropecuario: falta innecesaria de Klusener al borde del área (encima llegó a la quinta amarilla y se pierde el próximo), toque de Miño para Montero y bombazo del “11” visitante que se incrusta en el ángulo superior derecho del arco del “Pity”. Golón. Y final de la etapa.

Orlando Pelichotti / Los Andes

El complemento comienza igual, con ese andar sereno, casi de spa de la Lepra. Y el rojiverde de Carlos Casares que empieza mejor y genera dos aproximaciones serias. Hasta que Theiler se da cuenta y manda a Matías Viguet a la cancha. En la primera que toca, el ex San Martín y Boca sacude la modorra con un zurdazo que se va cerca. Pero con el correr de los minutos se contagia del resto y otra vez vuelven a doler los ojos. El Azul tiene la pelota, pero no es profundo y no se le cae otra idea que tirar centros sin sentido. 

Theiler: “Este punto nos permite cortar la racha”

Sin autocrítica. Luciano Theiler, DT de los azules, analizó el protagonismo de su equipo con la posesión como único argumento. | Orlando Pelichotti / Los Andes

El entrenador de Independiente, Luciano Theiler, habló en conferencia de prensa y dijo sentirse con ganas y enfocado en seguir trabajando para revertir la situación. “Veníamos de dos derrotas seguidas y este empate nos permite cortar la racha. Todo queríamos ganar e intentamos por todos los medios.

Fuimos protagonistas, tuvimos mucho tiempo la  pelota y el rival nos llegó muy pocas veces. La demostración es que el rival nos convirtió a través de un gol de larga distancia, que es muy difícil ver ese tipo de goles en esta categoría. Tenemos que seguir enfocados en crecer y en mejorar para que lleguen los triunfos”, analizó el cordobés oriundo de la localidad de Justiniano Posse.

 

Consultado sobre la visita de los barras en la semana, Theiler comentó: “Los jugadores están enfocados en el día a día, en mejorar y en crecer”. Y por último, sobre la posible llegada de un refuerzo para suplir la baja de Marín: “Estamos detrás de un jugador, pero todavía faltan detalles que solucionar para que se pueda dar su llegada. No voy a dar nombres”.