+ Deportes Lunes, 26 de agosto de 2019 | Edición impresa

Chispita no pudo frente al campeón  

En su tercer intento mudialista, Javier Chacón perdió frente a Brandon Figueroa, por KO en el 4° round.

Por Sergio Faria - sfaria@losandes.com.ar

Para Javier “Chispita” Chacón (29-5-1; 9 nocauts), el sueño de ser campeón mundial no pudo ser, ni mucho menos aquello de hacer de historia junto a su hermano Pablo.

El lasherino cayó frente  al invicto estadounidense Brandon Figueroa (20-0-0; 15nocauts) por nocaut en el 4° rounds, donde estuvo en juego el título interino supergallo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en Texas, EEUU.

 


Chispita Chacón fue ampliamente superado por Figueroa, que hizo su primera defensa de la corona, y en ningún momento llegó a inquietar al estadounidense 15 centímetros más alto él y 16 años más jóven. 

A sus 38 años, el mendocino se ilusionó y soñó con esta posibilidad de consagrarse y emular a su hermano Pablo (ex campeón mundial pluma OMB), quien estuvo en el rincón y lo guió hasta este combate. 

 


Chispita había llegado tras coronarse como el mejor en el Super 8 nacional, en el que se alzó con la faja argentina y sudamericana al vencer a Emanuel Cusolito. Previamente había noqueado a Claudio Echegaray y Román Reinoso ante el asombro de muchos. Esto lo puso en un lugar de privilegio y he hizo prever que podía llegar a tener sus posibilidades frente al gran favorito, Figueroa.

No fue así y la diferencia no sólo terminó siendo de estatura y edades, el campeón tiene 22 años, sino de cualidades y  calidad técnica entre uno y otro. 

 


Dejó lo mejor Chispita, no le alcanzó. Es que, Figueroa con su boxeo dinámico y técnico lo apabulló desde la mitad del primer rounds y lo puso contra las cuerdas y,  más allá de que ese es su estilo “tranqui” y pausado y que crece round a round, Chacón tiró pocos golpes. No es que no pudo, sino que no tuvo posibilidades. El campeón dominó el centro del ring y cambió de manera constante de guardia,  castilló al cuerpo y la cabeza del cuyano, que bloqueó muchos golpes y los pocos que sacó hicieron impacto en Figueroa, sin dañarlo.

La quietud y espera del mendocino, que sólo se desfendió y esperó, le permitió un lugar cómodo a Figueroa y descargó golpes desde todos los ángulos. 

 


Cuando Chacón comenzó a buscar su apertura boxística, el campeón lo anticipó con un cros tremendo a la cabeza.