Sociedad Miércoles, 28 de noviembre de 2018

Una estudiante mendocina junta firmas en Change para que no saquen días de vacaciones

Está dirigido a la DGE y al Gobierno. Asegura que la medida afectará negativamente el rendimiento escolar. En 5 horas juntó 4 mil firmas.

Por Redacción LA

La decisión del Gobierno provincial de iniciar el próximo ciclo lectivo el 18 de febrero ha caído muy mal en los alumnos y padres mendocinos. Ni bien fue anunciada, miles de personas demostraron su descontento en las redes sociales. 

Lejos de quedarse en la queja, una alumna decidió llevar su reclamo un poco más lejos.

A través de la página Change.org realizó una petición para exigir que las “las clases en Mendoza empiecen y terminen como ha sido por años”.

 

El texto, que está dirigido a la DGE y el Gobierno de Cornejo, asegura que la medida afectará a los “alumnos de Mendoza ya que no tendrán tiempo para descansar bien del colegio y les generara mucho más estrés”.

Según el escrito, estos dos factores influirán directamente en el rendimiento escolar de los chicos, el cual bajará. Como solución, plantea la eliminación de nuevo cronograma escolar.

“Que mejoren la calidad escolar y no la cantidad ya que esto solo generara estrés y mal estar en los alumnos mendocinos, que son la nueva generación y a la que el gobierno de Mendoza y la DGE les está fallando”, reclama Camila Federman, alumna de secundario y autora de la petición.

 

“Firmó por que como alumno del secundario veo que no tiene sentido alguno alargar el período escolar sabiendo que en Mendoza”, escribió otro alumno indignado.

“Las autoridades deberían ser menos egoístas, mientras los alumnos se exponen a altas temperaturas ellos están en oficinas con aires a 18 o de vacaciones”, justificó otra firmante de la petición que, a cinco horas de haber sido creada ya había conseguido más 4.000 adhesiones. El objetivo son 5.000.

 

190 días

El Gobierno oficializó ayer el calendario 2019 y Mendoza se convirtió en la primera provincia del país en anunciar que subirá la meta de los 180 días que por ley deben cumplir todas las escuelas argentinas. El objetivo es cumplir con 190 días “efectivos” de clases.