Turismo Domingo, 24 de junio de 2018 | Edición impresa

Chapelco, Bay y Caviahue, el combo neuquino

Los tres cerros, con sus modernos centros de esquí permiten a Neuquén ofrecer una opción irresistible para disfrutar la nieve.

Por Turismo del gobierno de Neuquén y Pablo Bizón (CC)

Caviahue es una hermosa villa de montaña con un clima frío y seco, la ecuación que asegura una larga temporada de nieve polvo. Las pistas distan a sólo 1,5 kilómetros del pueblo, lo que determina más comodidad en el acceso.

Para este invierno 2018, Caviahue estrenará oficialmente una nueva pista de esquí frente al Grand Hotel & Spa, ampliando las posibilidades para el turismo. Incorporan tecnología multimedia a la escuela de esquí y más de 100 equipos para practicar el deporte invernal en el Rental propio, lo que a su vez garantiza más confort y seguridad.

Al sur de la provincia de Neuquén, el Cerro Bayo, en Villa La Angostura, se ha convertido en el único centro de esquí de América Latina en obtener la certificación IRAM 14001 por su sistema de gestión ambiental.

El Cerro cuenta con un descenso máximo ininterrumpido de 6.000 metros; 14 kilómetros de pistas esquiables y más de 4 kilómetros de fuera de pista con magníficas vistas al Lago Nahuel Huapi y a la villa turística.

La oferta del Bayo podrá consultarse y adquirirse completamente on line, modalidad que permite obtener bonificaciones, descuentos y financiación en cuotas, especialmente en el acuerdo con la tarjeta American Express.

Las personas que adquieren pases Gold reciben en este espacio un servicio personalizado y beneficios tales como el muy requerido “fast track” a los medios de elevación. 

En cuanto al Cerro Chapelco, en San Martín de los Andes, el prestigioso centro de esquí galardonado como el mejor del país en 2015 y 2016 en los World Ski Awards, también permite comprar todos los servicios online (pases, clases, planes y equipos).

Chapelco cuenta con 12 medios de elevación entre los que se encuentra la flamante silla cuádruple desembragable “Rancho Grande”, única en estas latitudes, que ha aumentado desde su instalación un 30 por ciento la capacidad de remonte de pasajeros.

Conectando a la vecina provincia de Mendoza, Aerolíneas Argentinas cuenta con vuelos directos Mendoza-Neuquén todos los días. En este sentido, la línea aérea confirmó que hasta el 30 de junio el horario de partida de dicho vuelo es a las 14.25 horas, llegando a Neuquén a las 14.50 horas. En tanto, desde el 1 de julio el horario será a las 21.25 horas, con horario de arribo a la ciudad de Neuquén a las 22.45 horas. 

Además, para la temporada de invierno se confirmó la ruta aérea Córdoba-Chapelco con dos frecuencias semanales durante los meses de julio, agosto y setiembre, los días martes y sábados, lo que permitirá un importante flujo turístico hacia San Martín de los Andes, no sólo de público proveniente de  Córdoba sino que conectará con todo el corredor norte de la república, utilizando el HUB (centro de conexiones de vuelos) que la aerolínea de bandera ubicó en la capital cordobesa. 

Aerolíneas Argentinas tiene vuelos directos Mendoza-Neuquén todos los días. Hasta el 30/6, a las 14.25 hs. Y en julio, a las 21.25 hs.

Asimismo, Aerolíneas Argentinas reanudó su operación entre la ciudad de Neuquén y Bahía Blanca en marzo pasado, ofreciendo a los visitantes una opción más para llegar a la nieve desde distintos puntos del país. Este destino ofrece 4 frecuencias semanales, cuyos vuelos tienen una duración aproximada de 1 hora y 10 minutos. Operan los lunes, miércoles, viernes y sábados, con partidas programadas desde Bahía Blanca a las 12.45hs.

En torno a la Ruta del Pehuén, se encuentran los Parques de Nieve Batea Mahuida, administrado por la comunidad Puel, en Villa Pehuenia, y Primeros Pinos, en cercanías de Zapala. Ambas opciones son muy buenas alternativas para disfrutar en familia de la nieve neuquina, en el reino del árbol milenario emblema de la provincia, el pehuén.

El Parque de Nieve Batea Mahuida tiene una altura de 1.900 metros sobre el nivel del mar (msnm), y desde su cumbre se puede disfrutar de un imponente paisaje, descubriendo los lagos Aluminé y Moquehue, los volcanes Villarrica, Llaima, Lonquimay (en Chile) como así también la villa y el Paso Internacional Icalma.

Para aquellos visitantes que llegan a la ciudad de Neuquén y quieren conocer la nieve, la propuesta está a sólo 50 kilómetros de Zapala, un lugar ideal para disfrutar de un día distinto.

Primeros Pinos, ofrece todo tipo de actividades asociadas a la nieve, la naturaleza y la aventura. Quebradas, paredes de basalto, riscos de piedra laja y un suelo rocoso surcado por arroyos y cascadas, acompañados con fuertes manchones de vegetación, hacen que este lugar valga la pena visitarlo.

Cómo vestirse para la nieve

Mojado, con frío y con viento helado golpeándonos la cara podemos pasarla muy mal en una escapada a la nieve. Por eso, es clave estar al menos medianamente equipados, para disfrutar sin sufrir las consecuencias.

Estilo cebolla: para la nieve y fríos extremos, se recomienda vestirse “en capas”. Primero va una capa interior o “primera piel”, constituida por ropa que absorba el sudor y lo expulse al exterior para facilitar su evaporación.

Lo mejor son las fibras sintéticas como poliester, polipropileno, clorofibra o lana de nueva generación. Encima va una segunda capa de aislación térmica, prendas cuya misión es retener el calor que genera el cuerpo e impedir su enfriamiento, favoreciendo la evacuación del sudor.

Lo mejor es utilizar materiales que aun mojados mantengan sus propiedades aislantes y transpirables (fibras sintéticas como poliester y naturales, como lana). Finalmente, sobre ella va la tercera capa o “membrana”, que protege de la humedad exterior (por lo que debe ser impermeable); del viento (cortavientos) y de nuestro sudor (transpirable).

Pantalones: son la clave en la práctica de deportes de nieve, y por eso es fundamental que sean impermeables. Las camperas, en cambio, si se viaja a la nieve de forma recreacional y ocasionalmente, es suficiente con que sean respirables y resistentes al viento y al agua.

Atención: lea la etiqueta y consulte, porque no es lo mismo una prenda impermeable que una resistente al agua o con repelencia al agua.

Impermeable significa que es impenetrable para el agua, aún en las condiciones climáticas más severas o los usos más demandantes, como las que cuentan con membrana Gore-Tex®.

La ropa impermeable, además de la tela, debe tener un tipo de confección que evite la entrada de agua, como costuras selladas y sistemas de cierre efectivo en zonas críticas (capucha, muñecas y mangas).

Las prendas “resistentes al agua”, en cambio, no son impermeables, aunque ofrecen protección ante lluvias leves, no son efectivas frente a lluvias fuertes o alta presión de agua (por ejemplo, al arrodillamos en un área húmeda).

La “repelencia al agua”, en tanto, se refiere a un recubrimiento químico que se aplica a la tela que hace que el agua “resbale” por la superficie de la prenda sin ser absorbida.

Estas películas son conocidas como DWR (Durably Water Repellency) y no son por sí mismas impermeables, salvo cuando están combinadas con telas como Gore-Tex).

¿Pido prestado o compro? Si se hace una única escapada a la nieve, hay cosas que bien se pueden pedir prestadas, como las antiparras, los guantes o el pantalón.

En cambio la ropa interior térmica, una segunda capa respirable (buzo o campera) y el calzado para el apres ski conviene que sea propio.

También es recomendable comprar una buena campera impermeable, respirable y cortaviento, no demasiado técnica -quizás en una membrana soft shell-, porque se trata una prenda versátil a que se puede usar en la ciudad o en un viaje.

¿Y el calzado?: Debería contar con una membrana impermeable (para que no se nos moje el pie al caminar sobre la nieve) y a la vez respirable, para que la transpiración del pie escape.

Es fundamental combinarlo con medias de fibras sintéticas porque si la media es de algodón, por más que el calzado sea impermeable y respirable, los pies se mojan con la transpiración, lo que no sólo resulta muy incómodo, sino que puede producir ampollas al final del día.

El calzado con membrana Gore-Tex garantiza que los pies se mantengan secos y calientes y sin sudar, aún en condiciones de alta exigencia aeróbica o climatológica.

Guantes: son fundamentales, porque con frío y manos húmedas, todo se complica. Así que, a no escatimar en ellos. Lo principal es que sean impermeables, y en lo posible, de doble capa, es decir, con un guante interior, generalmente de polar u otro material de abrigo, y otro exterior, con tela cortavientos e impermeable.

En lo posible, contar con guantes diseñados para esquí, porque suelen ser más flexibles y permiten una mayor libertad de movimientos.

Mejor si son largos y con puños elásticos o hebillas de cierre, para que no entre nieve por la parte de atrás.