Turismo Domingo, 12 de mayo de 2019 | Edición impresa

Chubut: una vendimia en un lugar inusual

Un marplatense y su familia desarrolla un emprendimiento donde su principal logro es un pinot noir de grandes cualidades.

Por Juan C. López Testoni - jlopez@losandes.com.ar

Acostumbrados los argentinos cuando hablamos de vinos nos referimos a la zona de Cuyo cada vez, y a causa del cambio climático que nos afecta, se suman áreas de nuestro país que años antes se considerarían impensadas.

Tuvimos la oportunidad de visitar un emprendimiento agro turístico que manejaSergio Rodríguez junto a su familia en la localidad de Trevelin, en el departamento de Futaleufú de la provincia de Chubut.

A mitad de camino entre Trevelin y la ciudad chilena de Futaleufú, sobre la Ruta Nacional 259 y al pie de la Cordillera de Los Andes, se extiende por cuatro hectáreas un viñedo que sorprende a propios y extraños. 

 

La finca tiene condiciones geográficas ideales para el desarrollo de un viñedo, con una loma con pendiente y excelente orientación, que  es atravesada por el río Nant y Fall. 
Tomada la decisión de cultivar vides se realizaron todos los estudios pertinentes que incluyeron análisis de suelos, de registros térmicos etc, por lo que se optó por el uso de una cepa especial para climas fríos y ya probados en zonas similares de Francia, el pinot noir. También se probaron variedades con resultados similares como el chardonay, sauvignon blanc, riesling y pinot gris.

La pequeña bodega, lleva el nombre del río que atraviesa la finca.  "Viñas del Nant y Fall", posee un total de 8.500 plantas con cepas adquiridas en la provincia de Mendoza.

La mayoría son de pinot noir. A finales del año pasado se sumó otro varietal como es el sauvignon blanc.

Actualmente se producen unas 12.000 botellas de un vino de calidad, con maravillosos aromas y una acidez en perfecto equilibrio con el alcohol, logrando una identidad especial de una región geográfica.

Conversando con Sergio Rodríguez su dueño y mentor nos cuenta orgulloso las peripecias que tuvo que vivir para llegar a este momento, su tercera vendimia. “Vivimos en una región geográfica donde no se puede asegurar que cualquier día del año, incluyendo los meses de verano, no pueda helar”. Nos detalló que “teniendo en cuenta con los recursos que contamos optamos por elegir un sistema que es muy amigable con el medioambiente y que se llama sistema de microaspersión”. Luego nos brindó detalles: “consiste en generar una lluvia de pequeñas gotas por sobre el viñedo cuando la temperatura baja a 1 grado. Esto permite que todas las plantas queden cubiertas por un fino manto de agua. Cuando la temperatura baja a 0°C este líquido pasa a solidificarse y todas las vides pasan a estar cubiertas por una fina capa de hielo”. 

 

“Este hielo hace que los frutos se mantengan a 0 grado y automáticamente pasa a actuar como una barrera al aire frío exterior que es ya algunos grados inferior al 0.  De esta manera se logra proteger nuestro viñedo con 100% de eficiencia hasta temperaturas de -7 que fue hasta ahora la menor que hemos  desde que producimos”. nos cuenta. El encargado de la vinificación es su hijo Emanuel.

 

Cabe destacar que el emprendimiento nació como un sector especial para permitir el estacionamiento de motorhome y carpa. También cuenta con habitaciones y una cabaña para hospedarse, servicio de gastronomía y visitas guiadas al viñedo y la bodega. Existe un predio especial previsto para tal fin, con baños y todo el equipamiento necesario para pasar un hermoso día de camping, mesones y churrasqueras. También el lugar cuenta con una pequeña proveduría y ventas de productos locales artesanales.

Más información:  bodegadelnantyfall@gmail.com o al teléfono 54 9 2945 515021.